Sonorama Ribera 2011: Sábado


TEXTO Y FOTOS: EL GALLO VERDE

El Sábado nos levantamos con la incertidumbre de cómo habría amanecido el día, ya que la noche anterior había llovido. Pero nada, las gotas caídas sirvieron sólo para ensuciar los coches, pero no para refrescar el ambiente.

Una vez más nos acercamos a “El rincón de José” (Avda. General Gutiérrez, 3), fan de Extremoduro, para nuestro típico desayuno a base de pinchos de tortilla, y para poder cargar los móviles y usar su WC, que se nos antojaba lujoso como el de un hotel de mil estrellas.

Cómo el único concierto que nos interesaba ver aquella mañana era el de Hola a Todo el Mundo (podéis criticarnos todo lo que queráis por perdernos el resto) y no empezaba hasta las 13:00, tranquilamente nos fuimos al centro dando un paseo, parando en el mercadillo y comprando artilugios para paliar el sofocante calor.

La ruta a pie la puedes hacer por donde quieras, así que de camino al escenario Bodegas nos encontramos con el Bus de Red Bull, el cual estaba situado al lado de la iglesia de Sta. María, haciendo aún más bonito el lugar elegido para este escenario. La Plaza del Trigo, por su parte, estaba abarrotá, no había mucho sitio para ponerse en sombra pero el abanico ayuda y las ganas de ver a los HATEM también.

HOLA A TODO EL MUNDO

-Isa.P-

Puntuales se subían al escenario estos cinco chicos vestidos con capas y pintados como si fueran de una tribu espacial, y el impresionante gorro de plumas del batería, sin faltar todos esos instrumentos que acompañan siempre en el escenario a sus alegres canciones.

Nos ofrecieron un concierto en el que la primera parte estuvo compuesta por los éxitos de su disco anterior y la segunda por temas de su reciente disco, con lo que pudimos escucharles cantar tanto en español como en inglés, mientras la gente bailaba, cantaba, hacía explotar tubos de confeti y tiraban al viento pompitas de jabón.

Una vez más demostraron que transmiten un buen rollo que ni el calor puede estropear, ni el calor ni el cansancio de ser el tercer día de festival, y quedó muy claro cuando el público sentenció una vez más con un “¡Escenario principal!” casi tras cada canción.


Después del gran concierto de los madrileños, nos fuimos a otro de los lugares en los que más tiempo hemos pasado durante el Sonorama, el bar “Casanova” (C/ Rica Posada, 7), y nos pedimos unas jarras de cerveza bien fría mientras que, a nuestro lado, los Catpeople charlaban tranquilamente tomando algo también. Como son muy majos, cuando se levantaron para irse y les abordamos para una foto, no dudaron ni un momento y con una sonrisa posaron con nosotros.

Como queríamos seguir explorando más sitios, empezamos a callejear hasta que llegamos al “Mesón las Cubas” (C/ Barrio Nuevo, 8) (saludos al simpático camarero que nos atendió y nos regaló un bolígrafo para poder tomar apuntes, que los que llevábamos ya los habíamos gastado). La calle donde estaba era uno de los puntos más animados de la zona, había un grupo de gente de Alcalá que la estaban liando parda, con más vino en la ropa que en los porrones.

Dos botellas de vino blanco y un picadillo (pero no como el de aquí, nos os confundáis, que era carne), volvimos al Lagar (C/ Isilla, 18) y lo que pasó allí se queda entre nosotros y John.

Una vez abandonados a mis dos compis de viaje en el Lagar haciendo quién sabe qué (supongo que alguna RCP), me di una ducha y llegué justo a tiempo para ver las dos últimas canciones de Xoel, pero como ya lo habíamos visto en Contempopranea no me preocupó demasiado.

Sí nos jodería perdernos algunas de las actuaciones del escenario Future Stars, sobre todo las de Smile, Nadadora y Los Últimos Bañistas, pero ya nos habíamos resignado a que la jornada iba a ser completita y que algún momento para el avituallamiento nos teníamos que tomar.

LA ORQUESTA POLIGONERA

-Isa.P-

Me intrigaba ver por primera vez a la Orquesta Poligonera, esa mezcla de músicos tan extraña: Santi y Guille de Ellos, Anni B Sweet, Coque Malla, los Ferreiro y Noni de Lori Meyers.

Foto: Manuel Crespo para Viva el Pop

Sinceramente, poco puedo decir de este concierto, sólo que me quedó un poco fría. Parecía que se lo pasaban bien. A mi me pareció una reunión de amigos a los que poco le interesa quién les esté escuchando, eso mola, me recordó a cuando quedamos los amigos para jugar al Singstar. Según dijeron, y si mi memoria no me falla, era el último concierto que iban a dar y creo que tocaron un tema de cada uno y, seguramente, alguna versión, pero no me llegaron a enganchar lo suficiente como para que les prestase la atención necesaria para saber exactamente qué tocaron.

LA HABITACIÓN ROJA

– Isa. P-

Foto: RTVE

Con un concierto cargado de temas míticos y de algún recuerdo para el 15M, la Habitación defendieron su directo como siempre lo hacen, de forma impecable. Yo que siempre pasé de ellos un poco, he de reconocer que me gustan desde que pude escucharlos por fin en vivo.

Tocaron, mientras el público cantaba cada una de las letras, temas como Largometraje, Nuevos tiempos, Posidonia o, una de mis preferidas, Cajas Tristes, mostrándose simpáticos con los que allí estábamos, para terminar con las más que conocidas El eje del mal y Voy a hacerte recordar, poniendo final a uno de los conciertos que más he disfrutado del Sonorama (no puedo decir mucho más porque me pasé todo el tiempo embobada)

DOS BANDAS Y UN DESTINO

– Isa P.-

La actuación de los Arizona Baby y los Coronas era una de las que, por nada del mundo, quería perderme, así que con la duda de si mis compañeros seguían vivos, me aproximé a posicionarme para verlos junto con el resto de extremeños que ya estaban por allí.

Aunque ya había escuchado vía internet algunas actuaciones en directo, no podía imaginarme la que lían estos locos del rock & roll juntos sobre el escenario. Desde la estética hasta las imágenes proyectadas detrás de ellos, era una invitación al baile (tanto que perdí lo único útil de verdad que llevaba, el abanico que me compré por la mañana en el mercadillo). Tocaron versiones como Pushin’ too hard de The Seeds o Wish you were here de Pink Floyd, sin olvidar temas de Arizona, como el hipercoreado Shiralee, y alguna canción instrumental interpretada por los Coronas. También nos tenían una sorpresa: Kurt Savoy, el silbido más famoso de las pelis de western. Este concierto fue una puta locura.

SUPERSUBMARINA

-John Nash-

Entre el cansancio por el concierto anterior y los avatares del día, y que nunca han sido santo de nuestra devoción, acabamos viendo escuchando el concierto de Supersubmarina desde el otro escenario, si bien les presté bastante atención porque estos chicos siempre han despertado en mí bastante curiosidad. He de decir que, como su nuevo EP, Retroalimentación, Supersubmarina sonaron mucho más contundentes y acoplados que en sus conciertos en sala, y es que parece obvio que la banda es carne de grandes escenarios dada la ingente cantidad de seguidores que han ido atesorando en el relativamente poco tiempo que llevan en activo.

Eso sí, a pesar de que los de Baeza dieron un concierto bastante aseadito y que se afanaron en agradecer a la dirección del festival su presencia en el escenario Heineken por petición popular, después de arrasar el año pasado en el del pueblo (al César lo que es del César), se siguen notando la falta de tablas (tiempo al tiempo), y cosas como la presencia de la guapísima y televisiva Cristina Pedroche sobre el escenario acompañando al grupo en Cientocero no ayudan a atraer nuevos seguidores de entre los que los acusan de producto prefabricado con letras blanditas. Pero al final lo que cuenta es que el lunes por la mañana todavía había gente tarareando el “esta noche alguien va a probar mi barra de metal” de Kevin McAlister

SHOUT OUT LOUDS

– El_Tesorero –

Los suecos son una de esas bandas con poco tirón en España, a pesar de su indudable calidad y trayectoria; yo no los conocía más allá de sus temas más famosos, que suponen argumento suficiente para verlos entre las primeras filas, pero debo reconocer que tras salir del foso me dio un poco de pereza meterme en el pelotón (tampoco muy nutrido por cierto) y decidimos ver los toros desde la barrera.

Y es que la propuesta de la banda de Adam Olienus no es la más adecuada para un festival (español al menos), además de que su pop – rock melódico suena igual de melódico en sus directos, por lo que no invitan al público a arrimarse al escenario precisamente. Tampoco ayudó el cambio de turno con El Columpio Asesino, adelantando su concierto casi dos horas.

En cualquier caso su actuación rayó a buena altura, sobre todo en los compases finales en los que la banda, echando mano de “Tonight I Have To Leave It” e “Impossible”, decidió echar toda la carne en el asador ante la pasividad del público; no consiguieron emocionar, sin embargo, más allá de a sus incondicionales.

EL COLUMPIO ASESINO

-John Nash-

Después del cambio de hora con Shout of Louds y con un retraso más que considerable, los pamplonicas salieron al escenario Ribera para mostrar esos Diamantes que tanto éxito les están reportando este año. Con su formación ya habitual, todos en primera fila ocupando todo el ancho de las tablas, haciendo notar que nadie es más que su compañero, comenzaron con temazos de su primera época como Edad legal o Vamos!, de cuando eran macarras (en el buen sentido) y sonaban como una carga de dinamita en cada acorde. Y digo esto porque con “Diamantes” han conseguido un discazo en lo musical, cosa que siempre habían buscado, e intenso en lo mental, donde canciones como Perlas, Corazón anguloso o Diamantes te hacen flotar  hipnóticamente pero no brincar como ocurre con  las anteriores.

Bueno, pues una vez dicho que la música la puso el grupo y el baile el público, la mezcla de temas nuevos y antiguos dio como resultado un concierto bastante redondo con el que contentaron a sus seguidores de siempre y a buen seguro ganaron nuevos adeptos a este pop-rock-macarra-elegante al que se han apuntado, a mi parecer con muy buen tino. Me dejaba Toro, con la que cerraron a lo grande,  y es que le estoy cogiendo un poco de tirria. Después de escucharla un millón de veces, al millón y una cansa un poquito, pero a los que vayáis por las quinientas mil todavía os queda mucho uh!! Ah!! por bailar.

PD: +1 para On the floor, lo mejor del concierto.

EL GUINCHO

-John Nash-

Los miembros de El Gallo Verde solemos ponernos de acuerdo en muy pocas ocasiones, y que una de ellas sea en que la repercusión que tuvo en su día  “Alegranza!” de El Guincho es una de esas cosas que (como muchas otras del mundo de la música) escapan por completo a nuestro conocimiento, dice mucho de la expectación con la que nos acercamos a ver a  Pablo Díaz-Reixa.

Foto: Vir Ortega para Mandarina Magazine

Atrincherados en que “Pop Negro” y sus ritmos latinos son mucho más asequibles que el pseudoafricanismo anterior (Novias, por ejemplo, es un temazo), aguantamos tres canciones como esperando a que arrancase el show, pero no. La verdad es que el directo del canario no aporta nada nuevo al disco, más bien lo contrario, cubre toda la fantasía de las canciones de un gris plomizo industrial que nos quitó las ganas e hizo que acabásemos bailando Bombay, auténtico hit que gana puntos escucha tras escucha, desde la fuente del camping cepillo de dientes en ristre.

PD: Comprobado, El Guincho en pequeñas dosis y siempre dentro de una sesión.



		

5 Respuestas a “Sonorama Ribera 2011: Sábado

  1. El ambiente en el pueblo al mediodía y las bodegas… por eso ya merece la pena ir.. Vino Ribera, morcilla, chorizo y conciertos! que más?

    El Columpio.. fue El conciertazo y el final con Toro.. brutal.
    (yo soy de los q todavia no me canso de la canción del verano, imagino q en otoño se me pasará..)

    Antes de ver a Columpio… Estuvimos en la carpa, mal llamada, Future stars… ya que los gallos se lo perdieron lo voy a contar jejeje
    3 conciertazos seguidos que nos dimos.. (iker y ander q llegó tras S.Submarina, envidia que vió a cris pedroche… y yo)
    “Nadadora”, me sorprendieron.. pensé que eran más lentos y fue movidito, con toques tecno. Un concierto bueno, pese a los fallos en el sonido. Puede parecer repetitivo, pero los galegos por trayectoria sí se merecían estar en el escenario principal o ribera + pequeño.

    Después, otros bizkainos, de zumaia, “Grises”, estos chicos prometen! a la altura de delorean, Hicieron que toda la carpa bailara con sus temazos de “el hombre boligrafo”, van subiendo en energia y no paran… x lo que pude ver, gustaron mucho.
    Y nos quedamos a “Los Ultimos Bañistas”, que nunca les habia visto y me gustaron, estuvieron energicos para las horas que eran.

    Sí, lo del guincho.. 1, 2 ó 3 canciones.. no más..

    • Pues sí, hubo muchos que teníamos ganas de ver y no pudimos, aparte de a los que mencionas, a los también vascos (de Guecho) Smile, que nos conquistaron en su visita a la Aftasí de Badajoz. Una pena esto de los horiarios…

  2. Pingback: Sonorama Ribera 2011: Viernes | elgalloverde.es

  3. uff x las prisas.. rectifico un error geográfico, el grupazo “Grises” es de Zestoa! empieza tb por Z jeje y está en Gipuzkoa y no Bizkaia (y zumaia tb es gipuzkoa) … espero q sus paisanos no se enfaden.

  4. Jo Eneko, no intentes engañarnos jeje

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s