Podcast El Gallo Verde: Forma sobre Fondo (Temporada 02, Episodio 02)


Buenos días y bienvenidos todos a un nuevo capítulo del podcast de El Gallo Verde

Ir a descargar

Estoy seguro de que todos en algún momento habéis escuchado, dicho o incluso experimentado alguna de estas situaciones. Me refiero a perder las formas, o guardarlas, formas que incentivan el fondo o que al contrario lo tapan para que no se vea que en realidad no hay fondo alguno.

Porque, aunque digamos que en el fondo la intención es lo que cuenta, la verdad es que las personas, la sociedad, las empresas y en general todo el mundo le da mucha importancia a las formas en las que se presentan esas intenciones. Y en la música esa dualidad fondo y forma es una herramienta más de creatividad en la que normalmente se intenta que la forma (que, haciendo una gran simplificación, generalmente se expresa a través de la melodía y el ritmo) se ajuste al fondo (expresado haciendo otra gran generalización a través de la letra), pero a veces la forma desmiente al fondo, o se intenta que la forma sea muy poca para que el fondo se luzca más…

Pero en esta ocasión nos vamos a centrar en aquellas canciones que eligen la forma frente al fondo, o precisamente aquellas en las que la forma es tan exagerada que en realidad forma y fondo son lo mismo. Y perdonadme si mis formas en este episodio son un poco pedantes pero es que este debate sobre la forma y el fondo parece simple pero al poco que tiras del hilo te vas dando cuenta de que tiene mucha filosofía de por medio.


La enumeración es una figura retórica que consiste en la acumulación o suma de elementos lingüísticos, ya sea por yuxtaposición o por medio de conjunciones. Por ejemplo: La sala era un caos: había libros, papeles, vasos sucios, restos de comida, ropa y diarios viejos desparramados por doquier.
Hay varios tipos de enumeración.

La simple, que enumera las partes de un todo. Ascendente o descendente, en la que Los elementos se ordenan de menor a mayor, o al revés, conforme a su relevancia o importancia y finalmente, la caótica, en la que la acumulación de palabras no responde a ningún tipo de criterio. Como en este ejemplo sonoro:

‘Niño Futuro’ es una canción de Rafel Berrio, en este caso versionada por León Benavente como homenaje tras su muerte el año pasado. Este tema enumera, con un tono que recuerda a los oráculos del teatro clásico, ante ese niño futuro que sale al mundo, una gran cantidad de personajes que podemos encontrar la vida o en los que podemos terminar convirtiéndonos.


Para la siguiente canción no he sabido asignarle una figura retórica concreta ya que, según mi criterio y mis limitados conocimientos lingüísticos, estaría a medio camino entre una aliteración, es decir, la repetición de sonidos en palabras contiguas o próximas, como por ejemplo “No respires la sal de la arena que llena con pena tus venas”, y una similicadencia: o lo que es lo mismo el empleo de palabras con sonidos muy semejantes al final de dos o más versos o frases, por ejemplo: para descansar es necesario dormir no pensar, no sentir, no soñar…

‘Esdrújulos epítetos’, en la que se acumulan como hemos oído cientos de palabras esdrújulas, es una composición de Doble Pletina para la banda sonora de la comedia musical Stop, protagonizada por ellos mismos y en las que el quinteto se ve condenado a hacer trabajos comunitarios en un extraño parque. Según la descripción de la canción, ‘Esdrújulos epítetos’ “nos anima y alienta a abandonar los pretextos, las simulaciones y los presupuestos para vivir libres dentro de esta vorágine y que vayamos sin miedo hacia lo estratosférico”.


El collage viene del francés coller que significa pegar. Es una técnica artística que consiste en pegar distintas imágenes sobre un lienzo o papel. En pintura, un collage se puede componer enteramente o solo en parte de fotografías, madera, periódicos, revistas, objetos de uso cotidiano, etc.
El término se aplica sobre todo a la pintura, pero por extensión se puede referir a cualquier otra manifestación artística, como el cine, la literatura, el videoclip o la música.

En ‘Sí, Señorita’ el dueto Chico y Chica nos ofrecen un collage de frases repetidas en diferentes voces y entonaciones que dibuja un ambiente cinematográfico con tintes de thriller policiaco y erótico. Si seguís la carrera de Chico y Chica os interesará saber que ‘Sí, señorita’ retoma el personaje de ‘La millonaria’, que se incluía en su disco ‘Status’ y que también usaba esta técnica creativa.

Danos tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s