Canciones de la Semana: Edición especial Guilty Pleasure


“Guilty Pleasure”, en español, placer culpable, representa aquellos gustos un tanto especiales que no queremos reconocer pero que tampoco podemos evitar disfrutar. En el mundo del Indie, eso supone reconocer que, por encima del “exclusivismo” musical, a veces nos regodeamos en las composiciones más mainstream, verbeneras y chabacanas del mundo,… pero en secreto.

En esta edición de las canciones de la semana os desnudamos nuestro corazón para presentaros nuestros culpables placeres, aunque negaremos siempre haberlo reconocido si nos vemos las caras en directo.

“El verano ya llegó” de Megalo. Canción elegida por Juan Manuel Subirán

Esta canción tiene todo lo que odio en la música discotequera: ritmos de trompetas, referentes tópicos a los valores del trópico (sabor, ritmo, dulzura, ya tu sabeh…), rimas más que facilonas sin ningún tipo de coherencia argumental ni sintáctica… Y aún así no es verano hasta que la oigo.

Es escucharla y ponerme de buen humor, que me entren ganas de irme de feria por ahí a tomar mojitos, y bailar pachanga… Es como cuando a Bender le ponen un imán.

Por mucho que he intentado rastrear en internet datos curiosos de la canción me ha sido imposible. Es el típico “one hit wonder”, en este caso recogido en el recopilatorio Caribe 2001 y que sirvió de banda sonora a la mitad de los vídeos de la edición de Gran Hermano de ese año. No tienen ni videoclip oficial, así que me parece que los Megalo estos no llegaron muy lejos. Eso sí, han creado un himno que evoca la esperanza de la llegada del verano, las vacaciones y, en definitiva, un época más simple y relajada.

“Historias de amor” de OBK. Canción elegida por Manuel Domínguez

El nombre de OBK es la abreviatura de Oberkorn, tema instrumental de Depeche Mode, cover del single «The meaning of love». Y es que Oberkorn, formado por cuatro componentes,  fue el primer grupo de Jordi y Miguel del que se escindieron y claro, a menos componentes menos letras en el nombre, y la cosa quedó en OBK… vamos que no son los Old Boy Kings ni nada por el estilo.

La historia de OBK es la historia de esos pocos grupos que no se cansaron de llamar a todas las puertas una y otra vez hasta que consiguieron ser escuchados. En 1991 firmaron con Blanco y Negro Music, discográfica independiente que hasta ese momento se había dedicado a la publicación de discos recopilatorios y música dance, vamos canelita fina de aquel entonces. Después llegaron Oculta realidad, ¿De qué me sirve llorar?, Historias de amor y La princesa de mis sueños en lo que supuso por aquel entonces una revolución musical sin precedentes que nos enseñó a todos los niños de 11/12 años de aquella época que la música Techno en español, bien hecha, era posible y no tenía porqué ser tan machacona.

Un porrón de discos después (el Singles 91/98 de lo más recomendable) OBK han escrito una página en la historia de la música española que han rellenado ellos solitos porque ningún otro grupo ha tenido el valor (o la vergüenza, nunca se sabe) de adentrarse en territorio OBK.

Historias de amor siempre será su tema más coreado, un single que arrasó en listas de venta (de cuando se vendían discos) y que aún guardo con cariño dentro del BOOM 8.

El 7 de febrero de 2012, Miguel Arjona, letrista y teclista de la banda, publicaba un comunicado en la web del grupo en el que hacía oficial su retirada dejando a Jordi Sánchez solo al timón de OBK, al tiempo que se anunciaba un nuevo trabajo para 2012.

“Wicked Game” de Il Divo. Canciópn elegida por Verónica Fernández

Era sé una vez un español, un suizo, un francés y un americano… no es un chiste. Estas son las nacionales de los componentes de esta banda que surgió en 2004 de la mano de Simon Cowell. Desde entonces son un fenómeno musical que arrasa allí donde va y vende millones de discos.

Su género musical es algo ambiguo, la han llamado pop-ópera porque cantan canciones pop en estilo operístico. Como veis su trayectoria es larga y ya tienen cinco discos a sus espaladas, que en este caso tiene más mérito ya que tardan cerca de un mes en grabar cada canción porque hacen infinidad de pruebas sobre el idioma en el que la cantan, las voces y su acoplamineto…

Hace apenas una semana tuve el placer de verlos en directo y me pareció alucinante esa puesta en escena con pantallas, juegos de luces y orquesta en directo. Os dejo una canción de Il Divo a ver si podéis pareciarla como yo.

Para mí no es nada vergonzoso admitir que me encanta este grupo pero mis amigos y compañeros de blog se burlan bastante de mí. Escuchar sus canciones me relaja y me emociona  a la vez, que le vamos a hacer

“On The Floor” Jennifer Lopez ft. Pitbull. Canción elegida por Isa P.

Me he pensado mucho qué canción elegir esta semana, la verdad es que recordando un poco todo lo que he llegado a escuchar a lo largo de mi vida me he dado cuenta de que he escuchado de todo, muchas cosas que es mejor ni recordar, porque son totalmente humillantes, por eso me ha costado bastante decidirme por algo.

A parte del penoso recordatorio que me hizo mi compi Manuel Domínguez, de mis ratos a voz en grito de singstar con Lorca , creo que lo que más vergüenza me da reconocer es que me pirra bailar esta alegre tonadilla de la cansina de Jeniffer Lopez y el “pesado que canta con todo el mundo” de Pitbull, encima con la base de “la Lambada”, pero que le vamos a hacer, en cuanto la escucho en esos locales a los que no me hace mucha gracia ir, pero a los que de vez en cuando vamos porque no todos nuestros amigos son popis, se me van las caderas y no dejo de cantar “o wachi wachi nein on the floor”… (es lo que hay)

“Torn”, de Natalie Imbruglia. Canción elegida por El_Tesorero.

Corría el año 97, yo era joven y enamoradizo y una desconocida cantante australiana irrumpía en el mercado musical como un huracán. Su primer single “Torn” fue lanzado al número dos del muy respetable chart británico, y el álbum al que pertenecía, Left On The Middle (Sony BMG, 1997), no decepcionó y alcanzó el quinto puesto, llegándose a vender más de 7 millones de copias. Reconozco que éste fue uno de los primeros discos que compré (quizás junto con el Espíritu del Vino y la BSO de Crueles Intenciones).

Es casi inevitable escuchar esta canción y no acordarse del videoclip. La verdad es que Natalie (22 añitos por aquel entonces) representaba mucho de lo que un núbil púber como yo deseaba para ser su novia, guapa a rabiar pero sin ser despampanante, e increíblemente dulce pero sin resultar en absoluto una moñas. Y en este clip en concreto estaba radiante: morritos, ojazos azules y pelo corto para enseñar cuello, encantadora al apartarse el flequillo de la cara, al acercarse a centímetros de la cámara (espectacular close up) o al ponerse a bailar despreocupada hacia el final de la canción. Y tú todo el rato pensando qué coño le pasaría al capullo ése que no era capaz de besarla como una chica como ella se merece realmente.

La verdad es que no seguí mucho más su carrera musical, y me resultó decepcionante su aparición en el film Johnny English: Natalie funciona mejor como girl-next-door que como sex-symbol. Pero cuando escucho esta canción (o me toca en el Singstar) no puedo evitar cantarla con todo el desamor y desesperación de la que la australiana hace gala en el clip. Ains, quién fuera kleenex para consolarla.

Una respuesta a “Canciones de la Semana: Edición especial Guilty Pleasure

  1. charlotteharris87

    LA de El_tesorero no debería contar.
    Torn no es vergonzante, como las opciones elegidas por tus compañeros.
    Yo tengo muchas, pero muchas canciones placer culpable.
    Ahora estoy a Full con “Se fue” de Leticia Sabater.

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s