Disco de la Semana: XX – The XX


Hoy ve la luz en Japón (en EEUU el próximo 11) Coexist, segundo álbum de los británicos The XX, que lleva sin embargo circulando por la red desde su filtración y posterior publicación en streaming por parte de la banda. A colación de esto (y a falta de darle unas cuantas vueltas al tracklist) nos atrevemos a repasar lo que supuso una de los debuts más frescos y fulgurantes de los últimos años.

XX (Young Turks, 2009) es fruto del trabajo casi amateur de un cuarteto de veinteañeros un tanto rarillos pero educados sin embargo en la prestigiosa Elliott School de Londres («Sí, la misma de Hot Chip y Burial. No, nunca les llegamos a conocer por aquel entonces»). De hecho, el nombre de banda y álbum parecen hacer referencia a la edad de sus miembros en el momento de su constitución oficial, aunque Oliver Sim y Romy Madley – Croft ya hacían a los 16 versiones de bandas tan dispares como Pixies o Wham! («Todo empezó como una broma, y ahora tenemos un disco»).

Poco después se les unirían la guitarrista Baria Qureshi (que sería expulsada de la banda en 2009) y el DJ Jamie Smith, encargado de las programaciones y de la producción del álbum tras rechazar la banda el trabajo de productores ya consagrados («El resultado sonaba más como una colaboración que como nosotros mismos, así que decidimos que me encargase yo mismo de la producción», afirmaba Jamie). La base de operaciones era un pequeño garaje propiedad de los estudios XL Recordings (The Prodigy, Radiohead, MIA o recientemente Adele) donde el disco es compuesto y grabado con nocturnidad y alevosía, «en horario de 9 a 9; la gente de XL nos dieron las llaves e íbamos cada noche, casi podíamos estar en pijama».

Esto explicaría el ritmo pausado y cadencioso, el extremo minimalismo instrumental donde los frecuentes silencios se convierten en un componente más, y las susurrantes voces (a cargo de Oliver y Romy) que se turnan, se superponen o cantan al unísono para crear desconcertantes juegos vocales; las voces del dúo Sim – Madley Croft parecen la misma sólo separadas por unas notas. «Es realmente divertido, es cuestión de una sola octava, creo […] Si subes el tono de Oliver o bajas el de Romy, suenan realmente iguales, por eso creo que funcionan tan bien como dueto».

Todo ello en conjunto ayudan a crear esas atmósferas crepusculares e introspectivas que te envuelven y te aíslan del resto del mundo, llevándote de la mano a lo largo de todo el álbum. Para los amantes de las etiquetas podemos mencionar pinceladas de dubstep, dream pop y R&B, y citar influencias diversas como The Cure, Chris Isaak o Aaliyah. Para el resto, puedo deciros que se trata de un trabajo que se antoja un íntimo y cálido refugio marcadamente instrumental, en el que las voces quedan a menudo solapadas por los abundantes samples, líneas de bajo y reverberantes guitarras.

XX abre con la hermosa y conocidísima “Intro”, pieza instrumental que da inicio a un repertorio que parece dividido en dos actos y en el que la etérea y fantasmagórica “Fantasy” sirve como interludio entre ambos. En el primer acto, los londinenses parecen tantear y experimentar con cada instrumento por separado (el xilófono y los juegos vocales de “VCR”, las guitarras al principio de “Crystalised”, los teclados del final de “Island”…) para tomarse un respiro con la muy emotiva “Heart skipped a beat”; por su parte, en el segundo parecen desatarse y hacer gala de sus conocimientos combinando y conjugando sus recursos instrumentales (los crescendos de la soberbia “Shelter”, los ritmos casi militares de “Basic Space”, el baladón encubierto de “Infinity” o las melodías puramente pop de “Night time”), para terminar con la, en mi opinión, muy floja “Stars”, oda a la primera cita. Existe una edición en vinilo del álbum que incluye una bonus track, una personalísima cover del “Hot like fire” de Aaliyah.

Si melódicamente XX se antoja como un trabajo muy raro o extremadamente cool (dependiendo del nivel de esnobismo de cada uno) las letras, compuestas a caballo entre Oliver y Romy, resultan muy sencillas y adolescentes, casi infantiles; temas como el amor, el sexo, la ilusión y las rupturas son recurrentes en el álbum, cantados frecuentemente en segunda persona, rollo Pimpinela, aunque ambos aseguran que no hay nada entre ellos: «Somos amigos, los mejores, así que no es como cantarnos canciones de amor el uno al otro». Ambos trabajan esta parte por separado, y cada uno interpreta su letra. «Romy hace lo suyo en casa y yo hago lo mío aparte. Ella canta lo que escribe ella, y yo canto lo que escribo yo».

El resultado es un conjunto de canciones muy diferentes entre sí aunque con un estilo propio muy marcado que hace de hilo conductor; además, la posición de cada corte en el repertorio tiene su sentido dentro de un contexto que transmite sensaciones de espacio y movimiento a lo largo del disco, constituyendo una obra sin saltos y completa de principio a fin, como una ópera pero sin valkirias. Como punto negativo, por sacar algo, hay que señalar la total ausencia de algún hit con garra y punch que sirva como indicativo de adonde la banda pueda llegar.

XX fue publicado por el sello independiente Young Turks (el mismo que El Guincho) el 17 de agosto, y el día 18 “Crystalised” ya fue escogido Single de la Semana en iTunes UK; esto sería sólo el preludio de lo que sería un éxito rotundo de crítica y público. Mientras el disco salía a la luz, la banda giraba en un pequeño tour organizado por ellos mismos junto con otras bandas afines, pero en el verano del 2010 (ya sin Baria Qureshi) estarían presentes en los principales festivales de Norteamérica. También fueron habituales en las listas de lo mejor del 2009: noveno puesto para Rolling Stone, segundo para NME y tercero para Pitchfork; aquí en España, la muy ecléctica Rockdelux lo eligió en quinta posición, y MondoSonoro lo situó en la séptima. La cosa se aceleró más aún con la consecución del Mercury Prize como Mejor Banda de las Islas Británicas, que los catapultaron en las listas y les hicieron vender más de 40.000 copias en los días siguientes al premio. «Gracias al Mercury -explicaba el director de XL- las cosas se están acelerando increíblemente, y la banda podrá llegar con su música a una audiencia cada vez mayor». En 2011 fueron nominados a tres premios Brits, pero no obtuvieron ninguno.

La popularidad de la banda no sólo se tradujo en ventas, sino que el álbum ha tenido una constante presencia en cine y sobre todo en televisión desde entonces. Sus canciones han aparecido en numerosísimas series (como Person of Interest ó 90210), programas de televisión (la cobertura de los Juegos Olímpicos de Invierno en la CBN o de las elecciones generales británicas en la BBC) y películas (Soy el Número Cuatro o Project X); también se han podido escuchar en los estadios de Polonia y Ucrania durante la Eurocopa de 2012. En España, las hemos podido escuchar en la promo de la serie Hospital Central, en spots de la aseguradora Asisa o en incontables reportajes de Deportes Cuatro.

En definitiva, un digno especial y singular, lo suficiente para que puedas fardar de gustos exquisitos pero no tanto como para que puedas sentirte avergonzado de escucharlos; y más adecuado de lo que podrías pensar para momentos de estar sólo o bien (muy bien) acompañado. Merece, en cualquier caso, al menos una oportunidad de ser juzgado; pero cuidado: engancha.

Fuentes

Webs relacionadas

Anuncios

Una respuesta a “Disco de la Semana: XX – The XX

  1. Ambos discos son una maravilla; aunque esta vez Coexist (del que sonaron un par de canciones en South-Pop Isla Cristina) no sorprenderá por ser bastante continuista. Uno de los discos de 2012, eso también. (al menos para mí.)

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s