Idealipsticks @Sala Aftasí, Badajoz (24/05/13)

Concierto de puro rock en el que la banda de Guadalajara presentó su tercer trabajo Humanimal reafirmando su estilo sobre el escenario.

20130525_000742


Cuando se habla de rock, a la gente se le llena la boca con nombres de bandas míticas ya extintas o de grupos nacionales que hace mucho que dejaron de vivirlo en su más pura versión, el de la sala y la carretera. El concepto de rock star ha hecho mucho daño, y el género se ha asociado con los tópicos de estadios repletos, hoteles destrozados y kilómetros de cocaína en los camerinos. Por eso, tendemos a despreciar a las bandas que no cumplen con estos “requisitos” y nos compadecemos de ellos porque son un quiere-y-no-puede, cuando lo realmente triste es ver a artistas como la copa de un pino contando su vida supermolona en 40TV y poniéndose hasta el ojal en el backstage del Rock in Rio para sentirse más auténticos.

Yo no pretendo dar una lección acerca del rock porque no soy en absoluto un experto (eso, como decimos en nuestro about, se lo dejamos a otros), pero sí me considero un melómano que disfruta a tope con la música en directo especialmente en su versión más reducida, la de la sala o el pequeño festival, donde te puedes empapar de la pasión que el propio artista exhala. Y cuando hablo de pasión no me refiero sólo a actitud y fuerza sobre el escenario, que eso se presupone por profesionalidad, sino a la vocación y al esfuerzo del artista por hacer su trabajo a pesar de las posibles inclemencias (un viaje en furgo de 4 horas, una sala a medio llenar…) y seguir con la convicción absoluta de que ésa es su vida y para eso es para lo que ha nacido.

20130525_000250

Decían Eva y Jave que si decidieran volverse a Londres, su banda al final acabaría marchando con ellos, pues no podrían aguantar mucho tiempo sin el escenario. Ésa es la verdadera droga que corre por las venas del rock star, lo que hace a un artista ser auténtico y genuino. Quizás es casualidad o quizás es ignorancia (la mía), pero es curioso ver que grandes bandas se acaban separando cuando están en la cúspide y lo tienen todo a su favor, porque pierden el rumbo y la perspectiva de lo realmente importante: la pasión por la música.

Todo esto viene a explicar porqué Idealipsticks es una de las mejores bandas de rock que ha pasado por la Sala Aftasí; quizás Dover también ofrecieron un concierto sensacional hace unas semanas, decididos a disfrutar de aquello que les hizo triunfar antes de que cayeran presa de sus propios miedos y excentricidades. La diferencia radica en que Idealipsticks, al no haber alcanzado el éxito de las hermanas Llanos, no han perdido en ningún momento el empeño de poder ganarse la vida con aquello por lo que sienten pasión. Y eso les hace honestos y sinceros con el público, con el género y con ellos mismos.

image (1)

Por eso, cuando abrazan el rock sin complejos, prejuicios ni imposturas, no tienen problemas por cosas como introducir castañuelas en el repertorio, por mostrarse educados con el público, por reconocer que ellos son de Guadalajara, no de Vallecas/Getxo/El Raval. Con respecto a sus anteriores giras, han ganado en tablas y han perdido en aspavientos, y siguen eso sí mostrándose muy sensuales (él acaricia la guitarra como si fuera ella, ella susurra al micro como si fuese él), aunque como dice Jave, todo el rock es sensual y su actitud no debería servir de etiqueta para definirlos.

Decía en la crónica de su anterior paso por Badajoz que la gente había acudido al concierto más por curiosidad que por otra cosa, pero que el público había acabado rendido y que esa noche se habían ganado un buen puñado de incondicionales. No me equivoqué, porque aunque la sala de nuevo se presentaba a medio aforo, esta vez el público estaba entregado desde el principio, bailando y coreando tanto los temas de sus anteriores trabajos (“Love destroys all”, “Legs”, “Losers & Lovers”…) como los del recién estrenado Humanimal (“The way things go”, “Ghostgun”, “Very very”…) que, todo sea dicho, es un disco que aúna lo mejor de la banda cocinado con los ingredientes y el tiempo justos como para parir un trabajo redondo. Porque, aunque a estos niveles del underground el álbum pueda servir más de tarjeta de presentación para promocionar una gira, se nota que con Humanimal han querido trascender el tiempo con una obra que perdure a lo largo de los años.

Tal como vinieron de Madrid, se volvieron para coger un avión rumbo a Mallorca; no sin antes haberse entregado al máximo y haber disfrutado a tope con sus ya incondicionales seguidores de Badajoz. Pero ellos son rock, y el rock es eso: carretera, sala de conciertos y muchas toneladas de pasión.

Medelia (Sala Aftasí, 15/12/12)

Medelia vuelven a “casa” por Navidad… Bueno, no pero casi, porque la verdad, con estas fechas tan cerca, se nos ha alargado un poco el poder sacar un rato y escribir sobre el estupendo concierto que dieron el pasado día 15, en la Sala Aftasí.

Si la memoria no me falla para los pequeños detalles como este, el concierto empezó puntual, por lo que nosotros llegamos tarde (nosotros no somos demasiado puntuales) pero no nos perdimos mucho.

La sala estaba bastante pobre de público, pero el que estaba parecía estar encantado, puede ser que fuera porque la mayoría eran conocidos de Elia y estaban de cumpleaños. Si, era poco publico… pero era un poco bullicioso, tanto que deslució bastante el concierto, pero como estoy de navidades no voy a criticar más una actitud que me parece de muy mala educación (a mi no me gustaría que un grupo de gente viniera a joderme  molestarme en el trabajo).

Pero todo ese bullicio no impidió que pudiéramos disfrutar de la presentación de Non- Places, un disco lleno de canciones de ritmos suaves, voces perfectamente conjugadas y melodías preciosas y que ellos mismos interactuasen con el público y contasen anécdotas o como que nos deleitaran con una canción cantada en español y sorprendiesen cantándole cumpleaños feliz a unas de sus amigas del público. También otra de ellas se subió a cantar con ellos.

Guitarras acústicas, un contrabajo (me encanta que los grupos cuenten con un contrabajo en sus conciertos), melódica, acordeón… todo perfectamente unido con las voces de Elia (que me impresionó bastante) y de Pablo, canciones preciosas, la mayoría tranquilas, aunque alguna como Mumbo Jumbo nos hicieran movernos un poco más,  que desentonaban con el ambiente del local (más bien el ambiente desentonaba con el concierto, una pena), pero que, aun así, nos hicieron pasar un rato bastante agradable.

Nosotros no pudimos quedarnos a los bises, pero seguro que el fin de fiesta fue genial y, seguro, que para el próximo estaremos puntuales y nos sabremos más canciones, porque nos gustaron bastante, al menos a mi, que los había escuchado poco.

The Wish @Sala Doré (28/01/12)

Casi casi se colgó el cartel de sold out en la Sala Doré de Badajoz (la Aftasí de toda la vida) para una de las citas más esperadas por la muchachada indie de la región: la presentación en vivo, en directo y en caliente del LP de los pacenses The Wish, un trabajo que parecía eternizarse como el Escorial (o el AVE extremeño), pero como rezaba aquel spot de Guinnes, “good things come to those who wait…”.

 

Sin embargo, sólo un poquito se hizo esperar el inicio del concierto, y a las 23:05 de la noche la banda ya estaban sobre el coqueto escenario de la Doré. Una primera parte del concierto se centró exclusivamente en presentar los temas del citado álbum de debut, un tracklist que en directo cobra una enorme presencia que abarca toda la sala y con el que el quinteto hizo gala de su enorme madurez interpretativa frente al público. Destacaron las muy coreadas “Empty” y “The New Hope”, que ya se pudieron escuchar con anterioridad en el bandcamp, y la muy sentida “Contradictions”, con la que Eu se lució al piano y  con la que seguro a más de una se le cayeron las bragas.

Tras pasar con nota la interpretación de los nuevos temas, los Wish pudieron desmelenarse definitivamente en la segunda parte de su show, en la que tocaron otros tantos temazos de sus anteriores demos acompañados de algunos buenos amigos de la farándula extremeña. Alfonso Burdalo, cantante de Burgim, compartió papel vocalista con Curro en “Think about you”, mientras que Carol y Miguel Ángel de Cajón de Sastre le dieron su toque refinado a “Spiral”; también Luis Gragera a la guitarra y Jesús García frente al micro (de Lúa Gramer y New Solaris respectivamente) tuvieron el gustazo de interpretar en su caso “Love is wrong”, el hitazo a través del cual muchos de nosotros nos enamoramos de The Wish.

Todas estas canciones de sobra conocidas por sus fans son las que sirven para dar fe de la enorme evolución de la banda, para cuyo sonido tan lleno de luz y energía se han quedado pequeñas las salas extremeñas y parece más apropiado de exhibirse sobre las amplias tablas de un festival y frente a miles de espectadores. No en vano, Curro nos dio la alegría de la noche al confirmarnos que estarán presente en el próximo Contempopránea Cruzcampo, esperemos que en un horario más acorde a su potente puesta en escena que en su última visita a Alburquerque.

 

La cita resultaría en definitiva una auténtica exaltación de la escena extremeña que ríete tú del día de Guadalupe: público venido desde todos los puntos de la región, colaboraciones con otras bandas amigas, la presencia del staff en pleno del Contempopránea, y cierta satisfacción compartida por los incondicionales de la banda ante el alumbramiento, por fin, de un LP de soberbia factura que hace justicia al talento y al trabajo de este quinteto de esforzados músicos. Esperemos que éste sea el punto de partida de su merecido asalto al siempre ingrato mercado nacional.

Ombú @Caballos y Ponis Concert Club (5/11/11)

Corren tiempos difíciles para casi todo. Por eso iniciativas como la que contamos hoy deben ser aplaudidas y celebradas.

TEXTO Y FOTOS: SHE

Imagina convertir, por una noche, tu salón en una sala de conciertos, con tus propias reglas y jugando con tus muebles (mueve el sofá un poco a la derecha, apunta con la lámpara de pie hacia el cristal de la puerta) para conseguir la acústica y la iluminación perfectas.

En un primero en San Roque, tras avisar a vecinos y sacar a la gata, Sole y Jesús transforman su salón en Caballos y Ponis Concert Club, una nueva sala a tener en cuenta, para un público reducido: 17 personas presenciales, 3 desde Barcelona en conexión directa por Skype. En número, alcanzan el aforo de algún que otro magnífico concierto que probablemente hayas visto en la Sala Mercantil, con bastante más respeto del público por los artistas que el que a veces puedas encontrarte allí.

Y, muy puntuales, comienza el concierto de Ombú (árbol americano de fuertes ramas y mantra en un libro de Casona). Es entonces cuando el salón de San Roque se transporta a la América profunda. Antonio, Rui y Ulises debutan, pero enseguida notas que llevan tiempo tocando juntos, con esa conexión que se sólo se consigue tras horas de notas y ensayos improvisados, sólo por el placer de hacer música. Beben de los mejores cantautores del panorama nacional y dejan entrever horas de escucha de grandes como Leonard Cohen o Tom Waits.

Guitarra eléctrica, batería de jazz, acústica, banjo, mandolina, ukelele y armónica en mano hablan y cantan sobre perdedores que logran reponerse una y otra vez. Con voz profunda y de riguroso negro, hacen suyo el folk americano y cuentan historias en las que todos nos vemos reflejados: cómo hacer equilibrio sobre los cables de teléfono, los sueños a los que renunciamos antes siquiera de empezar a soñar, la segunda chica más guapa del bar.

El silencio es la nota predominante en el público. De fondo, una ventana abierta consigue ambientar aún más el concierto, con el ruido del tráfico de un sábado por la noche cualquiera. Prosiguen las historias de destierros. De exilios. De hermosos y vencidos.

Pero iluminan el salón pisando con seguridad sobre el blues, el jazz e incluso la bossanova. Las letras se vuelven esperanzadoras. En “Canción Mediocre” el público se pone en pie: se puede sobrevivir a la opinión ajena, todavía podemos cambiar nuestras vidas y tener algo de suerte si olvidamos a las personas que nunca seremos.

Antes de la medianoche, hay incluso un bis a petición popular. Pero el concierto termina. Seguimos en un salón en San Roque, el setlist descansa sobre una alfombra. Los aplausos trepan por el patio de luz.

Electro Rosso @Sala Mercantil (21/10/11)

TEXTO Y FOTOS: EL_TESORERO

Dicen que nadie es profeta en su tierra, y los Gallos Verdes tenemos muchas cuentas pendientes con los artistas y bandas extremeños, que no son pocos. El caso de Electro Rosso es ése, o más bien el de sus componentes, músicos experimentados con largo recorrido a los que, al menos que yo recuerde, no habíamos visto aún sobre un escenario con alguna de las muchas bandas que forman el maremágnum imposible que es el circuito regional.

Pero he aquí que los chicos de la Guadaña Cósmica no paraban de espamearme el correo y el feisbuc, así que no podía faltar al concierto de presentación del primer EP de la banda (que merece un capítulo aparte pero diré ya que pinta muy bien) a pesar de celebrarse a la misma hora otro muy buen concierto en otra sala de la ciudad. Y os digo una cosa, creo que salí ganando.

Lo primero que me sorprendió de la noche fue, a pesar de esa otra actuación, el buen aforo que tuvo la Sala Mercantil, 3/4 partes de su capacidad total de público bastante entregado (cosa difícil teniendo en cuenta lo fríos que somos en Badajoz) y algún que otro medio alternativo cubriendo el evento (la prensa local y regional, como siempre en este tipo de eventos, totalmente ausente: ni se la ve, ni se la espera). La banda supo responder a la buena acogida con una actuación (que se retrasó muchísimo una vez más en esta sala) muy trabajada y muy bien desarrollada, que se hizo corta a pesar de la casi hora y media de duración.

Como decía, Electro Rosso apenas tiene un año de vida, pero sus miembros son ya músicos experimentados en proyectos anteriores (desconozco si juntos o por separado). Ahí me llevé la segunda sorpresa de la noche, lo bien conjuntados y complementados que sonaron, supongo que fruto de las muchas horas de ensayo, pero aún así tiene su mérito al tratarse de personas cada uno con su vida, su trabajo y sus historias. Pero la experiencia es un grado e hicieron valer las muchas tablas que tienen. No es peloteo gratuito, ya sabéis que no me caso con nadie y si hubiesen sonado desacompasados lo habría dicho, finamente, pero lo habría dicho.

La última sorpresa de la noche fue la versatilidad que muestran en la interpretación de los temas, con gran variedad de recursos en el directo, algo que sin embargo no se deja ver a través de las canciones del EP que pueden escucharse en su MySpace. El estilo de Electro Rosso es muy directo y entra por los ojos; Diego @dperara lo resumió muy bien diciendo que hicieron una primera parte entre Pearl Jam y Radiohead, pero para cuando yo pude prestar más atención (después de hacer las fotos) creí verlos remontarse más y escuchar algunos ramalazos del rock alternativo de los 80 y los 70. En todo caso estamos hablando de ambientes densos a base de potentes riffs de guitarras, potentes líneas de bajo y una espectacular batería castigada sin piedad.

Si debo destacar a alguien, lo haría por motivos obvios y otros no tan obvios a Enrique Martínez, vocalista de la banda, un tipo que cuando lo ves hablando (por los codos) con el público o pidiendo copas a la barra parece no tomarse muy en serio su papel de frontman, pero que cuando empiezan los primeros acordes de cada tema se transmuta, derrochando carisma y encanto mientras demuestra el mayor de los convencimientos en los dogmas expresados en las letras, como quien tiene la verdad absoluta entre las manos, y haciendo gala de un torrente de voz que le permite además ponerse al entero servicio de su banda y de sus canciones; sabe cuando ponerse salvaje y agresivo, tierno y sentimental, o elegante y refinado. Toda una joyita el muchacho.

 

Empezaron el repertorio con los espectaculares primeros acordes de “Cosmic Game”, y a partir de ahí fueron desgranando los temas de su EP y también otros propios, hasta terminar el principal del concierto con “Ready to dissapear”, movidísimo hit con unas excitantes programaciones. Pero como era de esperar, la gente lo acabó de flipar sobre todo con los bises, versiones del “Debaser” de los Pixies y del “Love for Sale” de los Talking Heads.

En definitiva, un concierto con un notable nivel, donde la banda pudo demostrar su buen hacer y experiencia sobre el escenario, y en el público quien más quien menos se dejó llevar por el ritmo. Sin duda, Electro Rosso pudieron irse con la sensación del deber cumplido.

Sonorama Ribera 2011: Viernes

La mañana de la segunda jornada de Sonorama nos levantamos frescos como lechugas, nos habíamos acostado pronto y habíamos dormido medio bien, aguantando bastante en las tiendas gracias a la sombra del camping, aunque un poco nerviosos por la lluvia de pinchos de pino y caquitas de ardilla.

Después de un desayuno a base de pincho de tortilla, nos fuimos al pueblo, esa mañana tocaban en el escenario Bodegas, en pleno centro de Aranda, Cyan, Stay y Fuel Fandango, y en el escenario RedBull, Mechanismo, Ultima Experiencia, Mine! y Kenedy; pero nosotros elegimos el primero.

CYAN

-Isa.p-

Realmente, lo único que conocíamos de ellos era “Te deslizas”, “Turistas heridos” y poco más, pero con un directo lleno de energía nos engancharon desde el primer momento. La voz de su cantante, Javi Fernández, sonaba impresionante en aquella preciosa plaza rodeada de casas de piedra y con un sol que ya empezaba, a pesar de que nos habían dicho que en Aranda hacia fresco, a picar en la cabeza. Fueron cantando tema a tema y nos hablaron de su reciente EP e incluso hicieron una versión, Bañada en salitre de Quique González. Conectaron con el poco público que había aún, que se aglomeraba en las pocas áreas de sombra, e incluso Javi se atrevió a bajar a bailar con un lugareño que no había parado de bailar en todo el concierto. Mereció la pena madrugar para verlos.

FUEL FANDANGO

-Isa.p-

Después de otra parada técnica para el avituallamiento, porque los pinchos de tortilla ya se habían quedado muy lejos y no hay nada que quite mejor la sed que una caña bien fría, nos fuimos al escenario de Las Bodegas para ver si conseguíamos algo de sombra, pero a estas horas ya era imposible. Ante un público totalmente eufórico, los Fuel Fandango defendieron un directo impresionante, con su fusión de ritmos de funky, electrónica, soul… y un claro deje (dehe con “h” aspirada) flamenco que hacía bailar a los asistentes a pesar del calor abrasador de las horas y que les hacía gritar después de cada canción “¡escenario principal!“.

Todo, desde el look flamenco pin-up pasando por las flores, el abanico y los bailes, acompañado de una voz espectacular, las guitarras y los bailes, hicieron de este concierto uno de los más bailados y aclamados por el público.


Tras los conciertos de la mañana nos fuimos a hacer turismo gastronómico de pinchos, vinos y vermuts en un lugar llamado “El lagar de Isilla”, donde coincidimos con nuestro amigo Iker (ducha de vino incluída) que nos presentó a Ander(que nos recomendó varios grupos) y donde conocimos a mucha gente más. Éste se convirtió en el lugar de encuentro con gente de distintos puntos de España, sobre todo del norte, durante todo el Sonorama, pero estas horas las dejamos para nuestro recuerdo…

Una vez hechas las nuevas amistades y después de ponernos al día con los conocidos, nos fuimos al camping a disfrutar de una ducha bien fresquita, perdiéndonos, muy a nuestro pesar, a Biggot y Tachenko.

LOS CAMPESINOS!

-El_Tesorero-

Tenía muchas ganas de ver a Los Campesinos en directo, sobre todo desde que se anunció (y canceló) su actuación para el Contempopránea 2010, una banda que parece hecha para el directo en festivales y que prometía mucho con su gran variedad de arreglos instrumentales (como también ocurre con Hola a Todo el Mundo, por ejemplo). Sin embargo ya desde el principio noté que la actuación de los galeses me estaba dejando frío y enseguida corroboré que no era el único, pues el público no pudo conectar con la floja interpretación de la banda ni con un Gareth en bajo estado de forma que sin embargo se esforzaba por estar simpático y hablador con los presentes. Quizás el problema no fue de ellos sino del deficiente sonido durante su actuación, donde la batería se solapaba constantemente y apenas se oían los instrumentos más melódicos (violín, flauta, xilófono…). Sólo con la interpretación de sus grandes éxitos, “Death to Los Campesinos!” y sobre todo “You! Me! Dancing!”, el público parecía despertar de su sopor y entregarse a la fiesta, pero poco más dio de sí un concierto a la postre decepcionante.

LOS NIÑOS MUTANTES

-El_Tesorero-

Los granadinos son una garantía de fuerza  y garra en cualquier festival o sala, son extremadamente regulares que no predecibles, pues saben dotar a cada actuación de pequeños giros que hace cada cita única. Sin embargo, de todas sus actuaciones a las que he podido asistir (que no han sido pocas), ésta es la que más frío me ha dejado, sin que ello suponga una catástrofe, pero sí los he notado menos potentes de lo habitual. Quizás por la decepción que había supuesto el concierto de Los Campesinos! o quizás porque me declaro fan incurable de la banda liderada por Juan Alberto Martínez, el caso es que deseaba con todas mis fuerzas enfrentarme al vigoroso espectáculo al que nos tienen acostumbrados.

Nada grave que reprochar, de cualquier forma, a una banda que siempre lo da todo, y en todo caso estuvieron simpáticos y agradables con el público, brindando con whiskey por los presentes e invitándonos a bailar con “Quiéreme como soy” o a subir al escenario con “La Voz” (tongo total en la elección de los voluntarios, por cierto). Sólo lamento que ya apenas hagan concesiones a trabajos anteriores más allá de su versión del “Como yo te amo”, para alimentar la nostalgia de los que seguimos a la banda desde sus primeros discos.

NACHO VEGAS

-John Nash-

Sobre las 22:20 horas, entre Niños Mutantes y CatPeople, pudimos disfrutar de las tablas del cantautor fatal de Gijón  que nos obsequió con un concierto bastante romántico o devastador, según se mire,  con un repertorio lleno de canciones de su último trabajo, La Zona Sucia, y grandes clásicos de su discografía como El hombre que casi conoció a Michi Panero o Dry Martini, SA. Acompañado de sus inseparables Abraham Boba y Xel Pereda, Nacho llenó el escenario Heineken con temas como Cuando te canses de mí o Perplejidad donde el coro de niños fue suplido con creces por un público totalmente entregado. Quizás no fuera un concierto apabullante pero si estuvo cargado de una intensidad poco habitual en este tipo de macroconciertos.

CATPEOPLE

-El_Tesorero-

Concierto para la nostalgia de la banda gallega, que disfrutamos acompañados del resto de la delegación extremeña, pues CatPeople saben dejar su impronta allá por donde pasan y con sus múltiples visitas a Extremadura han conquistado el corazón de los fieles de la Sala Aftasí y del Contempopránea. Y todo ello a pesar de centrar su actuación en los temas de su recientísimo último trabajo Love Battle (December, 2011), con el que la banda de Adrián Pérez nos hizo saltar y bailar sin parar (Isa P. incluso rompió sus gafas en plena vorágine); eso sí, ellos sí supieron dar concesiones a sus fans de largo recorrido interpretando los hits de sus anteriores discos, como una versión potenciada del “Goodbye Angel” o una “Mexican Life” cantada a coro por el público asistente. En definitiva, una completísima actuación llena de la energía de su último álbum y de la emotividad más propia de los anteriores.

IVÁN FERREIRO

-Isa.P-

Hacía mucho tiempo que no veía a Iván Ferreiro en directo. Sabía que no me decepcionaría y quería escuchar desde el primer segundo su concierto. Mientras la multitud se aproximaba al escenario, empezó a sonar la característica entrada de la Metro Goldwing Meyers seguida de la banda sonora de Expediente X, mientras Iván, acompañado de su hermano Amaro y del resto de la banda, se posicionaban en el escenario para comenzar el concierto con Paraísos perdidos, para continuar desgranando sus trabajos en solitario con canciones como  Farenheit 451, Ciudadano A, Extrema pobreza… con un espectacular directo en el que se notaba cómo estaban disfrutando tanto los que estaban sobre el escenario como los que estábamos frente a él, que coreamos cada una de las canciones que sonaron. Nosotros, que nos quedamos detrás, pudimos comprobar que fue uno de los conciertos más multitudinarios de lo que llevábamos de festival (sobre todo por las largas colas que se formaron en la zona del WC cuando terminó).

DORIAN

-John Nash-

Más allá de las tres de la mañana Belly, Marc y compañía salieron al escenario principal dispuestos a darlo todo sin saber la que se les venía encima. Y es que el hasta entonces aceptable sonido de Sonorama 2011 dijo basta y las primeras canciones de Dorian fueron un mero karaoke en las que el público nos afanamos por entonar mientras Marc se desgañitaba y miraba aun lado y a otro buscando soluciones. A medida que pasaban las canciones el micro fue cogiendo algo de volumen, insuficiente en todo caso, y pudieron escucharse temas como Cualquier otra parte, Estudios de mercado ó La noche espiral. Pero como a perro flaco todo son pulgas, se puso a llover y, no sé si sería por eso o no, Las malas semillas con su  “nananana” en bucle durante un buen rato llevaron el concierto a su fin. Dorian han demostrado con creces que se merecen cerrar el escenario principal de un festival de estas características y fue una pena que la gran cantidad de gente que esperaba su concierto se fuera con mal sabor de boca por fallos técnicos.

IN BETWEEN DJS Y EME DJ

La programación para la carpa de los DJs invitaba a aguantar hasta el final con la presencia a los platos de nuestros amigos de Inbetween, la ya megaestrella EME DJ y los siempre divertidos Pin y Pon. El ambiente en “la carpa” (pabellón acondicionado para la ocasión) ya presagiaba lo peor, largas colas de zombies a los que sólo nos faltaban que nos diesen el tiro de gracia; una vez dentro, más gente haciendo cola en los baños (no quiero saber para qué) que en la barra para pedir, y la multitud entregada a la rave como si no hubiese mañana. Los Inbetween pincharon un repertorio de lo más hardcoreta con que el nos hicieron sacudirnos sin concesiones al descanso; debo reconocer que me esperaba de ellos más hitazos procedentes del cancionero popular indie, pero quizás el público del Sonorama, y su estado a esas horas, no invitaban a ello.

Tras ellos, la queridísima y criticadísima a partes iguales EME DJ, a la que tenía muchas ganas de ver desde que suspendió su sesión en el Club Aftasí de Badajoz (en borradores aún tengo mi artículo de “10 razones para ir a ver a EME DJ”); el alter ego de Marta Fierro planteó una sesión algo más amable que la de sus predecesores en la cabina, en la que no faltó la ya archiconocida remezcla (junto con Fiumichino) del “Errante” de los Niños Mutantes (que precisamente pasaron por allí y subieron a saludar a la gallega); por desgracia, no pudimos quedarnos para ver si pinchaba la que para mí es otro de sus mejores mixes, el de “Buena ortografía” de la banda madrileña Chorro de Leche, ni para disfrutar de la seguramente genial sesión de los Pin y Pon, pero el cansancio acumulado por la falta de horas de sueño y las incomodidades del cámping había hecho mella en nosotros. Nos esperaba un sábado muy largo.

Sonorama Ribera 2011: Jueves

TEXTO Y FOTOS: EL GALLO VERDE

El Sonorama Ribera empezaba su 14ª edición con una jornada (la primera de cuatro) cargada de clásicos del pop español, con nombres como La Frontera, Sex Museum o Coque Malla en el escenario Heineken, además de bandas como Triángulo de Amor Bizarro, omnipresentes en este verano festivalero, los murcianos Varry Brava, muy esperados por el público del Sonorama, o nuestros paisanos Blame The Dog, a los cuales nos hizo especial ilusión verlos.

La Sonrisa de Julia

-John Nash-

Después de saludar a Ana Espiral en la puerta y pedirnos el primer cachi de kalimotxo del festival (luego vendrían muchos), sobre las nueve de la noche, nos acercamos al escenario Heineken para ver el primer concierto del día. Aunque ya lo encontramos empezado vimos lo suficiente para afirmar que la banda de Marcos Casal dió el pistoletazo de salida ideal a esta decimocuarta edición del festival de Aranda. Una legión de sonrientes copaba un gran aforo para la hora que era y coreaba todas las canciones, en especial con Puedo y sobre todo con Loco, hit de su último disco “El hombre que olvidó su nombre”. El jueves era día de entrada libre por lo que la música de La Sonrisa de Julia, injustamente comparados una y otra vez con quien ya todos sabemos (tal vez por el parecido físico de sus dos cantantes), amenizó la tarde-noche tanto de  muchas familias que se acercaron al recinto con sus pequeños como de multitud de parejitas que se abrazaban al ritmo de las contagiosas canciones de La Sonrisa de Julia.

Eladio y Los Seres Queridos

-John Nash-

Sobre las 21:20 horas comenzaba en el escenario Ribera del Duero, menos grande, pero sin desmerecer, el concierto de Eladio (que ya no Elodio) y sus seres queridos. Abrieron con España a las ocho y Miss Europa, muy propias para un momento de la tarde en el que ya anochecía. Continuó mezclando temas de su primer disco “Esto que tienes delante” con otros de su album más reciente “Están ustedes unidos”. Así Están ustedes unidos o Sueño de Dios sonaban más energicos que en sala con nuevos arreglos electrónicos, que aun siendo bastante sutiles se agradecen. Quizás por eso en ese momento asomaron la cabeza sus paisanos de TAB. Para cerrar optaron por Non quero perderte(en galego), Al Himalaya y la versión de Forever young con la que cierran habitualmente todos sus shows. En el manido y divertido debate sobre horas de actuación que no cuadran para ningún grupo Eladio y Los Seres Queridos demostraron que todo es cuestión de actitud, y de eso van sobrados.

Coque Malla

-Isa-P.-

Después de ver a Eladio, fuimos a uno de los conciertos más multitudinarios del Jueves. Los asistentes al festival, se iban acercando poco a poco al escenario Heineken, quién sabe si por ganas, por curiosidad o por ver si cantaba el tema que, desgraciadamente, ha hecho que este en boca de aquellos que no le conocían(si, el de esa tienda de muebles suecos), no hay mal que por bien no venga. Nosotros fuimos por curiosidad y nos quedamos muy impresionados por su directo, además que fue uno de los primeros a los que le acompañó el espectacular juego de luces del escenario principal, ya había oscurecido.

Entre su repertorio, tocó canciones de su nuevo disco como “Termonuclear” o “Despierto” y de los trabajos anteriores, además del más coreado de todos (cosa muy criticada por mucha gente) “No puedo vivir sin ti”

Nos fuimos muy satisfechos de haber visto este concierto y, además, lo vimos casi entero al lado de los hermanos Ferreiro que, amablemente, se hicieron una foto con nosotros.

Miss Caffeina

– El_Tesorero –

Criticados por muchos (nosotros entre ellos), lo cierto es que a base de regalar sus EPs y de saber promocionarse en las redes sociales han logrado hacerse con una legión de incondicionales fans (muchachada en su mayoría) que los han llevado en volandas hasta el escenario Ribera. En plena promoción de su primer LP (Imposibilidad del Fenómeno, Gigntik 2010), ofrecieron un concierto solvente que no defraudó pero tampoco sorprendió, y en el que destacó la interpretación a dúo de su cantante Alberto Jiménez (rollo Bowie/Black Swain para la ocasión) con una rubísima Zahara del tema “Qué sabe nadie” de Raphael (¿sacrilegio?).

Blame The Dog

-Isa-P.-

Aunque este concierto en la Carpa Future Stars coincidía con el de la Frontera, decidimos que debiamos apoyar a nuestros paisanos y ver su directo en festival, porque ya los habíamos visto en sala.

Cuando llegamos acababan de empezar, pero ya nos dimos cuenta de que la carpa no tenia la mejor acústica del mundo (tenia la peor acustica del mundo) y que el humo no acompañaba demasiado, porque deslucía un poco el escenario. Pero a los pacenses no parecía importarles nada de esto, ni que desgraciadamente hubiera poco público (aunque si es verdad que a medida que iban tocando la carpa se iba animando) y lo dieron todo sobre el escenario, mostrando un repertorio lleno de guitarras cañeras, batería contundente y con la gran voz de su vocalista, Alfonso. Uno de los temas que tocaron lo dedicaron a la hija recién nacida de uno de ellos y tocaron una gran versión de “Girls just wanna have fun” que levantó al público aún más. ¡Y es que de los locales de Blas no sale nada malo!

Triángulo de Amor Bizarro

– El_Tesorero –

El cuarteto gallego, nombre imprescindible para cualquier festival este verano, no faltó a Sonorama. Brutales y poderosos como siempre, parece que el público no estuvo tan entregado como en otras citas aunque, eso sí, enloqueció con temas como “De la monarquía a la Criptocracia”; no faltaron tampoco hits de su álbum debut, como “Isa Vs. el Partido Humanista”, que la bajista (más aclamada que nunca) nos dedicó a sus incondicionales. También interpretaron su novísimo tema (ése que estrenaron en el Ocho y Medio y que nosotros sepamos aún no tiene título), que suena ya mucho más rodado y definido.

Varry Brava

-John Nash-

Y después de TAB, como a eso de la 01:20 horas, volvimos a la Carpa Future Stars a poner el fin de fiesta con un concierto al que le tenía(mos) muchas ganas, el de los murcianos Varry Brava. Y es que su estilo disco ochentero venía que ni pintado para cerrar, Chema Rey dj aparte, la noche del jueves. Con un recinto bastante lleno, sus chaquetas rojas y camisas blancas con chorreras dieron comienzo al show justo en el momento en que llegaba la segunda facción pacense que se quedó a saltar con los de Murcia. Un concierto en una carpa, para cerrar y con la gente más que eufórica puede llegar a confundirse con una rave pero Varry Brava supieron manejar la situación ofreciendo una sesión muy discotequera sin separarse del indie como demostraron con una gran versión de La fiesta de los maniquíes de Golpes Bajos. Después de adelantar alguna primicia de lo que será su próximo disco cerraron en todo lo alto con sus dos grandes hits: No gires y Radioactivo.


Contempopránea 2011 te presenta a: Delafé y las Flores Azules

Texto: El_Tesorero | Fotos: El Gallo Verde | Youtube: David Sinsangre

Delafé y Las Flores Azules (ya sin Facto) siguen suponiendo un rara avis dentro del panorama musical español, a pesar del indudable éxito de su fórmula que podría haber animado a otros a seguir su estela. Sin embargo, su propuesta de hip – pop (según varios medios) sigue siendo prácticamente única en el mercado, un sonido que además han sabido renovar paulatinamente sin introducir revolucionarias novedades.

Como digo, un concierto de Delafé y las Flores Azules supone hoy un espectáculo único; algunos los podrán tachar de seguir haciendo lo mismo desde hace varios años, pero la verdad es que su propuesta no cansa y sigue teniendo una gran acogida en un público (el indie) ya de por sí bastante exigente. En cuanto a los cambios sufridos (al menos con respecto a la última vez que los vi), la más evidente claro está es la ausencia de las bases de Marc Barrachina (Facto), aunque para ser francos apenas se nota pues las programaciones están ahí junto al resto de la banda, compuesta además por guitarra, batería y viento-metales; todos ellos constituyen el nuevo sonido de la banda, mucho más pop y luminoso si cabe que en épocas anteriores.

La otra novedad es el protagonismo cada vez mayor de Helena Miquel en el apartado vocal, y también porqué no, como frontwoman de la banda. Sería estúpido no aprovechar las virtudes vocales (entre otras) de la barcelonesa, aunque siempre a dúo con Oscar D’aniello, que no pierde un ápice de carisma junto a su compañera. La química entre ambos sigue intacta y fresca como en el primer día, ambos cantan, saltan y bailan en una armonía casi coreográfica (increíble Helena sobre esos taconazos), que suponen junto con los juegos vocales y la magnífica interpretación instrumental de la banda, un espectáculo visual que engancha desde el minuto uno y contagia una energía y optimismo que no te deja parar de cantar y saltar en cada tema.

En cuanto al repertorio, no faltaron los hits del Vs. las Trompetas de la Muerte (Warner Music, 2010) como “La Primavera” o “Río por no llorar”, ni tampoco los imprescindibles de su anterior trabajo, como “El Indio”, que supuso un doble homenaje a Julio Ruíz (“Julio en la onda, cinco de la tarde”) junto a la versión que hicieron para la celebración del festival, una refrescante versión de “La Negra Flor” de Radio Futura que Oscar, para rematar la faena, interpretó con una careta del locutor.

En definitiva, una magnífica actuación, divertida y entretenida como siempre e impecable en la interpretación, que nos llevó en volandas (con más mérito teniendo en cuenta que eran las 5 de la mañana) y que podemos afirmar sin miedo que supuso uno de los mejores conciertos, sino el mejor, de esta 16ª edición del Contempopránea. Lástima siento por los que decidieron perdérselo.

Contempopránea 2011 te presenta a… Triángulo de Amor Bizarro

Texto: El_Tesorero

Tocar entre The School y Delafé y las Flores Azules no beneficia precisamente a una banda como Triángulo de Amor Bizarro; tanto los británicos como los catalanes son abanderados (cada uno dentro de su mercado) del pop más amable que suele ser plato de buen gusto para los asiduos al Contempopránea. Pero este año era distinto; el festival extremeño presentaba uno de los carteles más eclécticos de los últimos años y el trío cuarteto gallego ya no va a los festivales como banda de segunda línea, sino que son ya un reclamo en sí mismos para cualquier cita.

Seré sincero, el concierto de Triángulo de Amor Bizarro no me supuso ninguna sorpresa en absoluto, y diré más, no me esperaba nada nuevo de ellos, pero en el buen sentido. Me explico: He perdido ya la cuenta de las veces que los he visto en directo y, francamente, no me canso de ellos; y volveré a verlos en el escenario del Sonorama. Han hecho ya como suyo propio un estilo que quizás no inventaron pero revolucionaron con sendos soplos de aire fresco que supusieron sus dos discos publicados hasta la fecha.

Y es que, permítanme el atrevimiento, nadie hace mejor a día de hoy lo que hacen ellos: plantarse en el escenario con esa macarra indiferencia, gemirle al micrófono como si les fuese la vida en ello, y hacer del ruido un arte. Porque sus canciones, que grabadas en estudio suenan potentes pero melódicas y calculadas, cobran en directo una fuerza y una violencia tal, que a mí personalmente me tienen acojonado, tanto que aún no me he atrevido a pedirles una foto a pesar de que es más que sabido que son unos tíos majos y agradables.

Bueno, pues una vez aclarado que el arriba firmante se trata de un fan enfervorecido cual groupie adolescente, diré que la actuación fue bastante completa, aunque a mí como era de esperar se me hizo corto (y eso que cedí el testigo de la cámara y me planté en primera fila desde el minuto 1). No faltaron sus hits del Año Santo (“De la monarquía a la criptocracia”, “Amigos del género humano”) ni tampoco los del álbum de debut (“El Himno de la Bala”, “Isa VS. el Partido Humanista”); volvieron a interpretar su nueva creación, esa canción que aseguraron haber compuesto en la furgoneta de camino a Madrid para la reapertura del Ocho y Medio, y que para la ocasión nos contaron haber pasado de una a dos notas (con esa chulería y autosuficiencia tan seductoras que comentaba antes).

Mención especial para el tema homenaje de Julio Ruíz, que tanto se habían afanado por ocultar para que supusiera una verdadera sorpresa; allí, sobre el escenario de Alburquerque, dirigiéndose al locutor con el pino y el castillo de fondo, una guapísima Isa soltó aquella dedicatoria de “De Julio a Julio” y dio pie a una de las versiones más absurdas pero magistrales que he escuchado en los últimos años: “Soy un truhán, soy un señor”, de Julio Iglesias, en clave noise. Un verdadero ejercicio de poseer y hacer tuyo un tema que se encuentra en el otro extremo del espectro musical español, pero sin que la adaptación parezca una parodia o una violación sino todo lo contrario, un tributo al cantante madrileño y, en este caso, al también truhán y señor Julio Ruíz.

En definitiva, que a Triángulo de Amor Bizarro les podrán tachar de muchas cosas, y a mí me podrán llamar ignorante, cansino o babosón, pero lo cierto es que los gallegos, sin ser ídolos de exaltados teenagers o puristas culturetas, están hoy por hoy en los puestos de Champions de la escena independiente española, porque conciertos como éste no sólo no defraudan a sus seguidores sino que van ganando nuevos adeptos a base de entrega, talento y actitud inintencionada.

Vinila Von Bismarck & The Lucky Dados @Sala Aftasí(04/02/11)

Texto: Isa Poupet

Fotos: El Gallo Verde

No sólo de pop vive el hombre, a veces hay que arriesgarse e intentar escuchar cosas nuevas o distintas, sobre todo en directo que es como realmente se puede comprobar si un grupo es realmente bueno. Y creo que muchos pudieron comprobarlo el sábado pasado, durante el concierto que nos ofrecieron en la Sala Aftasí Vinila Von Bismarck & The Lucky Dados.

El ambiente de la sala era algo distinto al habitual, había más tupés y muchas caras que de normal no se suelen ver por allí. Nada más llegar nosotros, los Dados ya estaban saliendo al escenario y empezaron a tocar los primeros acordes de “The Evil Circus”, sin vientos, pero con la potencia justa para arrancar los primeros movimientos a los que estaban en primera fila, cosa que fue aun más evidente cuando salió Vinila al escenario, vestida totalmente de negro con una chaqueta y una especie de turbante en la cabeza.

La verdad es que, con este primer tema, la gente aún estaba un poco fría, pero después, todo fue rodado. El ambiente se fue animando por momentos, los tupés y las faldas cada vez se movían con más intensidad y es que, desde el minuto uno de la actuación, Vinila y sus Dados demostraron que lo dan todo sobre el escenario y eso se nota, aunque los que estábamos allí fuimos un poco tímidos al principio.

Después vinieron “Oh Baby” y una versión interpretada por los Lucky Dados solos y, tras un cambio de ropa de Vinila apareciendo con un espectacular vestido de lentejuelas rojo, el tema más swing de todos, “Tweege Lee“, seguido de “I’ll rob your soul“.

La presentación de los componentes no dejó indiferente a nadie, sobre todo con los solos que se marcaron a batería, guitarra y, para mi gusto el mejor de todos, al contrabajo. Mientras, Vinila se volvía a cambiar de ropa, apareciendo con un look muy rockero para interpretar “Bad Boys” que, según sus propias palabras, debería haber sido “Chicas Malas” porque se ve que siempre hacemos hacen más ruido.

También nos obsequiaron con dos versiones, una de Wanda Jackson, “Funnel of Love” y la otra de Nancy Sinatra, “These Boots Are Made For Walking“, esta última la tocaron entre un repertorio de bises bastante largo, terminando con una canción que no puede faltar en ningún buen concierto de rockabilly, “Johnny B. Goode”, que interpretaron abajo entre el público, incluido el contrabajo, que se movía por encima de las cabezas como si no pesase nada.

La verdad es que, como ya me imaginaba, no decepcionaron, se metieron a todos en el bolsillo con simpatía y puro estilo, hicieron bailar, sobre todo a Tequila, un rockabilly extremeño con una flexibilidad imposible, con el que nos quedamos todos prendados, incluido al grupo (como bien dijo Vinila) y dejaron a todos con ganas de más.