Sábado de Contempopránea:”!Qué lastimica, que nos vamos¡”


Último día de festival y última vez que pudo gritarse eso de “Contempopránea es Alburquerque” porque a partir de ahora habrá que gritar “Contempopránea es Alburquerque y Badajoz” en la nueva aventura en la que se embarca este veterano festival que con dieciocho años sale fuera de casa en busca de nuevas experiencias. En el gallo verde siempre hemos creído que Contempopránea es Alburquerque pero también sentimos que Contempopránea son los contempopráneos  y que de ellos más que de nadie dependerá el devenir del festival en los siguientes años.

Contempopránea es la ilusión que se reflejaba en la cara de los integrantes de Computadora, grupo revelación nacional 2013 gracias a ese Megalopolis y a su hit  “Nebulosa Horsehead” que puso a todos los curiosos del pop a bailar desde primera hora. Un escenario que no les quedó para nada grande y media hora de concierto que supo a poco y que nos hace pensar en próximas visitas. Y es que el concurso sigue siendo una de las piezas claves de este festival.

Pero Los Punsetes también son Contempopránea por actitud, por pose y por calidad. Ari y los suyos son de esos grupos que se han ido enamorando del escenario de la ladera y que ya sea a las seis de la mañana o las nueve de la noche, con todo el mundo llegando, son capaces de realizar actuaciones de esas que no pasan desapercibidas y que se recuerdan un lunes por la mañana. Con unas proyecciones de lo más singulares que acompañaron a temas como Policías, Tus amigos, Maricas o Alférez provisional las canciones de Los Punsetes fueron coreadas como a pocas de esta edición lo han sido.

El concierto de  Hola a Todo el Mundo, aunque pulcro y aseado tal vez quedó un poco deslucido por la hora del mismo, y es que el giro que han tomado  las composiciones del grupo piden a gritos más oscuridad, más humo y más luces laser. Así, el show de los nuevos Hatem 2.0 no llegó a conectar con un público escaso pero en aumento, en un concierto que fue de menos a más, como Contempopránea salvando barreras y consiguiendo un estilo propio y reconocible.

Y llegó La Bien Querida como exponente de esas ediciones llenas de dudas y temores en los que parecía que cada año podía ser el último. Y es que el suyo fue un concierto lleno de fallos en las programaciones, desajustes entre los tres componentes del grupo y canciones fuera de tono durante cincuenta minutos que seguro se hicieron larguísimos como demostró David Beef al tirar la guitarra e irse antes de acabar la actuación. A su favor el giro electrónico que ha dado a sus composiciones y unas proyecciones  de locura. Porque La Bien Querida, como Contempopránea , también tiene derecho a tener un mal día.

Y llegaron Lori Meyers y se acabaron las analogías porque estos granaínos si que son, por derecho propio, Contempopránea en estado puro. La banda de Noni ha ido creciendo a la sombra del Castillo de Luna como él  mismo reconoció a un público ruidoso que abarrotaba la ladera deseoso de hora y media de hits instantáneos , dispuestos para el cante y el baile como un ejército perfectamente aleccionado.

Siempre reivindicativos y comprometidos con el festival, “Este es uno de los festivales donde nosotros comenzamos a crecer, yo estuve aquí cuando era un chaval. Creo que esto tiene que crecer, no importa la localización, lo único que importa es que todo crezca y podamos estar en un sitio bien, y al mismo tiempo si se puede quedar aquí y hacer las cosas mejor, ahí estamos todos”,  y a sabiendas de que un concierto protagonizado íntegramente por su último disco no sería el agrado del público acertaron con un setlist conformado por éxitos de toda su discografía, dibujando un concierto lleno de frescura y de madurez, de sometimiento y sinceridad.

Un concierto donde sonaron “Ham’a’Cuckoo”, “Dilema”, “Alta fidelidad”, “Religión” y “Emborracharme” además de un dúo Noni-Anni B Sweet con “El tiempo pasará” que quedará para los curiosos del papel cuoche. Noventa minutos denominación de origen Contempopránea que desvelaban la despedida de Lori Meyers del escenario de la ladera.

Y en la segunda parte de la noche no podíamos olvidar que, tras una dilatada experiencia, Contempopránea también es pop británico. De la mano de Allo Darlin, grupo muy del gusto de Agustín Fuentes, los contempopráneos pudieron disfrutar de un concierto de pop dulce y resultón con una banda totalmente emocionada por el hecho de tocar a la sombra de un castillo. Como muestra de la inocencia de su carácter contaron que se tomaron el viaje como un juego que consistía en buscar ese pueblito especial impregnado de pop.

A continuación los también londineneses The Wave Pictures siguieron conquistando Alburquerque con ese rollo lo-fi , de armonías sencillas pero al corazón del popero, sinónimo de Contempopránea  dibujando un momentazo para la historia del festival al compartir escenario con sus compañeros de viaje.  Y es que otra característica de este certamen a lo largo de los años ha sido el buen hacer a la hora de elegir grupos foráneos y esta vez no iba a ser una excepción.

La recta final  estaba reservada para el enérgico y elegante powerpop de los  zaragozanos/alburquerqueños Tachenko. Estos veteranos del festival presentaron su último disco “El amor y las mayorías” sin olvidarse de grandes éxitos como “Suerte y Relámpago”, “La Resistencia”, “Amable” o “Escapatoria” para acabar su concierto más allá de las cinco de la madrugada con “Rayos y Centellas”, una de las oraciones más rezadas en los últimos dieciocho años por los indies más devotos de Contempopránea.

Antes de la despedida final los barceloneses  Stay tuvieron el honor dar el último concierto de esta edición con su pop brillante, lleno de personalidad y aires de una época que siempre ha sido referencia para Contempopránea. Los que aguantaban a esas horas pudieron deleitarse con “The Fourth Dimension” último trabajo de una banda que año tras año gana adeptos y buenas críticas partes iguales.

La guinda el pastel la puso Manpop con una sesión  en la que no faltaron los grandes clásicos del indie patrio para que los amantes de la villa de Alburquerque despidieran Contempopránea como se merece. Y debió de hacerlo bien porque hasta el sol se apuntó a la fiesta.

2 Respuestas a “Sábado de Contempopránea:”!Qué lastimica, que nos vamos¡”

  1. Bien decis que contempopranea es su publico, y bien se vio en el festival que el exprimento de la.edicion de badajoz nace con la oposicion casi unanime del publico del festival

  2. La voz/música de computadora del sábado nos retrae a los 80… muy buenos y Lory Meyers lo llenaron y con un directo potente pero para mí, The Wave Pictures, de matrícula de honor… Cuanto tiempo sin ver a lo que era una banda de pop-rock (o como se llame) batería, bajo y guitarra sin ningún artificio (punteos largos, guitarra perfecta, dominio absoluto…).
    La voz/música de computadora del sábado nos retrae a los 80… muy buenos

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s