Discogrupo de la Semana: The Path to Follow | Holywater


Aprovechando su concierto de hoy en la Sala Mercantil de Badajoz, vamos a repasar la trayectoria de esta banda gallega y profundizaremos en su último trabajo The Path to Follow, con cuya gira de promoción han llegado hasta nuestra ciudad.

TEXTO: ISA P, EL_TESORERO | IMAGEN: DANIEL REINOSA

Holywater nace allá por el 1998 en Lugo, con Ricardo Rodríguez (voz y guitarra) y Martin Alonso (guitarra), que a día de hoy son los únicos componentes que no han cambiado desde la formación original, junto con Xose Luis Saques (batería) y Laura Romay (bajo).

Después de un tiempo ensayando y tocando donde podían, ganan un concurso, Galicia Cidade Única, y con el dinero del premio graban su primer largo Handle with Care (Astro, 2002).

Tras una gira por toda España y después de una gira de diez conciertos por Holanda, se meten a grabar Sides (Astro, 2004) producido por Paco Loco y grabado en directo.

Una vez publicado, empiezan a girar con este nuevo disco por toda la geografía; en el 2005, si no me falla la memoria, los vi por primera vez en directo en la misma sala donde tocarán hoy, y me gustaron tanto que me compré los dos discos que llevaban hasta entonces.

En 2008 después de una intensa gira, se vuelven a meter en el estudio para grabar Tranquility (Astro, 2008), un trabajo luminoso y sosegado con el que abrazan un estilo muy pop con el que sin embargo no parecen estar del todo cómodos.

The Path to Follow

The Path to Follow (Ernie, 2010) es su trabajo mas reciente, suponemos que será el que ocupe mas tiempo del concierto. Con este disco, después de algunos cambios de formación, llegan con la banda compuesta por: Ricardo Rodríguez (Guitarra y voz), Martin Alonso (guitarra), Luis Casanova (batería) y Mito (bajo), según el propio Ricardo en una entrevista a principios de este año, les está costando bastante encontrar un bajista que se comprometa con este proyecto, esperemos que este problema se solucione pronto, ya que están en un gran momento en su carrera.

Con este disco, la banda abandona la senda más sosegada que tomaron con Tranquility, un trabajo mucho más pop, para retomar un sonido más directo y oscuro, en el que priman las guitarras afiladas y las baterías contundentes pero sin restarle importancia a los giros melódicos. Se trata de un trabajo mucho más maduro, en el que la contundencia se alterna con la emotividad en cada tema, y con el que parecen haber adquirido una identidad propia aunque su estilo, muy definido, nos sigue transportando al Seattle de los años 90.

Mención aparte merece el trabajo de Ricardo Rodríguez, que con una voz potente y muy característica consigue imprimirle gran carga de rabia y épica a los temas allí donde lo necesitan.

Y a pesar de todo ello, y de hacer gala de una cuidadísima y soberbia producción (de la que también tiene su parte de culpa Santi García, productor también de bandas como Nueva Vulcano, Half Foot Outside o Delorean), el álbum se muestra un tanto lineal y carente del punch característico de la banda en sus primeros trabajos.

Da la sensación de que echan toda la carne en el asador demasiado pronto; tras un opening que plantea algunos dilemas con “In your heads”, encadenan tres grandes temas con “Shame on us”, “Confrontation’s done” y “The Tunnel”, donde se alternan ciertos ademanes californianos con contundentes golpes claramente harcoretas que recuerdan al metal nórdico de los 80.

A partir de ahí, un segundo bloque de temas muy pausados (“Ruined”, “Questions” y “Too many lies”), con una gran carga emotiva pero no exenta de arranques de rabia; son buenas canciones pero que cortan radicalmente el bien ritmo con el que se empieza el disco, y que no propician precisamente una remontada al encadenar con las un tanto grises “Try” y “My new road”. En todo caso vale la pena terminar el viaje de la escucha, pues el disco finaliza con la muy reseñable “Never be broken”, que supone una excelente guinda al pastel con un magnífico crescendo de intensidad gradual.

En definitiva, un buen disco que presenta una factura impecable y un buen puñado de canciones con pegada, pero que no alcanza el notable por plantear dos recorridos tan diferenciados, y porque el buen arranque de los primeros temas elevan demasiado el listón para el resto del tracklist. Como última valoración, es un trabajo que debe prestarse mucho al directo, por la garra y la épica que guardan sus canciones y por la potencia y contundencia que atesoran las guitarras y la batería, por lo que si estás por Badajoz, o por alguna de las ciudades por donde pasa su gira, no dudes en acudir a su concierto.

Una respuesta a “Discogrupo de la Semana: The Path to Follow | Holywater

  1. Sin duda, una de las mejores bandas a nivel nacional, y de los mejores conciertos quye recuerdo en el Mercantil.

    Una pena que no pueda asistir, estaré en el Chat Noir (musicándolo dps de los GatoMidi)

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s