Las canciones de la semana


Canción elegida por El Tesorero: Song to the Siren – This Mortal Coil

No podía ser de otra manera; y perdonadme si me aparto mucho de la ortodoxa línea del indie-pop nacional; no será la primera vez ni será la última, pues para eso soy co-propietario a todos los efectos de este espacio.

Y es que este sábado he asistido a una de las mayores fiestas del panorama musical español del año, y si me apuro, de la década. No hablo de otra cosa que la vuelta a los escenarios de Héroes del Silencio, la mejor banda de rock español de todos los tiempos (pese a quien le pese). Si hoy participo semanalmente en un espacio dedicado a la música, es por la pasión por la música que me insulflaron en mis años mozos estos zaragozanos. Los seguidores que lean esta página entenderán que, tras asistir a uno de los conciertos de su reencuentro, no podría referirme a otros sino a ellos en este pequeño espacio tan íntimo y personal.

Lo fácil, y entendible, hubiese sido postear cualquiera de las magníficas canciones que tienen en su discografía, pero he optado por un tema que, sin ser ni haber sido interpretado por ellos en ninguna ocasión, han sabido hacerse suyo, como símbolo y seña de identidad; estoy hablando de este “Song to the Siren”, que ha servido de intro en sus conciertos desde sus inicios, y que tantas y tantas lágrimas de emoción ha arrancado durante esta gira a todos aquellos que esperábamos ansiosos vernos de nuevo frente a nuestros ídolos.

Para los amantes de las lineas genealógicas, diré que The Mortal Coil fue una colaboración de varios grupos de New Wave, entre ellos el grupo escocés Cockteau Twins, a su vez máximos estandartes del llamado Dream Pop, una subdivisión del indie-pop anglosajón caracterizado por sus sonidos llenos de ecos y suaves sonidos carentes de distorsiones, y que a su vez vería en su seno el trabajo de Julee Cruise, la de Twin Peaks, que a su vez inspiraría a grupos como los Underwater Tea Party.

Canción elegida por John Nash:How the end…always end – The Gift

Este ha sido un fin de semana lleno de sentimientos para El Gallo Verde ya que mientras unos contemplaban la resurrección de uno de los mitos de la música española otros llorábamos la repentina pérdida de otra leyenda, ésta de la radio, que junto a sus equipo de contertulios me hizo, durante más de diez años (desde el 98), quedarme en casa más de un fin de semana sólo por escuchar uno de sus pasajes de la historia, la tertulia de las cuatro C, versus o algún monográfico de la zona cero. En fin, vaya esta canción como homenaje a Juan Antonio Cebrián y su Rosa de los Vientos, un programa de culto, de esos de oyentes superfieles, que dedica su espacio a todo tipo de temas: ciencia y tecnología, misterio, humor, ecología, historia, leyendas, espionaje y servicios secretos, etc.

Quizás el estilo de los portugueses The Gift no sea el más oportuno para honrar la memoria de este gran profesional ya que la mayoría de sus composiciones suelen ir dirigidas a las pistas de baile. Por otro lado el entusiasmo que este grupo ha puesto a la hora de salir adelante y convertirse, por méritos propios, en la banda con más proyección internacional del país vecino y la inigualable de voz de una Sonia Tavares sólo comparable a la sensibilidad de la mejor Björk me han hecho elegir una canción lenta, sencilla, para mi preciosa y que pone los pelos de punta. Pongo la canción ya que el video es de un directo y sólo dura 49 segundos, aun así lo pongo para que veáis la estética del grupo.

Ayer fue la última vez que escuché su saludo: Este que os acompaña como siempre encantado y feliz como una lombriz, Juan Antonio Cebrián.

Canción elegida por Peter Parker: Te espero con la TV encendida – El Alpinista

Yo esta vez no tengo motivos tan de peso como mis compañeros de blog, (aunque como ‘co-propietario’ de este blog digo que los Heroes del Silencio son una m****a, le pese a quien le pese), para la elección de mi canción de la semana.

Esta canción trata de un tema muy importante en las relaciones humanas como es ceder a costa de comerse el propio orgullo. Yo siempre digo que “el orgullo no te da de comer” pero es innegable que la vida produce cicatrices que a veces queremos ocultar y cuanto más tratamos de esconderlas más visibles las hacemos.

Somos humanos y cometemos errores y equivocaciones, pretendemos defender nuestras posturas y quedar por encima de los demás pero a la hora de la verdad renunciamos a ellas por conservar las cosas que apreciamos.

Os dejo con El Alpinista en su magnífica actuación del Contempopránea 2007

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s