Ritek Paredes de Coura 2011: “EL” festival.


Texto: She | Fotos: Filipa Oliveira

Mi primer (y último) festival con camping, dado que éste ha sido un claro caso de “meheliao, meheliao”, en el que un Agosto lleno de trabajo te lleva por los caminos que menos te esperas en el único fin de semana libre del que dispones.
Eso sí. Lo reconozco. Ha sido EL festival.

PROS:
– Localización: Vale, está a un tiro largo en coche ( y, desde aquí, era la única manera de llegar). Pero en algún punto entre Vigo y Oporto, perdido entre bosques de pinos, de repente te encuentras con esto.
– Escenarios: Sólo había dos escenarios, lo suficientemente lejos entre sí para no molestarse y cerca para no morir de camino. El pequeño era la misma carpa que comentaba en el post del Optimus Alive ( esa que es incapaz de hacer que un concierto suene mal). Y el grande estaba en un valle que tomaba todos los elementos de alrededor, incluyendo una ladera y el resto del bosque, proporcionaban una acústica imposible de encontrar en ninguna sala. Un acierto.
– El público asistente: 45% portugués, 45% gallego, 10% de perdidos de la vida como nosotros. A destacar la actitud acorde con lo que se escuchaba en cada momento ( a pesar de que los portugueses seguían dando palmas indiscriminada y desacompasadamente). Ningún tipo de agobios en un festival que no agotó entradas, a pesar de que podíamos ser unos 50 000 allí reunidos.
– El pueblo: todo el mundo muy amable, muy dispuesto a ayudar en cualquier cosa. Y recordemos, es Portugal: comerás y beberás baratísimo y muy muy bien.
La playa fluvial: Si el FIB tiene su playa de zombies, aquí tenemos el río de los zombies. Puedes estar, literalmente, horas allí tirado en la sombra, viendo a la gente pasar en balsa, colchonetas o lo que haga falta. Personalmente, no me hubiera metido allí ni de coña, pero el ambiente de campamento de verano/siesta perpetua que se respiraba era genial. Además, a partir de cierta hora de la tarde, se convertía en un escenario de sólo un grupo, siempre de jazz, que te dejaba ya relajado del todo (eso sí, antes tenías que soportar lecturas de poesía bohemia encendida portuguesa).

(Foto: Palco Principal)

CONTRAS:
– El camping: Pocas duchas, pocos baños. Una solución, para ti que eres joven, es subir a la piscina municipal del pueblo, donde ofrecen servicio de duchas por 50 cents.
– Los accesos al recinto o LA CUESTA DE LA MUERTE. Como he dicho, los escenarios estaban en un valle. Para poder hacerlo así, el acceso desde el camping tanto al pueblo, al bar de desayunos-comidas-after-ahora te pongo Sabina así de repente cuando menos te lo esperas, es decir, después de Astrud como al recinto incluía una pendiente por la que morías al subir y te matabas al bajar.
– Que Foster The People se cayeran del cartel.
– Podría estar un poquito más cerca, la verdad.

Pasamos a lo musical:

JUEVES:

– Twin Shadow: En disco suenan como esa cinta que llevabas en el walkman en los 90, cuando te quedabas sin pilas. Pero en directo son todo lo contrario. Fuerza a raudales para un solista con banda detrás que sólo tiene un disco pero pueden ir ganando puntos si van dando conciertos como el que pudimos ver.

– Warpaint: Personalmente, no suelen gustarme los grupos con solistas femeninas. Y ya un grupo con el 100% en femenino, ni te cuento. Con un escenario tan grande, y ellas tan pequeñas, esperábamos cualquier cosa salvo el conciertazo que se marcaron, dando la vida en cada canción.

Warpaint (Foto: Palco Principal)

– Blonde Redhead: Esta gente todavía no ha hecho un disco malo. Sin embargo, cuando los vi hace ya unos años, como teloneros de Interpol, me dejaron muy mal sabor de boca. Con el tiempo, han hecho los deberes y, a pesar de que podrían ponerle un poco más de emoción, consiguieron hacerme cambiar de opinión para bien.

– Pulp: Todo el mundo sabe que se han reunido después de muchos años por pura cuestión económica. Pero poder ver a Pulp cuando parecía imposible, es un lujazo. Un Jarvis Cocker totalmente entregado a la causa fue saltando de temazo en temazo poniendo a bailar a todo el público. Escuchar Disco 2000, Do you remeber the first time y la versión “dándolo todo” de Common People, de verdad, es algo impagable.

Pulp (Foto: Palco Principal)

– Delorean: Se dejaron algún que otro temazo por el camino, pero abarrotaron la carpa e hicieron su trabajo ( poner a todos a bailar con el último esfuerzo) más que correctamente.

VIERNES:

– You Can’t Win, Charlie Brown: Sonará a frikada total, pero es uno de los grupos que me convencieron para ir al festival. Una madrugada volvía de trabajar muy cabreada y me quedé flipada escuchándolos en Antena 3, la emisora portuguesa. Cuando llegué a casa y los busqué ( con ese nombre o triunfan o se hunden, no hay término medio) sólo tenían dos canciones en un myspace a medio terminar. Sin embargo, llenaron la carpa a pesar de ser las muy calurosas 6 de la tarde y dieron uno de los mejores conciertos del festival. Vocal e instrumentalmente perfectos, un grupo al que deseo, de verdad, que la lacra de “ah, pero son portugueses, bah!” no les pese demasiado porque hay por ahí grupos consagrados del mismo palo que lo hacen bastante peor.

You Can't Win, Charlie Brown (Foto: Palco Principal)

– The Joy Formidable: Una de las pocas decepciones del festival. Con un disco lleno de canciones enérgicas, se desinflaron por completo durante el concierto, sin conseguir más que unos tímidos aplausos.

– Battles: Todos el mundo coincidía que era demasiado temprano para el grupo. Tímidamente salieron el bajista, el personajazo que resultó ser el teclista y EL BATERÍA. Como no tienen vocalistas, llevan unas pantallas en las que los colaboradores, pregrabados, cantan. Con todo esto en contra, el concierto de los Battles fue la leche. En serio. Acojonantes. De principio a fin. Desparrame de ganas, de saber hacer, de canciones como Atlas y la enormérrima Ice Cream que nos volvieron locos a todos. Deseando que llegue Diciembre para poder verlos de nuevo, en sala esta vez y ponernos a sus pies.

EL BATERÍA de Battles (Foto: Palco Principal)

– Deerhunter: Casi sin pausa para respirar, Deerhunter dio otra lección de conciertazo a todos los que estábamos allí. Atronadores con un Bradford Cox que a sus 29 años aparenta ser Fabio Macnamara en un día bueno, dieron un concierto psicodélico de ROCK con mayúsculas. O punk. O shoegaze. Llámalo X, pero, si puedes, escúchalos. Ve a verlos. Disfrútalos.

– Kings of Convenience: Después de dos grupos que tenían al público totalmente entregado a la causa, Erlend Oye y Eirik Glambek consiguieron lo imposible: salir simplemente con una guitarra cada uno y dejar al público completamente mudo, atrapado por la belleza de su música. Los noruegos estuvieron espectaculares, divertidos entre canción y canción ( destacando el amor a primera vista entre Erlend Oye y el festival en sí, que estuvo los tres días en el río, remando con su balsa y llegó a decir que así era lo más cerca que había estado nunca del paraíso) y entregados a hacer de cada canción un momento mágico.

Kings of Convenience (Foto: Palco Principal)

– Metronomy: Tienen temazos para aburrir y, de hecho, aburrieron un poco. Movieron más al público cuando, entre concierto y concierto sonaba su The Look ( canción persecutoria veraniega donde las haya), que cuando les tocó el turno de tocarla. Quizá fue porque los tres que tocaron antes que ellos pusieron el listón demasiado alto. Quizá porque les queda todavía camino por recorrer. El tiempo lo dirá.

– Marina and the diamonds: Yo no sé de dónde ha salido esta tipa y por qué cerró el escenario principal que el día anterior cerró Pulp. Pero, ¿recordáis la cantante azul de la película El Quinto Elemento? Pues eso mismo. Una diva sin gracia.

Marina and The Diamonds (Foto: Palco Principal)

SÁBADO

– Kurt Vile: Sin dejar en ningún momento que su larga melena dejara ver su cara, el cantautor reúne y reparte toda la tristeza folk de sus canciones a las que da, en directo, un carácter más fuerte porque sabe rodearse de una banda tremenda.

– Maika Makovski: La elegida para sustituir en el cartel a los Foster The People fue esta mallorquina que en los últimos meses ha copado la mayoría de los programas de Radio 3. Mucha pose para una chica que, enfundada en unos pantalones de cuero de talle alto ( en serio, con el calor que hacía!!) juega a parecerse a PJ Harvey.

Maika Makovski (Foto: Palco Principal)

– Two Door Cinema Club: No son el grupo de tu vida, pero hacen bastante bien su trabajo. Con una primera parte del concierto irregular, consiguieron levantar el ánimo de todo el público con canciones fácilmente coreables ( de hecho intercalaron canciones inéditas con temazos, sin que el ambiente decayera ni por un momento), caldeando la última noche.

Twoo Door Cinema Club (Foto: Palco Principal)

– Death from Above 1979: Cerrando el festival y demostrando que, sin duda, ha sido el festival de los baterías, dieron un concierto que musicalmente no estuvo nada mal, a pesar de no ser demasiado fan de lo que hacen, pero que me dejó anonadada por la actitud del público que, entre pogos y crowdsurfing parecía aquello el apocalipsis. Y siempre mola escuchar al grupo de la canción de las Cansei de Ser Sexy (Let’s make love and listen to Death From Above).

DFA 1979 (Foto: Palco Principal)

– Mogwai: Tocaron antes que los DFA 1979, pero he preferido dejarlos para el final. Porque son de otro planeta. Cuatro tipos a las cuerdas, uno a la batería. Un escueto “ somos Mogwai, somos de Glasgow, Escocia” y, ala. Emoción a raudales para un grupo prácticamente sin letras que, cuando menos te lo esperas, te suelta una ráfaga de música que no sólo te envuelve sino que te invade. De la cabeza a los pies. Consigue moverte. Hace que te tiemblen las rodillas. Que cierres los ojos y sientas la música no sólo con los oídos. Que la toques, le vas, la huelas. No sé cómo lo hacen. Creo que le echan drogaína a las guitarras. Pero nunca perdáis la oportunidad de ir a un concierto suyo. Vais a flipar.

Mogway (Foto: Palco Principal)

Anuncios

5 Respuestas a “Ritek Paredes de Coura 2011: “EL” festival.

  1. que envidia el Paredes… un clasico! y solo por ver a Pulp en directo merece la pena..

    “gallos verdes”, iker.. el proximo año vamos al paredes? jejeje

  2. Quedarse en dos conciertos sin respiración hacía mucho que no me pasaba en un festival, pero con kings of convenience y mogwai….era probable, y así fue. Primera vez que iba y….muy bien.Ahora que yo, q soy proacampada, creo que venía mal acostumbrada de otras como el Contempopranea, o que esto era el extremo contrario, porque en el Paredes más que una acampada parecía un descampado de feria.
    Aún así, el año q viene, con casita, repitiendo

  3. Por cierto, yo tb he hecho una crónica del Paredes que podéis leer aquí :http://rayosxcentellas.blogspot.com/

    • jeje, qué tendrán los cámpings portugueses que todo el mundo se queja (quizás porque no son cámpings…). Lo del Contempopránea es un caso aparte, pocos sitios ofrecen unas condiciones así.

      Vuestro blog mola. Gracias por leernos.

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s