Canciones de la Semana

“Leave this Island” de Maxïmo Park. Canción elegida por Juan Manuel Subirán

Cada uno de nosotros se engaña cada día para salir al mundo, enmascara, o al menos lo intenta, aquellos aspectos de la realidad que no encajan con sus expectativas.

A veces hasta tenemos los indicios de que algo en nuestra vida no es lo que nosotros creemos, pequeñas pistas que se amontonan hasta que un día nuestro cerebro se cansa de figurar, enciende las luces y vemos las cuerdas que sujetan el escenario que nos hemos creado, los indicios se tornan en evidencias y tenemos que afrontar una verdad nueva. Tendremos que crear un nuevo decorado para encajar lo que ahora sabemos.

De eso habla este envolvente tema.

“Proud on me” de Smoke Idols. Canción elegida por Verónica Fernández

Este es otro de los grupos que voy descubriendo y , como con muchos otros, desde la primera escucha ya me han encantado. Sus canciones, con clara influencia del pop británico, crean el ambiente perfecto y se graban en tu memoria a fuego.

Estos bilbaínos han publicado recientemente su primer Lp donde plasman la esencia de la banda. He elegido este “balada” entre todas sus canciones porque su melodía me encanta y por su  su letra intimista.

“Lithium”  de Polyphonic Spree (Nirvana Cover). Canción elegida por Manuel Domínguez

Ya hace 20 años que palmó el Cobain y tú, que por aquel entonces sólo te interesaste por el “MTV Unplugged in New York” hoy eres consciente de que Nirvana ha sido uno de los grupos más importantes de los últimos 30 años y Kurt un icono generacional al que nunca está de más acercarse de vez en cuando aunque sólo sea para curiosear. Por ejemplo:

1.-  La otra gran afición de Kurt Cobain era rodar películas en Súper 8. En una de ellas hay una escena en la que el cantante se suicida.

2.- Cobain escribió una vez en su diario que los Sex Pistols eran “un millón de veces más importante que The Clash”.

3.-  Cuando Kurt Cobain estaba de mal humor se sentaba en un rincón durante más de 45 minutos sin hablar.

4.- De niño, a Cobain le diagnosticaron un trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

5.- Cuando estaba en la secundaria, el padre de Cobain, Donald Cobain, inscribió a su hijo en una escuela de lucha. Al llegar el torneo, se negó a luchar y se sentó en el suelo con los brazos cruzados.

Y curiosa también es esta versión de “Lithium” que se marca el grupo liderado por el misterioso Tim DeLaughter, que transforma la rabia y el desgarro de la original en festividad épica, con coros, pianos y arpas. Como si Kurt Cobain hubiese conseguido lo que parecía imposible: ser feliz.

“El Hospital”, Alaska y los Pegamoides. Canción elegida por El_Tesorero.

Otra vez ando de hospitales, así que no me puedo entretener mucho en escribir estas lineas. Todo va bien, de otra manera no tendría el humor suficiente para escoger esta canción en una situación así.

“El hospital” es un tema incluido en el primer single de Alaska y los Pegamoides, -el archiconocido Horror en el hipermercado (Hispavox, 1980)- con Carlos Berlanga como solista justo antes de que Alaska abandonara la guitarra y se impusiera definitivamente como cantante de la banda.

Como curiosidad, existe una versión de La Bien Querida para el disco tributo Viaje Satélite Alrededor de Carlos Berlanga (El Volcán Música, 2010).

Territorios Sevilla 2013: sábado.

La jornada del sábado de este Territorios se presentaba complicada por la cantidad de buenos y esperados conciertos que se solapaban en esa planilla de horarios que los organizadores nos habían preparado; cosas que pasan en los festivales multiescenarios. Y también pasa que da igual los planes que tengas, al final la noche nunca sale como habías pensado, te pierdes conciertos que “seguro que ibas a ver” y te enganchas a otros por los que “apenas te ibas a pasar”.

Para empezar, tenía intención de comenzar la noche con los cordobeses Los Aslándticos y si me descuido ni veo las barbas del grandes Corizonas sobre el escenario. No sé qué me pasa con las bandas del vallisoletano Javier Vielba que siempre, por una cosa o por otra, me acabo perdiendo sus actuaciones; en esta ocasión apenas llegué a tiempo para disfrutar de los últimos temas, con los que dedicaron un sentido homenaje a Alfredo Landa y nos invitaron a seguir creyendo en las personas. Un concierto que se vio deslucido por un fuerte viento por el que, según nos contaron, no pudieron desplegar las pantallas con las que refuerzan su puesta sobre los escenarios.

Antes de que la formación de Dos Bandas y Un Destino entonasen sus últimos acordes, en el escenario principal ya eran aclamados los grandes del hip hop sevillano, los hermanos Tote King y Shotta, como era de esperar en la ciudad que los vio nacer. La enorme legión de seguidores congregados frente a los sevillanos hacía presagiar un más escaso público en la actuación de Fuel Fandango, pero todo lo contrario: el dúo formado por Nita y Alejandro Acosta son un nombre ya consagrado dentro del panorama nacional y cuentan sus conciertos por éxitos de aforo. Así, pudieron sentirse bien arropados en la interpretación de un repertorio compuesto por sus éxitos más conocidos pero principalmente por temas de su segundo LP Trece Lunas (sorprende que se dejaran en el tintero el sencillo “New life”).

Y tanto estaba disfrutando de su actuación que me vi obligado a hacer el primer gran sacrificio de la noche; quedaba demasiado lejos el tercer escenario donde Jairo Zabala iba a deleitar a los seguidores de Depedro. Pero es que por aquel entonces era demasiado inminente la actuación más esperada de la noche: Alaska y Nacho Canut, o sea Fangoria. El ambiente de excitación y nerviosismo se hizo generalizado (incluido en el foso de fotógrafos donde, como es habitual en conciertos que les vienen grandes a algunas personas); sin embargo, aunque a Alaska y Nacho no se les pueden negar su gran talento y carisma como artistas, y la puesta en escena estuvo a la altura de las circunstancias (con escenografía multicolor y bailarines encuerados), la presentación de su nuevo disco Cuatricomía sobre los escenarios resultó un tanto descafeinada; al final, como era más que temido y previsible, el heterogéneo público presente no estuvo tan entregado con los temas de este gran proyecto (participado como hemos comentado por gente como Guille Milkyway o Floren y Banin de los Planetas) que como los clásicos de Alaska con sus distintas formaciones (Los Pegamoides, Dinarama o la propia Fangoria…).

Con Fangoria acaparando público en el primer escenario y Mala Juntera liándola a base de bien en el segundo, todo parecía apuntar a que los Hola A Todo El Mundo iban a estar más solo que la una en el lejano tercer escenario, máxime si hacemos caso a los comentarios que nos llegaron de que Depedro había enfriado el ambiente más de lo deseable. Pero para mi sorpresa y agrado, el ahora cuarteto madrileño causó la expectación suficiente como para colmar de público el paseo frente al escenario. Y mucha culpa de ello la tiene el excelente Ultraviolet Catastrophe que, suponiendo una fuerte evolución de sonido frente a su álbum d debut, no ha defraudado a sus seguidores y ha atraído a nuevo público. Con una puesta en escena más sobria de lo que es habitual en ellos, pero armados con un repertorio que funciona a la perfección en el directo, HATEM supieron levantar un concierto a la altura de los otros grandes nombres de aquella noche.

Y aunque aún quedarían actuaciones que disfrutar, nuestra jornada (y por consiguiente nuestro Territorios Sevilla de este año) terminó con la sesión a cargo de los hasta-en-la-sopa 2ManyDJs; los belgas eran otro de los grandes atractivos de la noche y buena fe lo dieron los muchos (muchísimos) que se congregaron con ganas de fiesta flamenca (y nunca mejor dicho). Enchaquetados y sin caer en el aspaviento fácil, los hermanos Stephen y David Dewaele se limitaron a hacer su trabajo, y muy bien por cierto, con concesiones al público con remezclas de MGMT, Blur o los mismísimos Rolling Stones.

En definitiva, la sesión de electrodance a cargo de los de Soulwax supuso (al menos para nosotros) un excelente broche y fin de fiesta para este Territorios Sevilla 2013; un festival que sin apostar por un estilo concreto y, eso sí, con un precio muy asequible (se pudo llegar a adquirir el abono por 17€), ha sabido hacerse un hueco entre los imprescindibles del calendario de eventos de cada verano. Sin duda, el año que viene repetiremos.

Pocoyó se vuelve indie (un poco)

Zinkia edita Fiesta, un CD+DVD musical en el que Alaska interpreta uno de los temas. La otra artista invitada es Edurne, que interpreta el single que abre el disco.

Si sois padre, tío, hermano mayor o profesor de primaria seguramente ya os habréis enterado de esta noticia, y yo, que desde que soy tío tengo todos los favoritos del youtube con Pocoyó (mentira, también tengo a Caillou) no puedo dejar pasar esta noticia. Y es que resulta que Alaska ha participado en el primer álbum (musical, se entiende) de Pocoyó con un tema que se llama “La Fiesta de cumpleaños de Elly” (¿No se llama Eli?) que me daría bastante yuyu ponerle a mi sobrina sino fuera porque yo mismo crecí con la srta. Olvido Gara en La Bola de Cristal.

En el disco también canta Edurne, que no es muy allá pero a base de estar para mojar pan se ha metido en un montón de colaboraciones, musicales y recopilatorios.

Fiesta, que estará distribuido por Sony, promete ser un éxito de ventas en navidades como todo lo que toca Pocoyó, personaje molón donde los haya, sobre todo desde que lo marcaron como “perjudicial” desde la Asociación de Usuarios de la Comunicación (unos fantoches, vamos), y ya con la participación de Alaska coge cierto tufillo indie/moderniqui que lo hace el regalo idóneo para todo adulto que se quiera hacer el enrollao con su mocoso favorito.

Nos vemos en la cola del corteinglés.

Página de Pocoyó

MySpace de Pocoyó

Mi capítulo favorito de Pocoyó