Julio Ruíz repasa su homenaje de Contempopránea en su Disco Grande de hoy

El locutor hará un especial Contempopránea 2011, hoy a las 16h. en Radio 3, con las versiones de su homenaje en el festival extremeño

Los oyentes de Radio 3 RNE podrán seguir hoy miércoles el especial sobre las versiones que realizaron los grupos participantes en el Festival Contempopránea 2011, con motivo del homenaje por el cuarenta aniversario del emblemático programa ·Disco Grande que dirige Julio Ruíz.

La idea del homenaje se desarrolló en torno a una lista de canciones propuestas por el propio Julio Ruíz, para que cada banda participante eligiera la canción a revisar en directo durante el transcurso de su actuación en el festival extremeño.

Las versiones que se oirán en el programa son:

Xoel López : “This charming man” (The Smiths)
Sexy Sadie: “See you” (Depeche Mode)
Ellos: “Huesos” (Los Burros)
The School: “Breakaway” (Tracey Ullman)
Dënver: “Deja de bailar” (Carlos Berlanga)
Mendetz: “Beat it” (Michael Jackson)
Cajón de Sastre: “Fuerte” (Surfin Bichos)
Delafé y las Flores Azules: “La negra flor” (Radio Futura)
Band a Part: “Bringing up baby” (Talulah Gosh)
Souvenir: “Tainted love” (Soft Cell)
Zipper: “That girl” (Tender Trap)
Bearsuit: “Virginia Plain” (Roxy Music)
Shining Crane: “Don’t you want me” (Human League)
Megaafonia: “Livin’ thing” (Electric Light Orchestra)
Triángulo de Amor Bizarro: “Soy un truhán” (Julio Iglesias)
La Bien Querida: “Vini Vidi (La Buena Vida)
El Columpio Asesino: “ Bull in the heather (Sonic Youth)
Cats on Fire: “Your woman” (White Town)

South Pop 2011: un festival exquisito

El gallo verde es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra, pidiéndome crónica en este caso para el Santa Teresa South Pop de Isla Cristina. Y yo no les puedo negar nada cuando me ponen esos ojillos.

TEXTO: EL BAJISTA BAJITO | FOTOS: BLANCA GODOY

Viernes 9

Que tiene mi niño de feo que yo no lo veo

Sobre las siete llegamos a Isla Cristina, con gran gozo en el alma y el espíritu. Vamos, que mis entrañables acompañantes hicieron otra vez la jugada de obligarme a parar en algunas gasolineras para ponerse tibios de cerveza. Como conductor sólo les podía hacer réplica con red bull, así que llegué a Isla Cristina como si hubiese viajado en la parte de atrás de la furgoneta de Pony Bravo.

Fuimos directamente al recinto tras dejar las mochilas en el hotel. Al no haber plazas en el Barceló (justo al lado del festival) nos alojamos en el Oasis Isla Cristina, un hotelazo con una piscina en plan resort caribeño, con buen bufete en el desayuno y habitaciones (más bien apartamentos, con salón y cocina) espaciosas y muy cómodas. Fin de la publicidad.

De este golpe, y tras haber estado un mes rellenando cuadernillos Rubio, me armé de valor y de bolígrafo para hacer una crónica digna de este vuestro blog. Tomé unas notas excelentes, justificadas, a doble espacio y con una caligrafía para enmarcar, pero… señorita, el perro se comió mis notas. Así que intentaré recordar qué se coció en el que ha pasado a convertirse en mi festival favorito de todos los tiempos.

Antes de meternos en harina, debo decir que fue la primera vez que acudía al South Pop, y que pese a que todos los conocidos que habían pasado por él me habían relatado maravillas del festival, hasta que uno no lo disfruta por sí mismo no se da cuenta del nivelazo que hay allí. A saber: se desarrolla en un parque en el que hay cinco mil metros cuadrados de cuidadísimo césped, no hay que hacer cola prácticamente para nada , hay un recinto habilitado para los críos a los que cuidan con especial mimo, hay una zona en plan lounge con sofás y mesitas, DJs que pinchan entre banda y banda, personal de limpieza que está trabajando durante toda la noche pendientes de que no haya suciedad en el recinto… y sobre todo, un cartel nada oportunista, escogido con mimo y un público respetuoso y educado con ganas de pasarlo bien. Una delicia.


Odio París: les tocó a ellos abrir, situación complicada pero que solventaron con nota. Una pena ver un concierto intenso como el que ofrecieron siendo todavía de día. Estuvieron muy bien, a pesar de todo. Buena banda.

Montevideo

Montevideo: a pesar de que les tengo aprecio personal hasta ahora no les había visto un concierto en el que me sorprendieran. En el South Pop lo hicieron, ofreciéndonos una actuación con banda en lugar de las programaciones que utilizaban antes, en el que repasaron su nuevo LP “Vértigo y Euforia”. Bien por los sevillanos, además proyectaron unas visuales muy curradas que hicieron que el concierto resultara redondo.

Miele: por bandas como esta es por lo que es grande el South Pop. No nos dejaron con la miele en los labios (patapatum CHSS). Prácticamente desconocidos para el grupo español, dieron uno de los conciertos del viernes. La versatilidad de unos belgas que no dejaban de cambiarse de instrumentos y que animaron el cotarro con ritmos acelerados y fusión de estilos. La cantante era una belguita que tocaba el trombón. Jijiji ha dicho trombón.

Pony Bravo: una de las muchas mentiras del indie. Cuatro gurús deciden que Pony Bravo han grabado uno de los discos del año, y nadie lo discute . Todos aplauden un proyecto que a veces parece que se está riendo de este mundillo. Su disco “un gramo de fe” no me disgusta, es más “noche de setas” es una de mis canciones de este año, pero en directo son bastante flojos. Supongo que habrá que ponerse como las grecas para entenderlos. Mención especial a “la rave de Dios” himno de las JMJ.

Catpeople: los vigueses cerraban la primera jornada, y dieron un concierto emocionante, como acostumbran. Se lo pasaron teta, y se les notó especialmente motivados. Otras veces los he notado más fríos en el escenario (tampoco es que sean la alegría de la huerta), pero de este golpe lo dieron todo.

Dominique y su ejército de guerreros de terracota

Dominique A: el tío es un icono de la Chanson, y una influencia para muchos artistas. A mí, que no entiendo francés y que a ciertas horas necesito algo más que un señor con una guitarra lanzando loops y cantando, me aburrió soberanamente (sonido de pistolas cargándose portadas por gafapastas que me quieren matar… tranquilos que casi me mata Dominique A, pero de aburrimiento). Hay conciertos en los que el escenario apropiado es un teatro, y este era el caso. Fue muy ovacionado por sus seguidores, que no perdieron detalle del concierto (desde arriba parecían guerreros de terracota, no se movían ni un pelo). Dominique A tiene mucha clase, pero podía haberse traido una banda. Así parecía que venía de vacaciones, a pasar el trámite y colar de rondón a su señora Laetitia Velma.

Tras los conciertos, pincharon los DJs, pero no mucho, ya que hubo un apagón que dejó sin luz a medio pueblo.


Sábado 10

Tras dormir arrullados por el sonido del mar, nos levantamos a desayunar como si hubieran avisado que a las doce se acababa el mundo. Después, siestita del burro en la piscina con la mujer barbuda DJ poniendo clasicazos, cervecita y a comer al pueblo. Suelo ser muy exagerado contando las cosas, pero de este golpe lo que os relato es la realidad: nos convertimos en el centro de atención del restaurante, que exageración, qué manera de comer pescado y beber vino, una cossaaa… pensábamos que nos iba a entrar la gota y que se nos iban a poner los dedos gordos como cabezas de enano, pero al final no. Siestita en la piscina con su gin tonic y sus pin y pon DJs, y otra vez para el recinto del festival…

Linda Mirada: es muy mona, y no dudamos de que su mirada será linda y sobre todo, limpia, pero para abrir fuego es necesaria más sangre. Lleva una buena banda (la chica de los sintes es muy buena) pero a ella le faltó un poquito. De todas formas es muy complicado abrir la jornada de un festival, y tuvo su grupo de seguidores dándolo todo.

Laetitia Velma: léase lo comentado para Dominique A. Laetitia tiene una voz preciosa, y toca muy bien el piano, además estuvo bastante animada todo el concierto, derrochando toda la simpatía que un francés puede derrochar. Me aburrió. Además, según mi amigo Jesús, cuando se movía era como si bailara sevillanas pero para abajo.

LCMDF: fan instantáneo de la banda que hizo el mejor show de todo el South Pop, junto a Micah P. Hinson. Grandes canciones, buena interpretación de los temas y sobre todo… actitud. La cantante estuvo gamberra, sexy, saltarina, expresiva, y no perdió el tono en ningún momento. Tiene todo lo que le pido a una front-woman, la última vez que una cantante me conquistó así fue la vocalista de The Gift. Conciertazo, confío en que esta banda llegará lejos.

En el cole le cayeron cienes de collejas

Micah P. Hinson & Tachenko: Micah presentó en el South Pop su último proyecto, que consiste en que toca un disco que le ha impactado de principio a fin. En esta ocasión, tuvimos la posibilidad de disfrutar de su versión del “Trompe le Monde” de los Pixies. Fue otro concierto para enmarcar. Los Tachenko se salieron del pellejo, fueron intensos, rockeros y una dignísima banda para Micah. Sonaron atronadores. El de Memphis es un auténtico personajazo. Salió a escena con una estética que podría haberle diseñado Charles Dickens, con brazo roto incluido. Qué penilla daba. Se fumó un paquete de tabaco enterito durante la actuación, con su boquilla eso sí, y tuvo algunos momentos a lo Pepe Viyuela, tirando el micro, tardando dos minutos en quitarse el sombrero… es enorme. Transmite muchísimo y tiene un chorrazo de voz.

Exsonvaldés: suenan de fábula, tienen grandes temas y unas melodías increíbles. Lo único malo es que en el escenario son muy paraetes. Aún así, consiguieron conectar con el público en un concierto muy emotivo.

Saint Etienne: los Saint Etienne eran otras de las bandas míticas que pisaban el South Pop este año, motivo de satisfacción de organizadores y asistentes por poder ver a estos dinosaurios de la música. A mi me parecieron la orquesta vibraciones, abrieron el concierto con canciones de dance europeo de antaño y ellas bailaban como unas señoras en una boda, además el soniquete midi se me metía en el cerebro. No aguanté todo el concierto y huí como alma que lleva el diablo. Me comentan que el auditorio, lleno de seguidores de la banda, disfrutó como nunca de este concierto. Yo soy más cateto.


Creo que estoy teniendo un dejavú

El domingo y ante la ausencia de omeprazol decidimos volvernos a nuestra tierra sin tener oportunidad de degustar la barbacoa de despedida que habían preparado a los southpoperos. Volvimos con nuestro palentino apadrinado en el asiento de atrás, con las mismas gafas y la misma carita de azucena de otras ocasiones.

Desde este año, nos declaramos fans absolutos de este precioso festival, organizado con mimo y al que es difícil ponerle ninguna pega. Tengo la impresión que, desde ahora, faltaremos a pocas ediciones.

Sonorama 2011 en tweets

Si hay algo de lo que hemos disfrutado en nuestro fin de semana largo en el Sonorama ha sido de la música, pero no hemos podido evitar sucumbir a las nuevas tecnologías y nos hemos reido un monton con twitter, porque a la gente no le falta imaginación.

Estos son los twitts que más gracia nos han hecho de los que hemos podido recuperar:

  • gem_torres: Si te llamas Eladio… una de dos, o eres profesor de tecnología… o montas un grupo de música!xD #Eladioylosseresqueridos #Sonorama11
  • otrodiademierda: Coque Malla, veinte años de carrera y tienes que aguantar que solo tarareen la canción del IKEA.#Sonorama11
  • zsu__zsa ..::d-_-b::.. Del condensador de fluzo a cualquier otra parte #sonorama11
  • TamaraSlayer Tengo discos rayados en el coche que suenan mejor que el concierto de Dorian. #sonorama11#sonorama_rne3
  • david_verdu: Sonorama quotes "Ayer bebí como si tuviera un hijo en la cárcel" #Sonorama11 @sonoramaribera
  • cvazper: Modernos con hijos que se les caen al suelo #Sonorama11
  • otrodiademierda: Me voy a ir a duchar. Voy a empezar a pensar en follar en grupo y marranadas parecidas para darme la ducha caliente. #Sonorama11
  • eldesastre: Hemos avistado al cantante de Arizona Baby en la piscina, eso sí, en camiseta y tejanos, que es una rockstar. #sonorama11
  • trucootrato: Cómo lleváis el bolo de Lapido? Ponéis cara de conocer las canciones o qué? #Sonorama11
  • cvazper: Mamá. No son todavía las 21.00 y ya voy pedo #Sonorama11
  • otrodiademierda: Uno no tiene concepción de cómo de rápido puede perderse la dignidad hasta que vive una zona de acampada de festival. #sonorama11
  • tutxoa:  Tengo derecho a mi siesta #sonorama11
  • lamujertirita:  Me gusta cuando estas de resaca porque estás como ausente #Sonorama11
  • pedroblanco:  Lo de ayer que fue? @Supersubmarina? Nek? Alex Ubago con distorsión? Eso sí el publico les quiere más que a Paquirrin!! #Sonorama11
  • mreche7:  Siestas que sientan como si Chuck Norris te enchufase una patada giratoria. #Sonorama11
  • humidificador:  Guille mostaza dice que está de resaca pero lo que va es ciego perdido.y esta cantando diferentes!!!!! #Sonorama11
  • kade: por unaltrabirra: Sentirse casi un delincuente por ponerle el tapón a una botella de agua #delitosdemodernos#sonorama11
  • otrodiademierda:  Segundo gol del Barça. Se me acaba de quedar la voz como al cantante de Rinôçerôse.#sonorama11
  • jordiolin:  Jajajjajj acabo de recibir un twet del bateria de la bienque, mientras toca, anunciandome un gol de villa @Manolocajonero#sonorama11
  • david_verdu:  Camiseta vista en @sonoramaribera "No soy friky, soy un hechizo de nivel 9" Tremenda!#Sonorama11
  • trucootrato:  Han fichado a Cesc, han fichado a Cesc! Confirmado para el #Sonorama11 o 12
  • Halura:  Definición de masoquismo: meterse en un polyclean y tardar 10min en salir #Sonorama11
  • Telesa_lh:  Hasta mi madre distinguiría ahora mismo al público de Cycle y de Amaral en #sonorama11#putoscliches
  • Piterotoole:  Como nicholas cage en aranda del duero. Será tu voz, será el licor, será el orujo del restaurante el Pastor. #Sonorama11
  • PatriKueira:  Lo más lógico después de 4dias de duchas heladas en #Sonorama11 es que el agua templada de tú casa te parezca muy caliente xD

Sonorama Ribera 2011: Viernes

La mañana de la segunda jornada de Sonorama nos levantamos frescos como lechugas, nos habíamos acostado pronto y habíamos dormido medio bien, aguantando bastante en las tiendas gracias a la sombra del camping, aunque un poco nerviosos por la lluvia de pinchos de pino y caquitas de ardilla.

Después de un desayuno a base de pincho de tortilla, nos fuimos al pueblo, esa mañana tocaban en el escenario Bodegas, en pleno centro de Aranda, Cyan, Stay y Fuel Fandango, y en el escenario RedBull, Mechanismo, Ultima Experiencia, Mine! y Kenedy; pero nosotros elegimos el primero.

CYAN

-Isa.p-

Realmente, lo único que conocíamos de ellos era “Te deslizas”, “Turistas heridos” y poco más, pero con un directo lleno de energía nos engancharon desde el primer momento. La voz de su cantante, Javi Fernández, sonaba impresionante en aquella preciosa plaza rodeada de casas de piedra y con un sol que ya empezaba, a pesar de que nos habían dicho que en Aranda hacia fresco, a picar en la cabeza. Fueron cantando tema a tema y nos hablaron de su reciente EP e incluso hicieron una versión, Bañada en salitre de Quique González. Conectaron con el poco público que había aún, que se aglomeraba en las pocas áreas de sombra, e incluso Javi se atrevió a bajar a bailar con un lugareño que no había parado de bailar en todo el concierto. Mereció la pena madrugar para verlos.

FUEL FANDANGO

-Isa.p-

Después de otra parada técnica para el avituallamiento, porque los pinchos de tortilla ya se habían quedado muy lejos y no hay nada que quite mejor la sed que una caña bien fría, nos fuimos al escenario de Las Bodegas para ver si conseguíamos algo de sombra, pero a estas horas ya era imposible. Ante un público totalmente eufórico, los Fuel Fandango defendieron un directo impresionante, con su fusión de ritmos de funky, electrónica, soul… y un claro deje (dehe con “h” aspirada) flamenco que hacía bailar a los asistentes a pesar del calor abrasador de las horas y que les hacía gritar después de cada canción “¡escenario principal!“.

Todo, desde el look flamenco pin-up pasando por las flores, el abanico y los bailes, acompañado de una voz espectacular, las guitarras y los bailes, hicieron de este concierto uno de los más bailados y aclamados por el público.


Tras los conciertos de la mañana nos fuimos a hacer turismo gastronómico de pinchos, vinos y vermuts en un lugar llamado “El lagar de Isilla”, donde coincidimos con nuestro amigo Iker (ducha de vino incluída) que nos presentó a Ander(que nos recomendó varios grupos) y donde conocimos a mucha gente más. Éste se convirtió en el lugar de encuentro con gente de distintos puntos de España, sobre todo del norte, durante todo el Sonorama, pero estas horas las dejamos para nuestro recuerdo…

Una vez hechas las nuevas amistades y después de ponernos al día con los conocidos, nos fuimos al camping a disfrutar de una ducha bien fresquita, perdiéndonos, muy a nuestro pesar, a Biggot y Tachenko.

LOS CAMPESINOS!

-El_Tesorero-

Tenía muchas ganas de ver a Los Campesinos en directo, sobre todo desde que se anunció (y canceló) su actuación para el Contempopránea 2010, una banda que parece hecha para el directo en festivales y que prometía mucho con su gran variedad de arreglos instrumentales (como también ocurre con Hola a Todo el Mundo, por ejemplo). Sin embargo ya desde el principio noté que la actuación de los galeses me estaba dejando frío y enseguida corroboré que no era el único, pues el público no pudo conectar con la floja interpretación de la banda ni con un Gareth en bajo estado de forma que sin embargo se esforzaba por estar simpático y hablador con los presentes. Quizás el problema no fue de ellos sino del deficiente sonido durante su actuación, donde la batería se solapaba constantemente y apenas se oían los instrumentos más melódicos (violín, flauta, xilófono…). Sólo con la interpretación de sus grandes éxitos, “Death to Los Campesinos!” y sobre todo “You! Me! Dancing!”, el público parecía despertar de su sopor y entregarse a la fiesta, pero poco más dio de sí un concierto a la postre decepcionante.

LOS NIÑOS MUTANTES

-El_Tesorero-

Los granadinos son una garantía de fuerza  y garra en cualquier festival o sala, son extremadamente regulares que no predecibles, pues saben dotar a cada actuación de pequeños giros que hace cada cita única. Sin embargo, de todas sus actuaciones a las que he podido asistir (que no han sido pocas), ésta es la que más frío me ha dejado, sin que ello suponga una catástrofe, pero sí los he notado menos potentes de lo habitual. Quizás por la decepción que había supuesto el concierto de Los Campesinos! o quizás porque me declaro fan incurable de la banda liderada por Juan Alberto Martínez, el caso es que deseaba con todas mis fuerzas enfrentarme al vigoroso espectáculo al que nos tienen acostumbrados.

Nada grave que reprochar, de cualquier forma, a una banda que siempre lo da todo, y en todo caso estuvieron simpáticos y agradables con el público, brindando con whiskey por los presentes e invitándonos a bailar con “Quiéreme como soy” o a subir al escenario con “La Voz” (tongo total en la elección de los voluntarios, por cierto). Sólo lamento que ya apenas hagan concesiones a trabajos anteriores más allá de su versión del “Como yo te amo”, para alimentar la nostalgia de los que seguimos a la banda desde sus primeros discos.

NACHO VEGAS

-John Nash-

Sobre las 22:20 horas, entre Niños Mutantes y CatPeople, pudimos disfrutar de las tablas del cantautor fatal de Gijón  que nos obsequió con un concierto bastante romántico o devastador, según se mire,  con un repertorio lleno de canciones de su último trabajo, La Zona Sucia, y grandes clásicos de su discografía como El hombre que casi conoció a Michi Panero o Dry Martini, SA. Acompañado de sus inseparables Abraham Boba y Xel Pereda, Nacho llenó el escenario Heineken con temas como Cuando te canses de mí o Perplejidad donde el coro de niños fue suplido con creces por un público totalmente entregado. Quizás no fuera un concierto apabullante pero si estuvo cargado de una intensidad poco habitual en este tipo de macroconciertos.

CATPEOPLE

-El_Tesorero-

Concierto para la nostalgia de la banda gallega, que disfrutamos acompañados del resto de la delegación extremeña, pues CatPeople saben dejar su impronta allá por donde pasan y con sus múltiples visitas a Extremadura han conquistado el corazón de los fieles de la Sala Aftasí y del Contempopránea. Y todo ello a pesar de centrar su actuación en los temas de su recientísimo último trabajo Love Battle (December, 2011), con el que la banda de Adrián Pérez nos hizo saltar y bailar sin parar (Isa P. incluso rompió sus gafas en plena vorágine); eso sí, ellos sí supieron dar concesiones a sus fans de largo recorrido interpretando los hits de sus anteriores discos, como una versión potenciada del “Goodbye Angel” o una “Mexican Life” cantada a coro por el público asistente. En definitiva, una completísima actuación llena de la energía de su último álbum y de la emotividad más propia de los anteriores.

IVÁN FERREIRO

-Isa.P-

Hacía mucho tiempo que no veía a Iván Ferreiro en directo. Sabía que no me decepcionaría y quería escuchar desde el primer segundo su concierto. Mientras la multitud se aproximaba al escenario, empezó a sonar la característica entrada de la Metro Goldwing Meyers seguida de la banda sonora de Expediente X, mientras Iván, acompañado de su hermano Amaro y del resto de la banda, se posicionaban en el escenario para comenzar el concierto con Paraísos perdidos, para continuar desgranando sus trabajos en solitario con canciones como  Farenheit 451, Ciudadano A, Extrema pobreza… con un espectacular directo en el que se notaba cómo estaban disfrutando tanto los que estaban sobre el escenario como los que estábamos frente a él, que coreamos cada una de las canciones que sonaron. Nosotros, que nos quedamos detrás, pudimos comprobar que fue uno de los conciertos más multitudinarios de lo que llevábamos de festival (sobre todo por las largas colas que se formaron en la zona del WC cuando terminó).

DORIAN

-John Nash-

Más allá de las tres de la mañana Belly, Marc y compañía salieron al escenario principal dispuestos a darlo todo sin saber la que se les venía encima. Y es que el hasta entonces aceptable sonido de Sonorama 2011 dijo basta y las primeras canciones de Dorian fueron un mero karaoke en las que el público nos afanamos por entonar mientras Marc se desgañitaba y miraba aun lado y a otro buscando soluciones. A medida que pasaban las canciones el micro fue cogiendo algo de volumen, insuficiente en todo caso, y pudieron escucharse temas como Cualquier otra parte, Estudios de mercado ó La noche espiral. Pero como a perro flaco todo son pulgas, se puso a llover y, no sé si sería por eso o no, Las malas semillas con su  “nananana” en bucle durante un buen rato llevaron el concierto a su fin. Dorian han demostrado con creces que se merecen cerrar el escenario principal de un festival de estas características y fue una pena que la gran cantidad de gente que esperaba su concierto se fuera con mal sabor de boca por fallos técnicos.

IN BETWEEN DJS Y EME DJ

La programación para la carpa de los DJs invitaba a aguantar hasta el final con la presencia a los platos de nuestros amigos de Inbetween, la ya megaestrella EME DJ y los siempre divertidos Pin y Pon. El ambiente en “la carpa” (pabellón acondicionado para la ocasión) ya presagiaba lo peor, largas colas de zombies a los que sólo nos faltaban que nos diesen el tiro de gracia; una vez dentro, más gente haciendo cola en los baños (no quiero saber para qué) que en la barra para pedir, y la multitud entregada a la rave como si no hubiese mañana. Los Inbetween pincharon un repertorio de lo más hardcoreta con que el nos hicieron sacudirnos sin concesiones al descanso; debo reconocer que me esperaba de ellos más hitazos procedentes del cancionero popular indie, pero quizás el público del Sonorama, y su estado a esas horas, no invitaban a ello.

Tras ellos, la queridísima y criticadísima a partes iguales EME DJ, a la que tenía muchas ganas de ver desde que suspendió su sesión en el Club Aftasí de Badajoz (en borradores aún tengo mi artículo de “10 razones para ir a ver a EME DJ”); el alter ego de Marta Fierro planteó una sesión algo más amable que la de sus predecesores en la cabina, en la que no faltó la ya archiconocida remezcla (junto con Fiumichino) del “Errante” de los Niños Mutantes (que precisamente pasaron por allí y subieron a saludar a la gallega); por desgracia, no pudimos quedarnos para ver si pinchaba la que para mí es otro de sus mejores mixes, el de “Buena ortografía” de la banda madrileña Chorro de Leche, ni para disfrutar de la seguramente genial sesión de los Pin y Pon, pero el cansancio acumulado por la falta de horas de sueño y las incomodidades del cámping había hecho mella en nosotros. Nos esperaba un sábado muy largo.

Sonorama Ribera 2011: Jueves

TEXTO Y FOTOS: EL GALLO VERDE

El Sonorama Ribera empezaba su 14ª edición con una jornada (la primera de cuatro) cargada de clásicos del pop español, con nombres como La Frontera, Sex Museum o Coque Malla en el escenario Heineken, además de bandas como Triángulo de Amor Bizarro, omnipresentes en este verano festivalero, los murcianos Varry Brava, muy esperados por el público del Sonorama, o nuestros paisanos Blame The Dog, a los cuales nos hizo especial ilusión verlos.

La Sonrisa de Julia

-John Nash-

Después de saludar a Ana Espiral en la puerta y pedirnos el primer cachi de kalimotxo del festival (luego vendrían muchos), sobre las nueve de la noche, nos acercamos al escenario Heineken para ver el primer concierto del día. Aunque ya lo encontramos empezado vimos lo suficiente para afirmar que la banda de Marcos Casal dió el pistoletazo de salida ideal a esta decimocuarta edición del festival de Aranda. Una legión de sonrientes copaba un gran aforo para la hora que era y coreaba todas las canciones, en especial con Puedo y sobre todo con Loco, hit de su último disco “El hombre que olvidó su nombre”. El jueves era día de entrada libre por lo que la música de La Sonrisa de Julia, injustamente comparados una y otra vez con quien ya todos sabemos (tal vez por el parecido físico de sus dos cantantes), amenizó la tarde-noche tanto de  muchas familias que se acercaron al recinto con sus pequeños como de multitud de parejitas que se abrazaban al ritmo de las contagiosas canciones de La Sonrisa de Julia.

Eladio y Los Seres Queridos

-John Nash-

Sobre las 21:20 horas comenzaba en el escenario Ribera del Duero, menos grande, pero sin desmerecer, el concierto de Eladio (que ya no Elodio) y sus seres queridos. Abrieron con España a las ocho y Miss Europa, muy propias para un momento de la tarde en el que ya anochecía. Continuó mezclando temas de su primer disco “Esto que tienes delante” con otros de su album más reciente “Están ustedes unidos”. Así Están ustedes unidos o Sueño de Dios sonaban más energicos que en sala con nuevos arreglos electrónicos, que aun siendo bastante sutiles se agradecen. Quizás por eso en ese momento asomaron la cabeza sus paisanos de TAB. Para cerrar optaron por Non quero perderte(en galego), Al Himalaya y la versión de Forever young con la que cierran habitualmente todos sus shows. En el manido y divertido debate sobre horas de actuación que no cuadran para ningún grupo Eladio y Los Seres Queridos demostraron que todo es cuestión de actitud, y de eso van sobrados.

Coque Malla

-Isa-P.-

Después de ver a Eladio, fuimos a uno de los conciertos más multitudinarios del Jueves. Los asistentes al festival, se iban acercando poco a poco al escenario Heineken, quién sabe si por ganas, por curiosidad o por ver si cantaba el tema que, desgraciadamente, ha hecho que este en boca de aquellos que no le conocían(si, el de esa tienda de muebles suecos), no hay mal que por bien no venga. Nosotros fuimos por curiosidad y nos quedamos muy impresionados por su directo, además que fue uno de los primeros a los que le acompañó el espectacular juego de luces del escenario principal, ya había oscurecido.

Entre su repertorio, tocó canciones de su nuevo disco como “Termonuclear” o “Despierto” y de los trabajos anteriores, además del más coreado de todos (cosa muy criticada por mucha gente) “No puedo vivir sin ti”

Nos fuimos muy satisfechos de haber visto este concierto y, además, lo vimos casi entero al lado de los hermanos Ferreiro que, amablemente, se hicieron una foto con nosotros.

Miss Caffeina

– El_Tesorero –

Criticados por muchos (nosotros entre ellos), lo cierto es que a base de regalar sus EPs y de saber promocionarse en las redes sociales han logrado hacerse con una legión de incondicionales fans (muchachada en su mayoría) que los han llevado en volandas hasta el escenario Ribera. En plena promoción de su primer LP (Imposibilidad del Fenómeno, Gigntik 2010), ofrecieron un concierto solvente que no defraudó pero tampoco sorprendió, y en el que destacó la interpretación a dúo de su cantante Alberto Jiménez (rollo Bowie/Black Swain para la ocasión) con una rubísima Zahara del tema “Qué sabe nadie” de Raphael (¿sacrilegio?).

Blame The Dog

-Isa-P.-

Aunque este concierto en la Carpa Future Stars coincidía con el de la Frontera, decidimos que debiamos apoyar a nuestros paisanos y ver su directo en festival, porque ya los habíamos visto en sala.

Cuando llegamos acababan de empezar, pero ya nos dimos cuenta de que la carpa no tenia la mejor acústica del mundo (tenia la peor acustica del mundo) y que el humo no acompañaba demasiado, porque deslucía un poco el escenario. Pero a los pacenses no parecía importarles nada de esto, ni que desgraciadamente hubiera poco público (aunque si es verdad que a medida que iban tocando la carpa se iba animando) y lo dieron todo sobre el escenario, mostrando un repertorio lleno de guitarras cañeras, batería contundente y con la gran voz de su vocalista, Alfonso. Uno de los temas que tocaron lo dedicaron a la hija recién nacida de uno de ellos y tocaron una gran versión de “Girls just wanna have fun” que levantó al público aún más. ¡Y es que de los locales de Blas no sale nada malo!

Triángulo de Amor Bizarro

– El_Tesorero –

El cuarteto gallego, nombre imprescindible para cualquier festival este verano, no faltó a Sonorama. Brutales y poderosos como siempre, parece que el público no estuvo tan entregado como en otras citas aunque, eso sí, enloqueció con temas como “De la monarquía a la Criptocracia”; no faltaron tampoco hits de su álbum debut, como “Isa Vs. el Partido Humanista”, que la bajista (más aclamada que nunca) nos dedicó a sus incondicionales. También interpretaron su novísimo tema (ése que estrenaron en el Ocho y Medio y que nosotros sepamos aún no tiene título), que suena ya mucho más rodado y definido.

Varry Brava

-John Nash-

Y después de TAB, como a eso de la 01:20 horas, volvimos a la Carpa Future Stars a poner el fin de fiesta con un concierto al que le tenía(mos) muchas ganas, el de los murcianos Varry Brava. Y es que su estilo disco ochentero venía que ni pintado para cerrar, Chema Rey dj aparte, la noche del jueves. Con un recinto bastante lleno, sus chaquetas rojas y camisas blancas con chorreras dieron comienzo al show justo en el momento en que llegaba la segunda facción pacense que se quedó a saltar con los de Murcia. Un concierto en una carpa, para cerrar y con la gente más que eufórica puede llegar a confundirse con una rave pero Varry Brava supieron manejar la situación ofreciendo una sesión muy discotequera sin separarse del indie como demostraron con una gran versión de La fiesta de los maniquíes de Golpes Bajos. Después de adelantar alguna primicia de lo que será su próximo disco cerraron en todo lo alto con sus dos grandes hits: No gires y Radioactivo.


Contempopránea 2011 te presenta a: Delafé y las Flores Azules

Texto: El_Tesorero | Fotos: El Gallo Verde | Youtube: David Sinsangre

Delafé y Las Flores Azules (ya sin Facto) siguen suponiendo un rara avis dentro del panorama musical español, a pesar del indudable éxito de su fórmula que podría haber animado a otros a seguir su estela. Sin embargo, su propuesta de hip – pop (según varios medios) sigue siendo prácticamente única en el mercado, un sonido que además han sabido renovar paulatinamente sin introducir revolucionarias novedades.

Como digo, un concierto de Delafé y las Flores Azules supone hoy un espectáculo único; algunos los podrán tachar de seguir haciendo lo mismo desde hace varios años, pero la verdad es que su propuesta no cansa y sigue teniendo una gran acogida en un público (el indie) ya de por sí bastante exigente. En cuanto a los cambios sufridos (al menos con respecto a la última vez que los vi), la más evidente claro está es la ausencia de las bases de Marc Barrachina (Facto), aunque para ser francos apenas se nota pues las programaciones están ahí junto al resto de la banda, compuesta además por guitarra, batería y viento-metales; todos ellos constituyen el nuevo sonido de la banda, mucho más pop y luminoso si cabe que en épocas anteriores.

La otra novedad es el protagonismo cada vez mayor de Helena Miquel en el apartado vocal, y también porqué no, como frontwoman de la banda. Sería estúpido no aprovechar las virtudes vocales (entre otras) de la barcelonesa, aunque siempre a dúo con Oscar D’aniello, que no pierde un ápice de carisma junto a su compañera. La química entre ambos sigue intacta y fresca como en el primer día, ambos cantan, saltan y bailan en una armonía casi coreográfica (increíble Helena sobre esos taconazos), que suponen junto con los juegos vocales y la magnífica interpretación instrumental de la banda, un espectáculo visual que engancha desde el minuto uno y contagia una energía y optimismo que no te deja parar de cantar y saltar en cada tema.

En cuanto al repertorio, no faltaron los hits del Vs. las Trompetas de la Muerte (Warner Music, 2010) como “La Primavera” o “Río por no llorar”, ni tampoco los imprescindibles de su anterior trabajo, como “El Indio”, que supuso un doble homenaje a Julio Ruíz (“Julio en la onda, cinco de la tarde”) junto a la versión que hicieron para la celebración del festival, una refrescante versión de “La Negra Flor” de Radio Futura que Oscar, para rematar la faena, interpretó con una careta del locutor.

En definitiva, una magnífica actuación, divertida y entretenida como siempre e impecable en la interpretación, que nos llevó en volandas (con más mérito teniendo en cuenta que eran las 5 de la mañana) y que podemos afirmar sin miedo que supuso uno de los mejores conciertos, sino el mejor, de esta 16ª edición del Contempopránea. Lástima siento por los que decidieron perdérselo.

Contempopránea 2011 te presenta a… Triángulo de Amor Bizarro

Texto: El_Tesorero

Tocar entre The School y Delafé y las Flores Azules no beneficia precisamente a una banda como Triángulo de Amor Bizarro; tanto los británicos como los catalanes son abanderados (cada uno dentro de su mercado) del pop más amable que suele ser plato de buen gusto para los asiduos al Contempopránea. Pero este año era distinto; el festival extremeño presentaba uno de los carteles más eclécticos de los últimos años y el trío cuarteto gallego ya no va a los festivales como banda de segunda línea, sino que son ya un reclamo en sí mismos para cualquier cita.

Seré sincero, el concierto de Triángulo de Amor Bizarro no me supuso ninguna sorpresa en absoluto, y diré más, no me esperaba nada nuevo de ellos, pero en el buen sentido. Me explico: He perdido ya la cuenta de las veces que los he visto en directo y, francamente, no me canso de ellos; y volveré a verlos en el escenario del Sonorama. Han hecho ya como suyo propio un estilo que quizás no inventaron pero revolucionaron con sendos soplos de aire fresco que supusieron sus dos discos publicados hasta la fecha.

Y es que, permítanme el atrevimiento, nadie hace mejor a día de hoy lo que hacen ellos: plantarse en el escenario con esa macarra indiferencia, gemirle al micrófono como si les fuese la vida en ello, y hacer del ruido un arte. Porque sus canciones, que grabadas en estudio suenan potentes pero melódicas y calculadas, cobran en directo una fuerza y una violencia tal, que a mí personalmente me tienen acojonado, tanto que aún no me he atrevido a pedirles una foto a pesar de que es más que sabido que son unos tíos majos y agradables.

Bueno, pues una vez aclarado que el arriba firmante se trata de un fan enfervorecido cual groupie adolescente, diré que la actuación fue bastante completa, aunque a mí como era de esperar se me hizo corto (y eso que cedí el testigo de la cámara y me planté en primera fila desde el minuto 1). No faltaron sus hits del Año Santo (“De la monarquía a la criptocracia”, “Amigos del género humano”) ni tampoco los del álbum de debut (“El Himno de la Bala”, “Isa VS. el Partido Humanista”); volvieron a interpretar su nueva creación, esa canción que aseguraron haber compuesto en la furgoneta de camino a Madrid para la reapertura del Ocho y Medio, y que para la ocasión nos contaron haber pasado de una a dos notas (con esa chulería y autosuficiencia tan seductoras que comentaba antes).

Mención especial para el tema homenaje de Julio Ruíz, que tanto se habían afanado por ocultar para que supusiera una verdadera sorpresa; allí, sobre el escenario de Alburquerque, dirigiéndose al locutor con el pino y el castillo de fondo, una guapísima Isa soltó aquella dedicatoria de “De Julio a Julio” y dio pie a una de las versiones más absurdas pero magistrales que he escuchado en los últimos años: “Soy un truhán, soy un señor”, de Julio Iglesias, en clave noise. Un verdadero ejercicio de poseer y hacer tuyo un tema que se encuentra en el otro extremo del espectro musical español, pero sin que la adaptación parezca una parodia o una violación sino todo lo contrario, un tributo al cantante madrileño y, en este caso, al también truhán y señor Julio Ruíz.

En definitiva, que a Triángulo de Amor Bizarro les podrán tachar de muchas cosas, y a mí me podrán llamar ignorante, cansino o babosón, pero lo cierto es que los gallegos, sin ser ídolos de exaltados teenagers o puristas culturetas, están hoy por hoy en los puestos de Champions de la escena independiente española, porque conciertos como éste no sólo no defraudan a sus seguidores sino que van ganando nuevos adeptos a base de entrega, talento y actitud inintencionada.

Optimus Alive 2011: Viernes

Texto: She | Fotos: Filipa Oliveira

Unas horas antes de salir camino del recino, la tv portuguesa se hacía eco de los fans de 30 Seconds to Mars que esperaban, desde primera hora de la mañana, en las primeras filas del escenario principal. Público muy joven que le han dado un incomprensible reconocimiento al grupo encabezado por el actor Jared Leto, convirtiéndolos en fenómeno de masas en Portugal. Por eso es un poco extraño lo que pasó en su escenario. Por un problema técnico de luces, ninguno de los tres grupos que tenían que tocar antes que ellos pudo hacerlo. Desalojaron a una horda de fans histéricos de las primeras filas y, cuando pasaba una hora del horario previsto para su actuación, nadie sabía nada. La que escribe consiguió información preguntando a unas fans inglesas con la cara pintarrajeada que lloraban por allí desconsoladamente. Ningún miembro con la acreditación de producción o prensa sabía nada y aquello comenzó a llenarse de policías que formaban cordones. Visto lo visto y, dado que no son el grupo de mi vida ( y aunque lo fueran), decidimos poner pies en polvorosa y disfrutar de lo que quedaba de noche lisboeta en el Barrio Alto. De vuelta al hotel, nos enteramos de que tocaron con casi dos horas de retraso, un concierto de 45 minutos.

Antes de todo esto, en la carpa mágica que era el otro escenario principal, pudimos disfrutar de:

Friendly Fires

Como si se hubiera bebido todos los redbulles de la ciudad, el cantante de la banda inglesa desplegó un concierto enérgico del que más de un grupo podría tomar nota. Música divertida y colorista que puso a bailar a todo el público a pesar de lo temprano de su actuación.

Angus & Julia Stone

Para quien no los conozca, son dos hermanos hippies australianos que hacen buena música folk. De la de pararte a escuchar una tarde de lluvia. Ella muy en su papel de Phoebe Buffay , tocando descalza y con un vestido de ganchillo, se ve bastante eclipsada cuando su hermano ( camisa de franela de cuadros, muy cliché también) toma las riendas de las canciones.

Fleet Foxes

Aturdidos por el chunda-chunda nonstop de la carpa vecina, los americanos consiguieron hicieron de tripas corazón marcándose un atronador concierto folk con un juego de voces que pocas veces puede verse fuera de una sala. La electrónica de al lado quedó como sonido de fondo entre canción y canción mientras ellos protagonizaban un bonito espectáculo musical.

Grinderman

Poco o nada le queda ya por demostrar a Nick Cave a estas alturas. La gira que defiende esta temporada, no apto para personas con oídos sensibles, mantiene el nivel de la banda. Blues-rock defendido por músicos de más de 50 años que te hacen desear llegar a esa edad con la mitad de fuerza de la que gastan.

Optimus Alive 2011: Jueves

Texto: She / Fotos: Filipa Oliveira

El jueves 7 el festival presentaba un cartel de nombres radicalmente opuestas, donde bandas de todo pelo se alternaban sin mucho orden ni concierto. En todo caso, un día muy provechoso.

Jimmy Eat World  & My Chemical Romance

Pese a que no actuaron juntos, los meto en el mismo saco porque lo que se puede decir de unos se aplica también a los otros. Música creada por y para adolescentes (musicalmente hablando) que en directo se desinfla a pesar de tener temazos que defender. Una y otra vez parecía que tocaban la misma canción y ni siquiera el subidón hormonal de las fans allí congregadas salvó ninguno de los dos conciertos.

Primal Scream present Screamadelica Live

La NME elegió este invierno a este discazal de 1991 como “el más influido por las drogas”. Dos veces he visto en un año este espectáculo y he de decir que me descubro ante el saber hacer de Bobby “drogas” Gillespie y los suyos. Intercalando algunos temazos además de los temas del Screamadelica, dan una lección de directo al alcance de muy muy pocos. Te trasladan a la psicodelia que defienden haciéndote pensar que te han echado algo en la sangría. De 10.

Iggy & The Stooges

Reconozco que me acerqué al concierto por curiosidad. Sin ser fan, Iggy Pop es una leyenda y, si toca cerca, hay que ir a verlo. Una vez allí, descubres que conoces más temas de lo que creías y te ves incapaz de adivinar la edad del rubio. Con una cojera de escándalo, descamisado y con un aspecto enfermizo, se recorre todo el escenario entre insultos al público que no es capaz de seguirle el ritmo (claro, él también aparece en la lista mencionada antes…)

Foo Fighters

Aquí no soy objetiva. Cuando una lleva quince años esperando a ver a uno de los grupos que la han acompañado en todas las etapas de su vida y decide verlos en un festival, arriesgándose a que la duración sea de poco más de una hora, el hecho de que el solista anuncie un concierto largo hace que ya se ponga a dar palmas con las orejas. 2 horas y 45 minutos después de un concierto en el que los Foo se venden y consagran como estrellas del rock al más puro estilo americano, defendiendo el sonido puro frente a ordenadores y demás, sales, incluso, más fan de lo que entraste. Músicalmente, espectaculares. Y, para mí, el concierto del festival y del año.

Optimus Alive 2011: Miércoles

Texto: She | Fotos: Filipa Oliveira

El Optimus Alive empezaba con fuerza el miércoles 6, con una jornada para la que se puso el cartel de “Agotado” sobre todo por la presencia de los británicos Coldplay pero también de otras figuras de reconocidísimo nombre como Blondie o Patrick Wolf.

Grouplove

Sorprendidos por tener tanto público pendiente de ellos, los californianos salieron a defender su único EP y parte del que será su primer largo dejando muy buen sabor de boca a los que no los conocíamos.

Blondie

Una ve a DebbieHarrie subida a su edad en ese escenario, dándolo todo con canciones con más edad que la mayoría del público asistente y no puede evitar sentir una punzada de envidia. Nunca decepcionan.

James Blake

Uno de los que mayor partido le sacó a la acústica de la carpa Superbock. El inglés, rodeado de electrónica y otros dos músicos, demostró por qué es la sensación en Gran Bretaña desde hace tiempo y por qué se lo rifan entre los mejores festivales. Tocar canciones escritas para tardes de lluvia bajo el sol del julio lisboeta y conseguir emocionar al público es toda una hazaña, pero Blake, con unos graves de los que te saltan los empastes y una profesionalidad casi increíble para su edad ( 22 añitos), fue una de las mejores actuaciones de todo el festival.

Coldplay

Los incontestables cabezas de cartel del día, con entradas agotadas. Superan todas las expectativas con las que te puedes acercar a un concierto en el que se vende espectacularidad y emoción desde el minuto uno. Cada canción, técnicamente impecable, con un Chris Martin entregado a su público, sin titubeos en la voz. Todo acompañado con la sensación de estar en medio de un videoclip accidentalmente, con canciones que todo el público corea, con confeti, fuegos artificiales, globos de colores. Un Viva la Vida hecho concierto. Una manera única de vivir la música.

Patrick Wolf

Una vez que desapareció el 75% de los asistentes, Patrick Wolf salió para regalar a los fieles otro de los mejores conciertos de todo el festival. Derrocha genialidad, pose, voz y lo que haga falta. Vive cada canción como si fuera la última y te contagia de una vitalidad (sobre todo con la luminosidad de las canciones de su último disco, Lupercalia y sus temazos de toda la vida) arrastrándote a primera fila a saltar y bailar como si fuera…the time of my life