Los Coronas (Sala Aftasí, 31/01/14)

Los Coronas, la banda madrileña que junto a Arizona Baby realizaron la gira “Dos bandas y un destino” y posteriormente la formación Corizonas, es un grupo sin complejos y que no se andan con tapujos. Y es que hay que tener mucha seguridad en sí mismo para combinar Dick Dale con Paquito el chocolatero y quedarse tan anchos. Seguridad y mucho estilo, para que este ejercicio de fusión no se convierta en una patochada como a las que nos tiene acostumbrados el panorama independiente español.

Su planteamiento no es baladí, y sus argumentos para mezclar ambas fuentes resultan a priori incontestables; los artistas clásicos norteamericanos se han “apropiado” de la etiqueta de música de raíces, y con demasiada frecuencia se nos llena la boca con las fuentes anglosajones de las que beben nuestros artistas nacionales. Pero la verdad es que absolutamente todos los artistas de nuestro país han nacido y crecido en mayor o menos medida al amparo de nuestra música folclórica, la canción española, la copla, el pasodoble… Está en nuestras venas y quién somos nosotros para renegar de ello.

Los Coronas no reniegan en absoluto, y lo saben conjugar perfectamente con los estilos que abanderan en sus discos: el surf, el western, el country, la América profunda, el rock de los 60… El resultado, ejecutado técnicamente de manera impecable y sazonado con ese saber-estar que destilan, es un magnífico espectáculo en el que todos sus miembros brillan en conjunto y por separado, llevados de la mano por un Fernando Pardo que en nuestra redacción hemos descubierto recientemente como uno de los grandes showman de la música nacional (entendido en el buen sentido, por supuesto).

Pero siendo honrados con Los Coronas, debo decir que su actuación planteó dilemas. Aunque personalmente me lo pasé como los enanos (realmente hacía tiempo que no disfrutaba tan infantilmente de un concierto), hubo opiniones encontradas entre el público que planteaban el debate sobre si estos músicos tan brutales (todos les reconocen su enorme talento) tienen que avenirse a hacer este tipo de música (fusionar géneros tan alejados en el espectro musical) y este tipo de conciertos (plagados de versiones imposibles y con ningún o casi ningún tema propio), como fue el de ayer. Al final es cierto que la sorpresa de descubrir tal o cual tema versionado se pierde, y que tras más de dos horas de concierto (ojo, algo que jamás debe ser motivo de crítica, sino todo lo contrario) el ritmo parece precipitarse y volverse monótono y plano.

Y digo que es un dilema porque al final a la banda no se le puede reprochar nada, sus miembros estuvieron entregadísimos y dieron auténticas lecciones magistrales de actitud y –sobre todo–  de talento. La interpretación a nivel técnico fue soberbia e impecable, y sólo estuvo desmerecida por algunos problemas de sonido de la sala (o del técnico de la banda, no lo sabemos).

En cualquier caso, y dejando aparte los dilemas y debates entre los más exigentes y culofinos de los asistentes, lo cierto es que Los Coronas se presentaron como una de las bandas que mejor llenan y más provecho sacan de este escenario de entre todas las que han visitado la Sala Aftasí. Su electricidad se extendió desde el suelo hasta el techo, pasando a través del público como si fueran metales conductores que no pudieron evitar bailar, corear y estremecerse ante el surf nacionalizado de Los Coronas. Un talento –el de arrancar del suelo al muy frío público pacense– al alcance de muy pocos. Y aunque sólo sea por eso, yo les doy mi enhorabuena.

PD: No he querido comentar hasta ahora una última cosa: Los Coronas son una banda instrumental, un detalle en mi opinión menor que sin embargo puede llenar de prejuicios y marcar desde el principio el desarrollo de una crónica. Al final, la propia ausencia de vocalista no es más que otro recurso estilístico más, como cantar en inglés o utilizar sintetizadores (o sacar fotos en blanco y negro). Y es cierto que quizás este hecho les ayude o les perjudique de cara al público, pero en todo caso se trata de otro infructuoso debate en el que no estoy dispuesto a entrar, ni como aficionado ni como bloguero. Por si a alguien les queda alguna duda de su capacidad como banda total, ya nos regalan el tema “Hiedra venenosa” con Loza como vocalista; pero la conclusión es que ellos son una banda instrumental porque han decidido serlo, no porque se hayan visto “abocados” a ello.

Canciones de la Semana

“Lemon Tree” de Fool’s Garden. Canción elegida por El_Tesorero.

Ahora que está tan de moda que los músicos se metan a escritores, me acuerdo de Chris Stewart, batería de la banda británica Genesis, y su magnífica obra Entre Limones (Editorial Almuzara, 2006), a medio camino entre la autobiografía y la crónica costumbrista.

Quizás hubiese sido más adecuado  escoger como canción de la semana alguna de la banda liderada por Peter Gabriel, pero lo cierto es que mientras leía las 300 páginas de Entre Limones no paraba de escuchar en mi cabeza este tema de los alemanes Fool’s Garden.

En él, el limonero es sólo una referencia dentro de la intrahistoria narrada, pero el vibrante y optimista amarillo verdoso salpica todas las notas y estrofas de la canción; y eso es exactamente lo que sucede con la deliciosa narración de Stewart. “Lemon tree” supone por tanto un más que adecuado tema principal de la posible banda sonora que debe acompañar a la lectura de Entre Limones.

“Lemon tree” es el tercer corte del álbum Dish of the Day (Intercord, 1995), publicado también como single en el mismo año. Alcanzó el número 1 en países como Alemania e Irlanda y ha sido el mayor éxito internacional en la historia de la banda germana.

“Diecinueve” de Maga. Canción elegida por Isa P.

Aun resuena en mi mente el maravilloso concierto acústico e íntimo que dio Miguel Rivera hace un par de semanas en la sala Aftasí. El poder charlar con Miguel, cenar con él y luego poder estar tomando algo tranquilamente fue una experiencia que, cuando comencé a escuchar a Maga y me enamoré de su maravillosa voz, no pensé que podría pasarme a mi.

La compañía y la experiencia de aquella noche fueron lo mejor y, de vez en cuando, en algún momento de esta semana se me ha venido a la mente esta canción, esta preciosa canción con la que comenzó el concierto.

“Bittersweet” de Apocalyptica. Canción elegida por Verónica Fernández.

Esta semana ha sido un poco regulera para mí ya que he estado con una contractura de cuello y espalda que apenas me permitía moverme, parecía robocop. Menos mal que tengo una enfermera particular en casa, y  que a base de masajes, bolsas de calor y de estar dopada con relajantes musculares la cosa ha ido mejorando.

Otra cosa que me venía bastante bien era estar relajada, con la mente en otra cosa. Apocalyptica me transmite relajación y tranquilidad (aunque a muchos os pueda sorprender) de hecho fue banda sonora de muchas horas de estudio en mi carrera.

Esta canción está interpretada por Ville Valo (HIM)  y Lauri Ylone (The Rasmus) y su letra  habla de amar a alguien tan intensamente que te sientes poseído por esa persona. La combinación de voces es espectacular y quizás por ello sea  uno de mis temas favoritos de Apocalyptica.

“Bandera Blanca” de Murciano Total (Cover de Franco Battiato). Canción elegida por Manuel Domínguez.

Las prisas, los agobios, los “esto tenía que estar para ayer“, el autobús urbano, las evaluaciones, el frío, los telediarios, el ruido, los precios, los compromisos, los prejuicios, los tertulianos, el café mal hecho, el arte de escurrir el bulto, las modas, el insomnio, los paraguas, el tráfico, la apatía, el “eso no es de mi competencia“, la insidia, los juicios públicos…

Hay semanas que dan ganas de parar y  ondear la bandera blanca, aunque sólo sea como un acto de inocencia.

Yo me sigo quedando con los paseos, las miradas perdidas, los “no te preocupes, ya me encargo yo“, las bicis, el café expreso, los caramelos de menta, Torres&Reyes, los debates por facebook, los libros en papel, el blanco y negro, los whatsapps desinteresados, Antonia Font, los currículos diferentes, el vino de la tierra, regalar música, los héroes…

Y es que de esto va, al menos para mi, este temazo del Señor Battiato versionado en esta ocasión por Murciano Total,  un misterioso grupo murciano-jienense, que se presenta como una de las bandas más interesantes del indie actual prodigándose sobre todo a través de cuidados videoclips que adornan sus demoledoras canciones (muy “techno-planeteras”) que nos van entregando con cuentagotas.

El fanzine del Contempopránea, listo para la imprenta.

Serie3_183

El Contempopránea recupera de nuevo su tradicional fanzine, y nuevamente ha confiando en nosotros para llevarlo a cabo. El año pasado no se llevó a cabo ante el empuje de las nuevas tecnologías, pero en esta ocasión la dirección, a pesar de contar el festival ya con su propia aplicación para móviles, ha entendido que el fanzine es uno de esos pequeños detalles que hacen del Contempopránea una cita muy muy especial.

Por motivos de tiempo y de espacio, no hemos podido realizar esas divertidas y desenfadadas entrevistas que en El Gallo Verde les hacíamos a los artistas participantes, pero no hemos podido evitar dar nuestro particular punto de vista sobre lo que serán las actuaciones junto al Castillo de Luna; así que pedimos disculpas de antemano si no estáis de acuerdo con nuestras opiniones u os parecen demasiado subjetivas.

20130704_104109

¿Os esperabais un ultramoderno mac de diseño? El Gallo Verde trabaja con software 100% “libre”…

El fanzine, aparte de bonito divertido, también es útil. La organización del festival nos explica las normas de seguridad que los asistentes deberemos cumplir para no acabar en el cuartelillo de la guardia civil o, peor aún, despeñados por algún barranco junto al castillo. Pero también nosotros hemos querido poner nuestro granito de arena incluyendo nuestro particular Guía de Supervivencia, donde contamos cosas tan útiles como hacia dónde orientar nuestra tienda de campaña o qué pedir de desayuno para aguantar mejor la resaca.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Aunque algunos les cueste desayunarse semejante manjar acompañado de un café, es la mejor combinación para superar la resaca.

Por último, también hablamos del reestreno del documental “Independientes” de José Antonio Rueda, que tendrá lugar en el Espacio para la Creación Joven de Alburquerque, con la emisión de fragmentos inéditos y la celebración de una mesa redonda con el propio director y otros protagonistas del festival.

Cabe decir que aunque el fanzine haya sido editado por el equipo de redacción de El Gallo Verde, los elementos gráficos utilizados son los diseñados para toda la identidad visual de esta edición del Contempopránea, cuya autora es Coral Rodríguez, diseñadora (podéis visitar su blog aquí) y miembro de Band A Part, una de las formaciones que han nacido bajo el influjo del Contempopránea, por lo que han sabido plasmar en el cartel todo el espíritu del festival (Javi Román ya diseñó el cartel de la edición 2011).

Serie3_184

Las comunicaciones entre Coral, el festival y El Gallo Verde han sido largas y tortuosas…

Así con todo, hemos querido hacer este fanzine con todo el cariño y el respeto que le tenemos al Contempopránea y a los grupos que van a participar este año. Esperamos que os guste tanto como para incluso guardarlo de recuerdo; en cualquier caso, estamos seguro que veremos a muchos de vosotros ojeándolo en las terrazas de Alburquerque, en el césped junto a la piscina o frente al escenario.

Un abrazo a todos. Nos vemos en el Contempopránea.

Idealipsticks @Sala Aftasí, Badajoz (24/05/13)

Concierto de puro rock en el que la banda de Guadalajara presentó su tercer trabajo Humanimal reafirmando su estilo sobre el escenario.

20130525_000742


Cuando se habla de rock, a la gente se le llena la boca con nombres de bandas míticas ya extintas o de grupos nacionales que hace mucho que dejaron de vivirlo en su más pura versión, el de la sala y la carretera. El concepto de rock star ha hecho mucho daño, y el género se ha asociado con los tópicos de estadios repletos, hoteles destrozados y kilómetros de cocaína en los camerinos. Por eso, tendemos a despreciar a las bandas que no cumplen con estos “requisitos” y nos compadecemos de ellos porque son un quiere-y-no-puede, cuando lo realmente triste es ver a artistas como la copa de un pino contando su vida supermolona en 40TV y poniéndose hasta el ojal en el backstage del Rock in Rio para sentirse más auténticos.

Yo no pretendo dar una lección acerca del rock porque no soy en absoluto un experto (eso, como decimos en nuestro about, se lo dejamos a otros), pero sí me considero un melómano que disfruta a tope con la música en directo especialmente en su versión más reducida, la de la sala o el pequeño festival, donde te puedes empapar de la pasión que el propio artista exhala. Y cuando hablo de pasión no me refiero sólo a actitud y fuerza sobre el escenario, que eso se presupone por profesionalidad, sino a la vocación y al esfuerzo del artista por hacer su trabajo a pesar de las posibles inclemencias (un viaje en furgo de 4 horas, una sala a medio llenar…) y seguir con la convicción absoluta de que ésa es su vida y para eso es para lo que ha nacido.

20130525_000250

Decían Eva y Jave que si decidieran volverse a Londres, su banda al final acabaría marchando con ellos, pues no podrían aguantar mucho tiempo sin el escenario. Ésa es la verdadera droga que corre por las venas del rock star, lo que hace a un artista ser auténtico y genuino. Quizás es casualidad o quizás es ignorancia (la mía), pero es curioso ver que grandes bandas se acaban separando cuando están en la cúspide y lo tienen todo a su favor, porque pierden el rumbo y la perspectiva de lo realmente importante: la pasión por la música.

Todo esto viene a explicar porqué Idealipsticks es una de las mejores bandas de rock que ha pasado por la Sala Aftasí; quizás Dover también ofrecieron un concierto sensacional hace unas semanas, decididos a disfrutar de aquello que les hizo triunfar antes de que cayeran presa de sus propios miedos y excentricidades. La diferencia radica en que Idealipsticks, al no haber alcanzado el éxito de las hermanas Llanos, no han perdido en ningún momento el empeño de poder ganarse la vida con aquello por lo que sienten pasión. Y eso les hace honestos y sinceros con el público, con el género y con ellos mismos.

image (1)

Por eso, cuando abrazan el rock sin complejos, prejuicios ni imposturas, no tienen problemas por cosas como introducir castañuelas en el repertorio, por mostrarse educados con el público, por reconocer que ellos son de Guadalajara, no de Vallecas/Getxo/El Raval. Con respecto a sus anteriores giras, han ganado en tablas y han perdido en aspavientos, y siguen eso sí mostrándose muy sensuales (él acaricia la guitarra como si fuera ella, ella susurra al micro como si fuese él), aunque como dice Jave, todo el rock es sensual y su actitud no debería servir de etiqueta para definirlos.

Decía en la crónica de su anterior paso por Badajoz que la gente había acudido al concierto más por curiosidad que por otra cosa, pero que el público había acabado rendido y que esa noche se habían ganado un buen puñado de incondicionales. No me equivoqué, porque aunque la sala de nuevo se presentaba a medio aforo, esta vez el público estaba entregado desde el principio, bailando y coreando tanto los temas de sus anteriores trabajos (“Love destroys all”, “Legs”, “Losers & Lovers”…) como los del recién estrenado Humanimal (“The way things go”, “Ghostgun”, “Very very”…) que, todo sea dicho, es un disco que aúna lo mejor de la banda cocinado con los ingredientes y el tiempo justos como para parir un trabajo redondo. Porque, aunque a estos niveles del underground el álbum pueda servir más de tarjeta de presentación para promocionar una gira, se nota que con Humanimal han querido trascender el tiempo con una obra que perdure a lo largo de los años.

Tal como vinieron de Madrid, se volvieron para coger un avión rumbo a Mallorca; no sin antes haberse entregado al máximo y haber disfrutado a tope con sus ya incondicionales seguidores de Badajoz. Pero ellos son rock, y el rock es eso: carretera, sala de conciertos y muchas toneladas de pasión.

Territorios Sevilla 2013: sábado.

La jornada del sábado de este Territorios se presentaba complicada por la cantidad de buenos y esperados conciertos que se solapaban en esa planilla de horarios que los organizadores nos habían preparado; cosas que pasan en los festivales multiescenarios. Y también pasa que da igual los planes que tengas, al final la noche nunca sale como habías pensado, te pierdes conciertos que “seguro que ibas a ver” y te enganchas a otros por los que “apenas te ibas a pasar”.

Para empezar, tenía intención de comenzar la noche con los cordobeses Los Aslándticos y si me descuido ni veo las barbas del grandes Corizonas sobre el escenario. No sé qué me pasa con las bandas del vallisoletano Javier Vielba que siempre, por una cosa o por otra, me acabo perdiendo sus actuaciones; en esta ocasión apenas llegué a tiempo para disfrutar de los últimos temas, con los que dedicaron un sentido homenaje a Alfredo Landa y nos invitaron a seguir creyendo en las personas. Un concierto que se vio deslucido por un fuerte viento por el que, según nos contaron, no pudieron desplegar las pantallas con las que refuerzan su puesta sobre los escenarios.

Antes de que la formación de Dos Bandas y Un Destino entonasen sus últimos acordes, en el escenario principal ya eran aclamados los grandes del hip hop sevillano, los hermanos Tote King y Shotta, como era de esperar en la ciudad que los vio nacer. La enorme legión de seguidores congregados frente a los sevillanos hacía presagiar un más escaso público en la actuación de Fuel Fandango, pero todo lo contrario: el dúo formado por Nita y Alejandro Acosta son un nombre ya consagrado dentro del panorama nacional y cuentan sus conciertos por éxitos de aforo. Así, pudieron sentirse bien arropados en la interpretación de un repertorio compuesto por sus éxitos más conocidos pero principalmente por temas de su segundo LP Trece Lunas (sorprende que se dejaran en el tintero el sencillo “New life”).

Y tanto estaba disfrutando de su actuación que me vi obligado a hacer el primer gran sacrificio de la noche; quedaba demasiado lejos el tercer escenario donde Jairo Zabala iba a deleitar a los seguidores de Depedro. Pero es que por aquel entonces era demasiado inminente la actuación más esperada de la noche: Alaska y Nacho Canut, o sea Fangoria. El ambiente de excitación y nerviosismo se hizo generalizado (incluido en el foso de fotógrafos donde, como es habitual en conciertos que les vienen grandes a algunas personas); sin embargo, aunque a Alaska y Nacho no se les pueden negar su gran talento y carisma como artistas, y la puesta en escena estuvo a la altura de las circunstancias (con escenografía multicolor y bailarines encuerados), la presentación de su nuevo disco Cuatricomía sobre los escenarios resultó un tanto descafeinada; al final, como era más que temido y previsible, el heterogéneo público presente no estuvo tan entregado con los temas de este gran proyecto (participado como hemos comentado por gente como Guille Milkyway o Floren y Banin de los Planetas) que como los clásicos de Alaska con sus distintas formaciones (Los Pegamoides, Dinarama o la propia Fangoria…).

Con Fangoria acaparando público en el primer escenario y Mala Juntera liándola a base de bien en el segundo, todo parecía apuntar a que los Hola A Todo El Mundo iban a estar más solo que la una en el lejano tercer escenario, máxime si hacemos caso a los comentarios que nos llegaron de que Depedro había enfriado el ambiente más de lo deseable. Pero para mi sorpresa y agrado, el ahora cuarteto madrileño causó la expectación suficiente como para colmar de público el paseo frente al escenario. Y mucha culpa de ello la tiene el excelente Ultraviolet Catastrophe que, suponiendo una fuerte evolución de sonido frente a su álbum d debut, no ha defraudado a sus seguidores y ha atraído a nuevo público. Con una puesta en escena más sobria de lo que es habitual en ellos, pero armados con un repertorio que funciona a la perfección en el directo, HATEM supieron levantar un concierto a la altura de los otros grandes nombres de aquella noche.

Y aunque aún quedarían actuaciones que disfrutar, nuestra jornada (y por consiguiente nuestro Territorios Sevilla de este año) terminó con la sesión a cargo de los hasta-en-la-sopa 2ManyDJs; los belgas eran otro de los grandes atractivos de la noche y buena fe lo dieron los muchos (muchísimos) que se congregaron con ganas de fiesta flamenca (y nunca mejor dicho). Enchaquetados y sin caer en el aspaviento fácil, los hermanos Stephen y David Dewaele se limitaron a hacer su trabajo, y muy bien por cierto, con concesiones al público con remezclas de MGMT, Blur o los mismísimos Rolling Stones.

En definitiva, la sesión de electrodance a cargo de los de Soulwax supuso (al menos para nosotros) un excelente broche y fin de fiesta para este Territorios Sevilla 2013; un festival que sin apostar por un estilo concreto y, eso sí, con un precio muy asequible (se pudo llegar a adquirir el abono por 17€), ha sabido hacerse un hueco entre los imprescindibles del calendario de eventos de cada verano. Sin duda, el año que viene repetiremos.

Territorios Sevilla 2013: viernes.

Anoche abordamos nuestro primer Territorios Sevilla con la ilusión del turista que visita un famoso lugar por primera vez. El festival celebrado en la Isla de la Cartuja era una tarea pendiente, era inexplicable que hasta ahora no nos hubiésemos planteado acudir a una cita que nos cae tan cerca de casa y que ha traído tradicionalmente a buenos nombres del panorama musical. Este año, los nombres programados para cualquiera de las dos jornadas ya merecen el gasto de los escasos 27€ que cuesta el abono, por lo que en esta ocasión hemos decidido no dejar pasar la oportunidad de visitar este festival tan heterogéneo.

Tras pagar las obligatorias novatadas en cada nuevo festival de coger el autobús equivocado y bajarte 3 paradas antes de la buena (por indicación del conductor, eso sí), fuimos recibidos en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de la Cartuja por las rimas afiladas de Dúo Kie, famosos fuera del panorama hip hop por conducir el Mtv Tunning español pero que están sobradamente consagrados dentro de él, y así dieron fe los muchos aficionados que se congregaron frente al escenario 1 a pesar de las relativamente tempranas horas. Nos perdimos, así pues y muy a mi pesar, la actuación de All La Glory, banda formada por integrantes de Sr. Chinarro, Maga o Bombones y que prometían un directo de gran empaque bajo los últimos rayos de sol de la tarde sevillana.

Con todo, pasamos junto al dúo madrileño para llegar hasta el escenario 2 donde la guapísima Anni B Sweet saldría abrigadísima anticipando lo que sería una noche gélida en cuanto a temperatura, pero no en cuanto ambiente. El mullido abrigo no le duró mucho a la malagueña que optó por deshacerse de él para poder abordar con más soltura los acordes de sus temas, con los que repasó su carrera especialmente su último álbum Oh, Monster!, incluso incluyendo en el setlist algún tema nuevo de próxima aparición en sus futuros EPs. Una Anni que se mostró simpatiquísima y que no paró de dirigirse al público, mandando saludos especiales para los de Fuengirola, Málaga, Huelva… y sí, también de Granada.

Sin poder terminar de disfrutar de los últimos temas de su repertorio, nos encaminados de nuevo al primer escenario para enfrentarnos a uno de los grandes atractivos de la noche: los barceloneses Standstill y la presentación de Cenit, un espectáculo concebido expresamente para los festivales con el objetivo de explotar al máximo los muchos recursos de la banda sobre el escenario. Sin embargo, un tedioso retraso de más de media hora, por el que la banda pidió disculpas achacándolo a las inclemencias del tiempo, enfrió los ánimos de un público sin embargo fiel que quiso entregarse a la mística de Standstill desde el principio. Pero, aunque aquella presentación de un disco aún “nonato” suponía un “auténtico regalo para los presentes” según palabras de Montefusco, la banda pareció arrastrar todas aquellas sensaciones negativas y se notó cierta incomodidad sobre el escenario a pesar de la magnífica escenografía propia que llevaron para la ocasión. Al final, el propio Montefusco se despidió del público con el semblante serio, aludiendo de nuevo a las inclemencias por las cuales han estado a punto de no celebrar la actuación, y prometió volver “a la calle” con este nuevo Cenit.

Hubo otro problema que deslució la actuación de los catalanes, y fue que con la disposición con la que han situado este año los escenarios 1 y 2, el sonido de uno se pisaba con el otro; en concreto a Standstill les pasó que su concierto se vio perjudicado por el sonido que llegaba del escenario donde el rapero Lírico salió a actuar (y suponemos que el MC zaragozano se sintió igualmente perjudicado). Como dice el dicho, si no puedes con tu enemigo únete a él, así que nos unimos a la enorme legión de seguidores del componente de Violadores del Verso, que agradeció su presencia en una tierra (Sevilla) en la que siempre se le ha acogido muy bien y que se mostró muy reivindicativo con unas rimas con las que azotó sin piedad a los muchos protagonistas de la actualidad española.

Tras la despedida del MC zaragozano, que quiso mostrar su apoyo a los muchos grupos y artistas que “se lo están currando” en estos días tan difíciles, nos decidimos a estrenarnos en el escenario 3, donde el Canijo de Jerez llevaba un buen rato haciendo las delicias a los muchos seguidores de su ex banda Los Delinqüentes que acudieron a la cita. Nosotros llegamos a tiempo para escucharle cantar al Rey de Extremadura o dedicarle al fallecido Migue Benítez “El aire de la calle”, para delicia de los presentes. El Canijo sería sustituido en este tercer escenario por un reivindicativo Albertucho, pero para entonces nosotros ya estábamos de vuelta en el segundo para enfrentarnos a una de las incógnitas de la noche.

Pony Bravo es una banda que atrae seguidores y detractores a partes iguales; conocidas son algunas de sus actuaciones en las que, por decirlo de alguna manera, su actitud había dejado mucho que desear. No fue el caso de anoche; la formación sevillana pareció contagiarse del duende y la magia de Sevilla y ofrecieron el que a mi entender fue el mejor concierto al que pude asistir en esta primera jornada. Sé que mis palabras pueden parecer atrevidas o pretenciosas teniendo en cuenta que compartían cartel con estrellas nacionales como Standstill o incluso internacionales como Fatboy Slim (del que hablaré más abajo), pero debo decir que ellos fueron los únicos en ofrecerme un concierto con el que me quedé con ganas de más, de mucho más. Y es que aparte de repasar algunos de sus ya clásicos temas anteriores (“Rave de dios”,”noche de setas”, “ninja de fuego”…) presentaron el LP De Palmas y Cacería, un tercer trabajo que se antoja soberbio con temas geniales cómo “Cheney”, “Eurovegas” o “Turista en Sevilla”, que le dedicaron  a la polémica Torre Pelli que se está levantando en terrenos de la Cartuja.

En definitiva, una actuación como mínimo notable que sirvió para presentar en sociedad el magnífico nuevo trabajo de esta ecléctica banda sevillana, y que nos sirvió para afrontar en todo lo alto la última gran actuación de la noche. Y es que aunque aún quedarían algunas actuaciones interesantes por ver, el gran fin de fiesta de la noche lo pondría la sesión a cargo del archiconocido DJ británico Norman Cook, aka Fatboy Slim, al que en el gallo verde se le tiene un especial cariño por su pasado en los añorados The Housemartins. Sin embargo, no es por su faceta pop por lo que congregó frente a él al mayor público de la noche, sino por ser sinónimo de fiesta y por haberse convertido con su actitud gamberra en uno de los nombres más populares de la escena electrónica.

Sin duda, un magnífico botón para una primera jornada de este territorio Sevilla que deja el listón muy alto para encarrilar la jornada de hoy. Esta noche sabremos el resultado.

No te pierdas nada: Agenda de conciertos Territorios Sevilla

¿Varios escenarios? ¿Varios estilos? ¿Me visto de rapero? ¿De hippie? Tranquilos, gracias a nuestra agenda de conciertos, no tendrás que renunciar a tus chapas y tus gafas de pasta para ir al Territorios Sevilla.

Firma_mails2013

El Gallo Verde acude por primera vez este año al Territorios Sevilla, una de nuestras asignaturas pendientes tanto por la calidad habitual de sus carteles como por lo cerquita que nos cae. Sin embargo, al tratarse de un festival heterogéneo en cuanto a estilos que acoge y al contar con varios escenarios, es fácil sentirse abrumado por nombres y horarios a la hora de decidir qué conciertos ver y a qué hora ir a cada uno. Pero tranquilos, para eso estamos nosotros aquí; os presentamos nuestra particular agenda de conciertos para este Territorios Sevilla 2013.

El VIERNES 17 de mayo seguramente llegues un poco justo de tiempo (especialmente si vas directo del trabajo), así que deja todo preparado porque vale la pena llegar pronto para ver a la superbanda sevillana All La Glory (Esc. 3, 20:30) que por contar con miembros de bandas como Bombones, Maga o Sr. Chinarro ya merecen la prisa que te habrás dado por estar puntual a la cita. Sin mucho tiempo para descansar y quizás después de habernos pasado un rato a ver a los famosos Duo Kie (Esc. 1, 21:00), correremos a ver a Anni B Sweet (Esc. 2, 21:45) que llega de girar por media Europa, América y Asia con su álbum de confirmación Oh, monsters!; sin embargo, no veremos las últimas canciones pues antes de que termine ella los barceloneses Standstill (Esc. 1, 22:45) saltarán a las tablas con su espectáculo “Cénit”, quizás con algunas temas de lo que será su próximo trabajo.

Tras ellos, tendremos un pequeño momento de descanso que podremos aprovechar para echarles un ojo a Lírico (Esc. 2, 23:30) y al Canijo de Jerez (Esc. 3, 0:00), ambos girando en solitario tras triunfar con sus respectivas bandas; o si nos sentimos más curiosos, con la banda del gran director de cine Emir Kusturica (Esc. 1, 0:45) podremos hacer tiempo hasta uno de los conciertos imprescindibles de la noche, el de los sevillanos Pony Bravo (Esc. 2, 1:30), tanto por la publicación este año de su De Palmas y Cacería y porque, al jugar en casa, seguro que nos tienen preparada alguna sorpresa. Y para acabar de reventar con nuestras últimas fuerzas, nada mejor que con el grandísimo Norman Cook, que en su piel de Fatboy Slim (Esc. 1, 2:45) ha protagonizado algunos de los mejores momentos de nuestras noches más locas.

El SÁBADO 18, si nos da por acudir pronto al recinto, quizás podemos empezar la jornada con los cordobeses Los Aslandticos (Esc. 1, 21:00), pero sí será de obligada asistencia la clase magistral de rock a cargo de los Corizonas (Esc. 2, 21:45), que dejan definitivamente atrás su etapa de doble formación para consagrarse como banda. Y tras un rato de descanso, quizás cenando algo ligero junto a los fans de O’funk’illo (Esc. 3, 22:15), empiezan los problemas graves de solapamiento: un rato de Fuel Fandango (Esc. 2, 23:30) y otro de Depedro (Esc. 3, 0:00) antes de ir a saborear otro de los platos fuertes de la noche, la actuación de Fangoria (Esc. 1, 0:45) que con otro de sus inigualables espectáculos estarán presentando ese superdisco Cuatricomía en el que han estado involucrados gente como Guille Milkyway, Floren y Banin y Jon Klein.

Y para cuando Alaska se despida de su público, ya nos habremos perdido buena parte del concierto de Hola A Todo El Mundo (Esc. 3, 1:45), aunque con la espectacular puesta en escena con la que acompañan a los temas de su Ultraviolet Catastrophe podremos entrar de subidón en la sesión de 2ManyDJs (Esc. 1, 2:45) y encarrilar la madrugada por todo lo alto para despedirnos de este Territorios Sevilla 2013 como dios manda.

Disco de la Semana: There’s a man with a gun over there – Niño y Pistola

Cuando te enfrentas a la reseña de un disco como There’s a Man With a Gun Over There (Ernie Records, 2013), es inevitable poner gesto adusto y hacer una pausa reflexiva ante la intención de escribir cada palabra de manera honesta y sincera; y es que el cuarto disco de los gallegos Niño y Pistola merece ser abordado con cuidado y respeto y con todas tus capacidades mentales en música, letra, voces, background, significado…

Y es que estamos ante un disco conceptual de influencias muy marcadas (y que ellos mismos reconocen en los créditos: Neil Young, George Harrison, Bob Dylan…) y con un trasfondo muy profundo que a muchos (si no a todos) nos resultará muy familiar hasta el punto de sentirnos identificados, a pesar de narrar la historia de un hombre que vivió hace más de 60 años en la América profunda; dicho hombre (llamado Tom) vive explotado por su jefe hasta que un buen día decide comprar un arma y acabar con él de una vez por todas. ¿A que ahora sí os sentís identificados?

Así pues, There’s a Man With a Gun Over There debe ser escuchado como una única pieza de puro rock clásico, con ramalazos de country, folk, americana… y en el que los distintos temas se van desarrollando sin interrupciones entre ellos. Niño y Pistola sólo conceden dos momentos de respiro en el disco: uno que separa la historia de Tom en dos actos bien diferenciados (el que describe el crimen y el que narra su regreso a casa); y otro que da por concluido el relato e introduce el tema final a modo de moraleja. Para ello, recomiendo escuchar el disco con unos buenos cascos, a ser posible desde el mismo cedé de audio para que no se produzcan saltos en los cambios de tema, y si se tiene un reading mínimamente fluido, con el libreto delante para ir leyendo a la par la deliciosa narración de Tom.

¿Mis momentos favoritos del disco? El primero, a caballo entre la potente “Fifty dollars in my hand” y la frenética “By the grace of god”, el que narra cómo el bueno de Tom decide comprar el arma y acude a casa de su jefe para ejecutarlo.

El segundo, cuando la country – folk (banjo incluido) “Indian song” cuenta cómo Tom regresa a casa y se da cuenta de que ya no queda nada de su pasado, instante en el cual la canción estalla en una explosión de guitarras afiladas y mordientes que representan a la perfección el desengaño y la desesperación de nuestro protagonista.

Mención aparte merece el tema final, “We’ve had enough”, que nos traslada a la actualidad y nos habla de gente ahogada y políticos llenos de mentiras, y que como comentaba más arriba supone a modo de epílogo una profunda reflexión y encarnada denuncia de la situación actual de crisis que vivimos hoy en día.

Y es que este álbum resulta ser una traslación en tiempo y espacio del actual estado de rabia y desencanto en el que nos encontramos muchos de nosotros (la gran mayoría). No en vano, los Niño y Pistola han titulado su trabajo tomando prestado unas estrofas de Stephen Stills en su tema “For What’s it’s Worth”, que se convertiría a finales de los 60 en uno de los himnos anti – sistema más reconocidos en Estados Unidos. Con todo esto, la banda ha querido hacer un llamamiento a la reacción frente a una situación de injusticia causada por unos culpables a los que apuntan directamente con el dedo.

Como nos narra Tom en su relato, «Sostengo una pistola sagrada, por la gracia de Dios», aunque Niño y Pistola dicen que en este caso «somos nosotros los que estamos “del otro lado de la pistola”».

Cómo elegir un tono de llamada molón y no morir en el intento

«Hola, ¿es la casa de los Smiths? ¿Se puede poner el sr. Morrisey?»

Móvil nuevo, vida nueva: A tres días de que me cumpla la permanencia del móvil, ando como loco ojeando catálogos y páginas webs para venderme al mejor postor; y también ando reescuchando discos para encontrar el tema perfecto como nuevo tono de llamada. Y es que desde que dejamos atrás nuestros queridos politonos, la tarea de elegir una buena sintonía se ha vuelto harto difícil. No vale cualquier canción , ésta debe cumplir varios requisitos que deben ser tomados muy en cuenta, a saber:

  1. Debe ser funcional: Por alguna extraña razón, los móviles antiguos con politonos sonaban mucho mejor que los de ahora con sus altavoces de última tecnología, así que debes escoger un tema que suene con fuerza desde el principio (sobre todo si lo llevas en el fondo del bolso); “Angel” de Massive Attack mola un montón (y a algunas os recordará a Ryan Reynolds), pero de nada te sirve ponerla si no te vas a enterar de que te llaman hasta el minuto y medio de canción.
  2. Debe ser estilosa: Ten en cuenta que, por mucho cuidado que pongas, tu móvil sonará en los momentos más inadecuados y embarazosos de tu vida (funerales, entrevistas de trabajo, instantes pre-coitales con la buenorra de turno…), así que, puestos a que te pongan la cara colorada, que sea por la metedura de pata y no por lo casposo de tu melodía.
  3. Debe ir acorde con tu personalidad: Llevar la sintonía de CSI y no conocer a los Who es pecado mortal. Y quedarás en fuera de juego si llevas a Iron Maiden siendo fan del Contempopránea; al menos barre para casa y mete Extremoduro.

«Espera espera, que ahora llega lo mejor del tema, cuando los Sidonie dicen eso de “whuuoooo la la la…”»

Cogiendo algunos temas al azar (vaaaaale, se trata de mi carpeta de varios favorita), podemos ver lo que se puede o no se puede tener de tono de llamada.

“No one sleeps when I’m awake”, de The Sounds: El tema de la banda de Maja Ivarsson es una de mis favoritos, y la melodía en los primeros 10 segundos es genial, pero las guitarras tenderán a distorsionarse si el altavoz no es de muy buena calidad.

“It’s getting boring by the sea”, de Blood Red Shoes: 5 segundos de solo de guitarra (Laura – Mary Carter) hasta que se incorpora la batería (Steven Ansell) hace de este tema a priori muy adecuado; sin embargo el riff parece una alarma distorsionada en esos primeros segundos, y la canción tarda hasta 20 segundos en explotar; demasiado.

“A – punk”, de Vampire Weekend: El temazo de los neoyorkinos te hace mover los pies desde el segundo cero, y en los primeros acordes recuerda a los politonos a los que tanto cariño les teníamos. Siempre es un serio candidato a quedarse como tono de llamada general.

“If looks could kill”, de Camera Obscura: Una de las canciones menos empalagosas de la banda de Tracyanne Campbell, por lo que podrás ponerla como melodía principal sin miedo a parecer un ñoño. Con su rollo road movie, se hace ideal para interraíles y festivales.

“Whatever happened to my rock and roll”, de Black Rebel Motorcycle Club: Los primeros riffs son lo suficientemente fuertes para que los oigas desde el principio pero no demasiado estridentes por si lo dejas encima de la mesa. Y si te demoras “sin querer” en coger la llamada unos 10 segundos, explota en punch de puro rock, por lo que quedarás como un tipo “realmente duro”…

“New favorite moment”, de Northern Portrait: unos preciosos punteos de guitarra te acompañarán mientras coges tu móvil si decides escoger la canción de esta muy smithsiana banda danesa; lástima que el muy morriseyano Stefan Larsen tarde hasta 30 segundos en cantar sus primeras estrofas.

“Blind”, de Hercules & Love Affair: Sus 8 primeros segundos a base de percusiones es ideal para el volumen en modo creciente, tras los cuales se lanza una bonita base electrónica dance que sacará tu lado más “loca”. Antony Hegarty no se arranca hasta el segundo 25, por lo que la gente no tendrá que preguntarse «¿por qué ese tío canta como un gato atropellado?»

“Miss Lucifer”, de Primal Scream: Comienza como un horrible estruendo, las guitarras se distorsionarán a través del altavoz, y más de uno se preguntará si no te has descargado mal la canción de internet. Pero este temazo es tan brutal que compensa las caras raras a tu alrededor.

“No one’s gonna love you”, de Band of Horses: Sus 9 primeros segundos de punteo de guitarra son perfectos para un tono de llamada, pero tras ello entran de golpe el resto de los instrumentos y tienden a saturar el sonido. Aunque llevar a la banda de Ben Bridwell te hará parecer interesante y cool, mejor escucharlos en solitario y con unos buenos cascos.

“Toro”, de El Columpio Asesino: Uno de los hits indies de los últimos años que sin duda te traerá buenos recuerdos y hará las delicias de cualquiera de tus amigos indies (excepto Isa Poupette). Sin embargo, 14 segundos de guitarras castigadas sin piedad no la hacen muy adecuado para el propósito que buscamos.

“Standing next to me”, The Last Shadow Puppets: Uno de los mejores temas de la otra banda de Alex Turner que te envolverá de cierta elegancia vintage; por desgracia, Miles Kane empieza a cantar demasiado pronto, y las piezas vocales no molan como tono de llamada (¿no os recuerdan a esos horribles politonos en plan «cógelo papi que te están llamando»?

Don’t look back in anger”, de Oasis: Todos los gafapastas sabemos que Blur molaban más que aquellos hooligans sin estilo de Oasis, pero los 5 primeros segundos de teclado y los bellos acordes de guitarra posteriores, hacen de esta canción muy adecuada para aquellos que se quedaron en los 90 y aseguran que «todo lo que suena ahora apesta».

“11th dimension”, de Julian Casablancas: El discotequero debut en solitario del cantante de The Strokes no es ni demasiado hipster para los mainstream ni demasiado easylistening para los indies. Este tema además te da unos segundos de low base para que puedas cogerlo antes del estallido nuevaolero.

“Friday I’m in Love” de The Cure: La canción menos cure de los Cure contiene en sus primeros 15 segundos el mejor pop de toda su discografía. Ideal para ponerla de tono cuando te llama tu novia: tú disfrutarás de unos acordes geniales y ella pensará que lo has puesto en su honor. Jugada redonda.

“Lejos de casa”, Amarillo: El maravilloso punteo de los primeros 12 segundos de esta canción son perfectos para un tono de llamada: acordes claros y nítidos que se dejan escuchar con facilidad y sin distorsiones. Además, como a Amarillo no los conocen ni en su barrio, difícilmente encontrarás a alguien con la misma sintonía.

“Hate to say I told you so”, de The Hives: Otro gran riff de guitarra que te concede 7 segundos antes de desencadenarse la tormenta instrumental que supone este tema de la banda sueca. Y como ha sido utilizado recientemente en el spot de una marca de automóviles, irás más que nunca a la moda pudiendo decir eso de «yo ya los conocía de antes».

“We are the Sleepheads”, de Belle & Sebastian: Los agradables acordes de esta canción (15 segundos de batería y guitarra marcando el ritmo) son lo suficientemente agudos como para escucharse con facilidad desde tu bolsillo sin distorsionarse a través del diminuto altavoz. Además, con los escoceses en tu podrás pasar por un purista del indie sin necesidad de llevar canciones infumables.

“The story of the ink”, de David Holmes: Incluyo esta canción del genial compositor irlandés no para ser utilizada como tono de llamada, sino como alarma; el suave ritmo in crescendo de esta pieza instrumental es ideal para ir despertándote poco a poco, sin sobresaltos. No apta como alarma el día del último examen de la carrera.

Y vosotros, ¿qué canción lleváis en el móvil?

El Viaje de Rose @Sala Aftasí, Badajoz (23/02/2013)

El estilo de El Viaje de Rose va mucho más allá que el pop como tradicionalmente lo entendemos porque bebe de múltiples fuentes y recoge las influencias personales de todos los miembros de su banda, cada uno con historiales muy distintos. El resultado es una fusión de pop, funky, blues, jazz… y otras tantas músicas del mundo que hacen de su repertorio un conjunto de temas muy variado y que da mucho juego a su directo, una actuación que ya empezó con mucha energía y que acabó suponiendo una auténtica fiesta (globos incluidos). Mucho tuvo que ver el público asistente, numeroso y entregado (también mucho fotógrafo, ojalá se viera tanto medio en todos los conciertos); y es que se notó que El Viaje de Rose jugaban en casa y las tenían todas a su favor (también el escandalosamente bajo precio de la entrada, menos que una entrada de cine, para ver un espectáculo en vivo que no es poco).

Centrándonos en el concierto, el motivo ayer era la presentación de un segundo álbum homónimo, compuesto por Ana Broncano y Dani Cardiel, que supone la consolidación de un trabajo que ha ido ganando en experiencia y madurez con el tiempo. Sobre el escenario, la formación titular (Ana y Dani, junto con David KP y David González) estuvieron acompañados por un buen puñado de amigos que se iban sumando y rotando con uno u otro instrumento (violín, saxofón, trompeta…), y que al final se unieron para formar una atípica orquesta (en total nueve personas sobre las tablas). Mención especial merece la presencia del bailarín Juan Carlos Guajardo, que interpretó una bella coreografía de danza contemporánea acompañado de Ana al micro y David al teclado.

En definitiva, un excelente punto de partida para una gira que se antoja (y así lo deseamos) el punto de inflexión definitivo para que la carrera de esta buena banda vaya definitivamente hacia arriba y el nombre de El Viaje de Rose empieza a sonar con fuerza en los mentideros del sector.