Grupo de la semana: Sidonie


Admirados y despreciados a partes iguales, el trío catalán levanta opiniones enfrentadas entre el público español debido sobre todo a dos hándicaps que les han acompañado a lo largo de su carrera musical: Su paso del inglés al castellano, y su afán por bordear continuamente las tenues fronteras entre el indie y el mainstream.

-El Tesorero-

 

Orígenes

Los Sidonie tienen una bonita historia que contar cuando se les pregunta por los orígenes de su formación como banda, sólo faltaría saber cuánto de verdad tiene. Por un lado, Marc Ros (vocalista y guitarrista) y Axel Pi (batería y percusionista) se conocen a través de un anuncio de periódico para formar un grupo; una vez congeniados se marchan a Londres de viaje espiritual (o vete tú a saber qué) y allí conocen, tras el mostrador de una encantadora tienda de discos antiguos, a Jesús Senra (bajista, sitarista y demás) que les ayudó buscando una rareza de Brigitte Bardot, que al parecer también cantaba. Algún tiempo después se reencuentran en Barcelona, y deslumbrados por lo caprichoso del destino, deciden arrejuntarse y llamar a su proyecto Sidonie, justo como el título de una canción del 62 de la actriz francesa.

Desde entonces siempre han sido ellos, Marc, Axel y Jesús, con algunos colaboradores esporádicos que les han acompañado en determinados directos y grabaciones. Juntos han desarrollado una carrera de diez años que les ha llevado a publicar cuatro LPs y un sinfín de maquetas, EPs y discos de rarezas. Una trayectoria casi fulgurante desde que triunfan con su primera maqueta allá por el 97 hasta el día de hoy, que se encuentran totalmente consolidados en el panorama nacional, y en la que han sufrido una vertiginosa transformación en la que han perdido y ganado a cientos de adeptos.

Discografía

Así pues, el trío catalán comienza su andadura versionando a grupos extranjeros de los 60 y 70, pero sin dormirse en los laureles; pronto deciden dedicarse al grupo en cuerpo y alma y editan una serie de maquetas que les lleva a ganar un concurso local de talentos y a fichar por Bip Bip Records. Con ellos graban el mini LP Dragonfly (2000) y su primer larga duración Sidonie (2001), con el que definitivamente son acogidos por el público. Estos primeros trabajos recogen el sonido original de la banda, pop-rock psicodélico cantado en inglés (lo que algunos llaman late sixty, a imagen y semejanza de los últimos trabajos de los Beatles, The Doors, The Velvet Underground, etc.); además, sus directos comienzan a hacerse famosos, salen al escenario disfrazados de tomate o de pantera rosa, y se hacen con un público fiel que disfruta de sus entregadas actuaciones.

El éxito es un hecho, y algunas de sus canciones son utilizadas para spots publicitarios, como el conocido caso de “Feelin’ down” para una campaña del estado, y de la que el grupo se declaró públicamente en contra. También acuden a todos los festivales posibles del país, editan un disco de versiones (con su también conocida revisión del tema “Duerme” de Niño Gusano) y graban el video (bastante cutre) de “The Sheltering Sun”  con la mismísima Ariadna Gil. Con todo esto, llaman la atención de las multinacionales y fichan por Sony, con la que sacan en 2003 su segundo LP Shell Kids, que a pesar de conservar todas las características de su trabajo anterior (la psicodelia, los sonidos orientales, un incipiente gusto por la electrónica…) es recibido por el público con cierta tibieza (en mi opinión injustamente porque el disco es tan bueno o mejor que el anterior).

En 2005 sale a la luz el tercer LP de la banda, Fascinado, que marcaría un antes y un después en la trayectoria de la banda, no sólo por el cambio de idioma sino porque es con este trabajo con el que Sidonie, según sus detractores, se dejan llevar por las directrices de su discográfica hacia un sonido más convencional. Sea o no sea cierto, el disco resulta mucho más asequible y atractivo al público español, que abraza esta nueva versión del grupo; esta tendencia se verá refrendada con el cuarto y último disco hasta el momento, Costa Azul (2007), donde definitivamente abandonan el inglés y la psicodelia de sus orígenes.

 

Conclusiones

Así con todo, y a pesar del supuesto desengaño sufrido por sus seguidores, Sidonie ha sabido mantenerse fiel a una determinada actitud sobre el escenario y conservar así un nutrido grupo de incondicionales. Sin embargo, quizás el aspecto más difícil de digerir haya sido el cambio de idioma; al igual que le puede pasar a otros artistas angloparlantes, las razones para abrazar el inglés resultan igual de insatisfactorias que las que se dan para abandonarlo (como las que se recogen aquí). Por supuesto, se acusa a Sony de esta decisión, pues aunque  el primer disco de la banda con la multinacional permanecía fiel al estilo de sus inicios, es cierto que en el momento de la firma el trabajo se encontraba ya muy avanzado y que el papel de la discográfica se limitaba únicamente al de financiación  y promoción.

Y sin embargo, todas estas cuestiones están supeditadas al recelo ya tradicional de la banda a que se le cuelgue la etiqueta de artistas independientes. Sidonie gustan de mostrarse ambiguos en una relación de amor-odio con el público indie, del que prefieren mantenerse a cierta distancia e incluso tratar con cierto desdén, refiriéndose al estilo poppie de chapas y zapatillas como poco glamuroso, aunque aseguran que el “aficionado indie es ahora más sofisticado”. Algo similar les pasa con sus compañeros de profesión que reniegan del mercado y de la industria, y prefieren rodearse de amigos procedentes de sectores más cercanos al mainstream, como Pereza o Elefantes; la gota que ha colmado el vaso, sin embargo, se ha producido en uno de sus últimos conciertos en Barcelona, donde invitaron a subir a artistas como Nena Daconte o Coti (aquí lo explican todo detenidamente).

Por este y por otros motivos, no son extrañas las opiniones en contra de la banda que pueden encontrarse entre el público indie más conservador, sobre todo con acontecimientos como el que tuvo lugar en la pasada edición del Contempopránea. Pero a pesar de todo, una cosa está fuera de toda duda: Sidonie es una de las formaciones con más seguidores en el circuito festivalero nacional, y sus actuaciones siempre están entre las mejores. Y es que es indudable la profesionalidad y la honestidad con la que la banda trata a su público, cosa que ya es mucho decir y que, desgraciadamente, no se puede esperar de otras tantas vacas sagradas del panorama independente español.

Página web de Sidonie

Sidonie en Musicoscopio

Entrevista parte 1 y parte 2

2 Respuestas a “Grupo de la semana: Sidonie

  1. Muy buenas! Enhorabuena por el blog, esta muy currado. Estoy yo con un blog tmb con temática similar. Echale un vistazo y si te interesa intercambiamos links.

    Un saludo desde Indiecaciones

  2. Pingback: Disco de la semana: “El Incendio”:Sidonie | elgalloverde.es

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s