Disco de la Semana: There’s a man with a gun over there – Niño y Pistola


Cuando te enfrentas a la reseña de un disco como There’s a Man With a Gun Over There (Ernie Records, 2013), es inevitable poner gesto adusto y hacer una pausa reflexiva ante la intención de escribir cada palabra de manera honesta y sincera; y es que el cuarto disco de los gallegos Niño y Pistola merece ser abordado con cuidado y respeto y con todas tus capacidades mentales en música, letra, voces, background, significado…

Y es que estamos ante un disco conceptual de influencias muy marcadas (y que ellos mismos reconocen en los créditos: Neil Young, George Harrison, Bob Dylan…) y con un trasfondo muy profundo que a muchos (si no a todos) nos resultará muy familiar hasta el punto de sentirnos identificados, a pesar de narrar la historia de un hombre que vivió hace más de 60 años en la América profunda; dicho hombre (llamado Tom) vive explotado por su jefe hasta que un buen día decide comprar un arma y acabar con él de una vez por todas. ¿A que ahora sí os sentís identificados?

Así pues, There’s a Man With a Gun Over There debe ser escuchado como una única pieza de puro rock clásico, con ramalazos de country, folk, americana… y en el que los distintos temas se van desarrollando sin interrupciones entre ellos. Niño y Pistola sólo conceden dos momentos de respiro en el disco: uno que separa la historia de Tom en dos actos bien diferenciados (el que describe el crimen y el que narra su regreso a casa); y otro que da por concluido el relato e introduce el tema final a modo de moraleja. Para ello, recomiendo escuchar el disco con unos buenos cascos, a ser posible desde el mismo cedé de audio para que no se produzcan saltos en los cambios de tema, y si se tiene un reading mínimamente fluido, con el libreto delante para ir leyendo a la par la deliciosa narración de Tom.

¿Mis momentos favoritos del disco? El primero, a caballo entre la potente “Fifty dollars in my hand” y la frenética “By the grace of god”, el que narra cómo el bueno de Tom decide comprar el arma y acude a casa de su jefe para ejecutarlo.

El segundo, cuando la country – folk (banjo incluido) “Indian song” cuenta cómo Tom regresa a casa y se da cuenta de que ya no queda nada de su pasado, instante en el cual la canción estalla en una explosión de guitarras afiladas y mordientes que representan a la perfección el desengaño y la desesperación de nuestro protagonista.

Mención aparte merece el tema final, “We’ve had enough”, que nos traslada a la actualidad y nos habla de gente ahogada y políticos llenos de mentiras, y que como comentaba más arriba supone a modo de epílogo una profunda reflexión y encarnada denuncia de la situación actual de crisis que vivimos hoy en día.

Y es que este álbum resulta ser una traslación en tiempo y espacio del actual estado de rabia y desencanto en el que nos encontramos muchos de nosotros (la gran mayoría). No en vano, los Niño y Pistola han titulado su trabajo tomando prestado unas estrofas de Stephen Stills en su tema “For What’s it’s Worth”, que se convertiría a finales de los 60 en uno de los himnos anti – sistema más reconocidos en Estados Unidos. Con todo esto, la banda ha querido hacer un llamamiento a la reacción frente a una situación de injusticia causada por unos culpables a los que apuntan directamente con el dedo.

Como nos narra Tom en su relato, «Sostengo una pistola sagrada, por la gracia de Dios», aunque Niño y Pistola dicen que en este caso «somos nosotros los que estamos “del otro lado de la pistola”».

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s