Disco de la Semana: Reality Check de The Teenagers


Acabo de descubrir una nueva palabreja moderniqui, e-lebrity, que sirve para designar a las personas o grupos que se han dado a conocer y han entrado en el mudillo de la fama principalmente gracias a Internet. Me la apunto en mi diccionario modernillo pedante justo después de “arty”.

Aunque es difícil saber cómo evolucionará la red los que entienden del tema saben que con Myspace y similares, y lo que inventen, no serán las empresas las que hagan los descubrimientos sino el público el que decidirá quién le gusta y quién no.

Este es el caso del grupo que nos ocupa, The Teenagers, un trío francés con más pinta de ir aparecer en la serie The It Crowd que de estrellas del rock, afincado en Londres que ha sacado en este 2008 su primer disco al mercado, Reality Check, y que ha supuesto una pequeña revolución en los medios especializados. Todavía esta por ver si se quedan un ‘hype’, otra palabra moderniqui para decir mucho ruido y pocas nueces, o si se consagran como nueva ola de indie internacional.

Reality Check se mueve en los límites del electro pop, optando por recitar las canciones más que cantarlas, como el que cuenta las peripecias de la última noche de farra, es un disco que se escucha fácil, te cautiva poco a poco y a medida que vas distinguiendo un tema de otro, al principio suenan parecidos, vas cogiéndole el gustillo a los distintos matices. Se puede decir que el contenido general de las letras no es muy profundo pero creo que es un gran acierto porque todo lo que rodea al disco tiene un aura adolescente con la que es imposible no sentirse identificado, aunque sea de manera nostálgica. Besos, primeros romances y rupturas, fiestas, vodka con red-bull, actrices famosas que son mitos eróticos,… de eso van The Teenagers. Y funciona.

Su canción más conocida, aunque no creo que sea su mejor tema, es “Homecoming”, una historia vista desde el punto de vista de un chico y de una chica, él habla de que tiene buenas tetas y ella de que está enamorada. A pesar de ser un clásico aborda el tema de manera explicíta, de hecho el chico admite que la chica es mas que “follable” (fuckable) y se nota que al final de la canción va a pasar de volver a verla en las vacaciones de primavera.


No le miréis mucho el culo a la de la derecha

También llama mucho la atención el single “Scarlett Johansson”, que habla de la conocida actriz, a la que declaran su amor y afirman no sentirse celosos si está con otros novios. Este tema es más llamativo por el título que por el contenido pero sigue siendo una buena canción.

Siguiendo con la lista de singles ahora está en alza “Make it Happen” una canción más bailable e intensa que las anteriores que habla de la construcción de un nuevo tema, es curioso que una canción sobre hacer un hit termine siendo un hit ¿no?, Destaca el hecho de que se dirigen directamente al oyente diciéndole que hablan de lo que viven sin más pretensiones. Por el tono me da en la nariz que es algún tipo de respuesta a una crítica.

El disco lo completan otras siete canciones entre las cuales hay temas que, a pesar de no haber sido singles, son muy recomedables, empezando por “Fuck Nicole”, la canción con contenido más profundo, melodías un poco más oscuras, sin pasarse, y con guitarras más contundentes.

En el apartado más efervescente y bailable está “Feeling Better” una de esas canciones sumamente intrascendente de las que te animan aunque tengas un día de mierda. Cuando no dejas de darle vueltas a la cabeza a veces un visión más simple del mundo te ayudar a poner las cosas en su sitio.


Pidieron a los fans que les enviasen videos hechos por ellos mismos y el videoclip final es una mezcla de todos.

Por último, aunque el resto de canciones también son buenas, quiero destacar “French Kiss”, sobre todo la parte que habla de la fiesta en el piso de alguien, que me recuerda alguna de esas noches en las que terminas en casa de una persona que apenas conoces tomando copas con gente completamente desconocida, como la casa del elefante rosa o el chalet del Yanqui.

No quiero que nadie se llame a engaño (otras críticas al disco aquí y aquí), este disco es pop simple, no contiene la solución a los secretos de la vida ni supone una explicación al sufrimiento humano, pero te hace sonreír, te hace recordar y te hace tararear las canciones cuando no te das cuenta.

“Reality Check” y The Teenagers pueden ser un producto de moda, una euforia pasajera, un bonito envoltorio de una caja vacía, pero están aquí y ahora “para sanar el mundo para ti y tus amigos” y ya veremos qué pasa mañana.

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s