El Grupo de la Semana: The Housemartins


Detrás de su aspecto de seminarista y de sus suaves y alegres melodías, se escondían una banda de rabiosas convicciones políticas, afiladas letras sarcásticas y un carácter que acabó por destruirles a ellos mismos en apenas tres años. Lo suficiente como para que dejasen su impronta en el recuerdo de toda una generación.

– El Tesorero –

3482026the housemartins the best of front

Tener un hermano mayor conlleva, entre otras muchas cosas, que la banda sonora de tu infancia tenga más de nostálgico cassette de los llamados Varios que de didáctica compilación de canciones educativas interpretadas por Miliki, Espinete o quien coño fuesen los que cantasen a los niños en aquella época; y si además, para más inri, tu hermano mayor te saca ocho años y además durmió en tu mismo cuarto hasta prácticamente el día de su boda, hace que tu cultura musical le saque una década de ventaja a la de tus compañeros de clase. O mejor dicho, que estés musicalmente diez años desfasado.

The Housemartins es una banda inglesa que en circunstancias normales nunca habría conocido, a menos que posteriormente los hubiese descubierto en algún proceso de búsqueda revival; tampoco fueron lo suficientemente conocidos en España como para que los grandes revivaleros de nuestro país que subsisten de tirar del baúl de los recuerdos (sobre todo la kissfm, pero también los 40 principales y cadena cien) se hayan acordado de ellos; también los ‘Martins (como los conocen sus fans) han resultado ser demasiado exquisitos para este propósito. Y sin embargo, su sonido y su estilo han resultado estar muy presentes en muchas de las grandes bandas españolas de aquel momento.

CRISTIANO-MARXISTAS

El nombre propio de la formación es Paul Heaton, compositor y vocalista, que junto con Stan Cullimore (guitarrista), Ted Key (bajista) y Chris Lang (batería) formarían la banda en 1983 en Hull, una ciudad portuaria y obrera al este de Manchester. Posteriormente Ted Key sería sustituído por Norman Cook y Chris Lang por Hugh Whittaker y posteriormente por Dave Hemmingway.

Lo primero que llama la atención de esta gente es (aparte de la cara de nerds pringadetes que se gastan) es la personalísima voz de Heaton, de gran elegancia y enorme capacidad de registros, y que sabe lucir tanto en las canciones más lentas (baladas, a capellas y otras exquisiteces) como en los medios tiempos de melodías más tontuelas. Y sí, digo tontuelas porque los Housemartins a veces parecían estar de cachondeo, sobre todo por la extravagante manera que tenían de coreografíar algunas de sus canciones.

Pero nada más lejos de la realidad, porque debajo de esa pinta de novatos y esas melodías tan inocentes, se encuentran unas letras cargadas de ironía y de sarcasmo, que atacaban habitualmente a la iglesia y a la clase política de su país; cristiano-marxistas, les llamaron algunos, y se explica así el poco éxito que tuvieron en el mercado norteamericano; la mayoría no supieron entender sus letras, y a los que sí no les agradó en absoluto el tinte tan marcadamente político y religioso de sus temas.

Y a pesar de ello, sí obtuvieron buenas notas de crítica y ventas en su país y en el resto de Europa (España incluída), sobre todo teniendo en cuenta lo fugaz de su carrera, apenas tres años y medio.

LA CUARTA MEJOR BANDA DE HULL

Todo comienza cuando Heaton vuelve a Hull después de un viaje por Europa; empapela las calles con un anuncio de “trombonista busca músicos callejeros” al cual responde Stan Cullimore, estudiante de matemáticas por aquel entonces; ambos se ponen a tocar por las calles como dúo con el sobrenombre de The Housemartins; poco después se les unirían el bajista Ted Key y el batería Chris Lang, sustituido casi inmediatamente por Hugh Whittaker.

Key y Whittaker procedían de otra banda local llamada The Gargoyles, a los que a pesar de su mayor éxito Heaton siempre admiró abiertamente; de hecho, los ‘Martins se proclamaron ellos mismos como “la cuarta mejor banda de Hull”, después de Everything But The Girl, unos tal Red Guitars y los propios The Gargoyles.

El primer éxito de la banda llegaría en el 84 con el tema “Flag Day”, un himno a la derrota cargado de desánimo pero con unos excelentes arreglos instrumentales. El tema fue incluido en algunos recopilatorios y con ello llamaron la atención del omnipresente John Peel, que los invitaría a su programa.

“Flag Day”, su primer éxito

Con la bendición de los primeros críticos y del propio Peel, The Housemartins empiezan a gozar de cierto reconocimiento, y en el 85 firman por el sello Go Discs! Por estas fechas Ted Key decide abandonar la banda y le sustituye Norman Cook, amigo de Heaton de la universidad.

Con los primeros singles en el estudio de grabación, la banda comienza a llenar salas con sus directos, famosos por sus divertidas interpretaciones y sus temas a capella, en los que hacen gala de sus potentes y cuidadas voces. Siguen cosechando grandes ventas, y en las listas de singles del Reino Unido sólo quedarían por detrás de Madonna y de Wham.

TAKE JESUS. TAKE MARX. TAKE HOPE

En el 86 sacan su primer LP, London 0 – Hull 4 (Go Discs!, 1986), de melodías pegajosas, humor sarcástico y letras muy afiladas; el disco, que aquí en España se publicaría con algunos cuantos temas extras, llevaba en su libreto la frase “Take Jesus, Take Marx, Take Hope”, toda una declaración de intenciones. De él, se venderían medio millón de copias sólo en el Reino Unido, y en las listas sería sólo superado por los álbumes de Madonna y de Genesis.

Un álbum muy variado, en el que destacan (aparte de la propia “Flag Day”) temas como “Sheep”, que arremetía contra la derecha rural inglesa; “Happy Hour”, que escondía bajo una feliz melodía de aspecto inocente toda una crítica al sexismo en las oficinas; “I’ll be your shelter”, una versión gospel del tema original de The Messengers; o “People get ready”, una de sus primeras grabaciones a capella.

“Happy Hour”, sexismo en el pub

A finales del 86 publican el single Caravan of Love, una especie de versión navideña del tema original, cantado a capella, y que le supone a la banda el único número uno de su carrera.

CRETINOS ARROGANTES

El 87 fue sin embargo un año duro para los Housemartins, a pesar de los nuevos éxitos que cosecharían. La banda se hace con el premio a mejor banda revelación de los Brit Awards; sin embargo los ‘Martins, que nunca habían comulgado con la industria musical británica y que ya estaban más que engorilados, decidieron no acudir a la ceremonia y mandar a unos sustitutos a recoger el premio.

Debido a esto, les empiezan a llover ostias por todos lados, tanto de crítica como de público, y la situación se vuelve tan insostenible que el batería Hugh Whittaker decide abandonar la formación. Le sustituiría Dave Hemmingway, pero las cosas ya no serían las mismas; Heaton, que veía reforzada más aún su posición de líder, se iba convirtiendo más y más en el cretino arrogante que denunciaban los críticos musicales de las Islas; quién lo diría con esa carita de pansinsal.

En este ambiente tan revuelto sale el segundo disco de la banda, The People Who Grinned Themselves To Death (Go Discs!, 1987), un disco más pop y más luminoso y mucho más agradable de escuchar, pero que carecía del factor sorpresa de los primeros ‘Martins; destacan temas como el que abre el álbum y le da nombre “The people who grinned themselves to death”, las divertidas “Me and the Farmer” o “Pirate Aggro”, las elegantes “The light is always green” o “Build” o las más guitarreras “The world’s on fire” o “We’re not going back”.

“Me and the Farmer”, alegato por el mundo rural

En resumen, un destacable trabajo, mejor que el anterior si cabe, que sin embargo no se vio respaldado en las listas de ventas debido a las malas críticas y a una irregular distribución de sus singles.

RICK ASTLEY Y LOS PET SHOP BOYS

Sin el apoyo de sus ventas, ni de su público ni de la crítica musical, la disolución de la banda era inevitable; aunque por un lado aseguraban que simplemente habían cumplido los tres años por los que decidieron unirse al principio, por el otro publicaron una cuanto menos curiosa nota de prensa: “En tiempos de Rick Astley, Shakin’ Stevens y los Pet Shop Boys, nosotros simplemente no somos lo suficientemente buenos.” Aunque por supuesto los rumores apuntaban hacia otro lado: Heaton se había convertido en un gilipollas y sencillamente el resto del grupo no lo aguantaba, aunque siempre aseguraron separarse amistosamente.

Como cierre a su carrera, la banda editó el recopilatorio Now That’s What I Call Quite Good (Go Discs!, 1988), que recogía algunas rarezas, singles sueltos (como “Caravan of Love”) y temas que quedaron sin publicar en las ediciones británicas.

“Caravan of Love” en directo

Se cerraba así la breve pero intensa (permitidme el tópico) trayectoria de un grupo que prometía mucho pero murió de éxito, y que sin duda reunía muchas virtudes que los podrían haber perpetuado como una de las mejores bandas británicas de los 80.

VIDA MÁS ALLÁ DE LA CASA

La suerte ha sido muy dispar con los distintos ‘Martins. El guitarrista Stan Cullimore, después de fracasar con su tienda vegetariana (se levantaba por las noches para comer carne a escondidas), descubrió un oculto talento por los cuentos infantiles y hoy es dueño de una productora de espacios para la BBC. Por su lado el batería Hugh Whittaker volvió a los Gargoyles, pero acabó procesado por atacar con un hacha a su socio, al que acusaba de haberle estafado (y sí, llevaba razón); hoy vive en Leeds y disfruta tocando en varios grupos locales. El bajista Ted Key es profesor de matemáticas en Berkshire y vive feliz como una perdiz.

Más éxito (al menos musicalmente) han tenido sus otros compañeros; el segundo bajista Norman Cook acabó (como muchas ya habréis adivinado) liderando la formación Fatboy Slim, entre otros muchísimos proyectos de éxito que escapan a las páginas de este blog; y Paul Heaton y Dave Hemmingway fundaron la banda The Beautiful South, con 20 años de carrera y 15 millones de copias vendidas en todo el mundo; de hecho, los compositores del grupo Heaton y Dave Rotheray son considerados como el mejor dúo compositor de las Islas desde Lennon y McCartney.

RUMORE, RUMORE

Pero a pesar de los dispares destinos de los ‘Martins, varios y reiterados son los rumores que apuntan a una posible reunión; y es que la separación de The Beautiful South en 2007 ha coincidido con el éxito rotundo de nada menos que tres nuevos recopilatorios: The Best of The Housemartins (Mercury Records/Go Discs!, 2004), un combo CD+DVD con sus mejores temas y sus videos oficiales, Live at the BBC (Universal, 2006), que recoge todos los temas grabados por el grupo en distintos programas de la BBC junto con algunos directos en festivales, y Soap (Mercury Records, 2008), que contiene los temas más conocidos compuestos por Paul Heaton tanto para The Housemartins como para The Beautiful South.

“Build” en directo, impagable

Sin embargo, no sabemos si los rumores son globos sonda enviados por la banda para conocer la opinión del público, o si simplemente son fruto del anhelo de sus seguidores más fieles que suplican por una reconciliación. Sólo Dios, y los ‘Martins, conocen la verdad.

%5CdbImages%5C23910_4

Web (no oficial) de The Housemartins

MySpace (del club de fans de) The Housemartins

Curiosidad

4 Respuestas a “El Grupo de la Semana: The Housemartins

  1. Ja, ja, ja! De puta madre…!!!! De acuerdo en todo…. yo podría perfectamente ser ese hermano mayor del que hablas, por lo que veo.

    Enhorabuena por dedicarles un post, y tan completo.

  2. Se agradece, Porerror…

    Creo que no nos llevamos tantos años 😄

  3. en esta epoca escuchabamos las voces y los instrumentos

  4. Muy Buena info !!!! Muchas gracias

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s