Pablo Carbonell (Sala Aftasí, 25/10/13)


Viernes noche, por fin la lluvia da un poco de tregua… y, aunque aún seguía al acecho, no nos podíamos perder el inicio de la temporada de conciertos de la Sala Aftasí.

Así que, cenamos algo calentito y nos fuimos a disfrutar de la primera noche de muchas en una sala de conciertos que volvía a abrir sus puertas después de unos meses de descanso, aprovechados también para darle un lavado de cara y hacer de su escenario un lugar con mas encanto aun que antes.

10521050203_15bbc52ca4_b

El encargado de comenzar con este nuevo curso de conciertos era, el veterano sobre los escenarios, Pablo Carbonell, que con su propuesta a caballo entre el monologo y la canción de autor, se metió en el bolsillo al público de la sala, que podría andar sobre el medio aforo.

Pablo Carbonell salió al escenario sobre las 11 de la noche, con un mono naranja, una guitarra y un compañero al bajo, Eloy Sánchez- Gijón (¿no os suenan los apellidos?) y comenzaban un show cargado de humor, desvergüenza, juegos de palabras y canciones que muchas veces rozaban el sin sentido, pero que, en cualquier caso, eran muy divertidas.

10520875134_b51a29b7ed_o

Como buen humorista, ni faltaron las risas ni la interacción con el público, un público dividido entre los que íbamos para ver el espectáculo y los que, como siempre, pagan una entrada para algo para, simplemente, pegarse todo el rato hablando entre ellos (siempre tiene que haber gente mal educada)

El repertorio básico interpretado fue el de las canciones del último disco de Pablo, “Canciones de Cerca”, aunque también hubo momentos para el remember y se marcó algún tema de Toreros Muertos, como Mi agüita amarilla o Mi amigo Manolito, para hacer las delicias de la parte del público más carroza… o sea, para hacer las delicias de todo el público, ya que todos habíamos pasado de los 30 (algunos mucho).

10520853776_f080871f7b_b

En general aquello fue un no parar de reír, tanto gracias a las canciones como a los monólogos y conversaciones entre Pablo y Eloy, además hubo momentos destacables, a parte de las canciones de los Toreros Muertos, como las anécdotas de la patatera, el final de mi amigo Manolito con una especie de versión de WMCA de Village People, la historia de “Que gustito pa mis orejas” y Raimundo Amador, la confusión (intencionada o no) de Cáceres y Badajoz, los “homenajes” a Lina Morgan o Cristiano Ronaldo, la participación del público en canciones como “El último mono de la NASA” o “Letra B” (Let it be) o el llorar de risa con las “Sevillanas Globales”

Una noche muy divertida y una inauguración de curso de 10, que nos hizo olvidar que, fuera, ya se ha instaurado el mal tiempo al 100%.

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s