Grupo de la Semana: The Killers

¿Quién no conoce a estos chicos americanos que han vendido más de 15 millones de discos en todo el mundo?¿Alguien puede asegurar que no ha escuchado nunca una canción de The Killers?

A esta banda no se les puede poner la “etiqueta” de grupo pop precisamente, forman parte del movimiento post punk revival y están claramente influenciados por la música de los años 80.

En 2001, Brandon Flowers fue abandonado por su primera banda, Blush Response debido a su negativa a mudarse con ellos a Los Ángeles. Fue entonces cuando conoció a David Keuning, tras responder a un anuncio del periódico. Durante el primer año por la banda pasaron varios baterias y bajos hasta que finalmente la formación se completó con Ronnie Vannucci Jr. en la batería y Mark Stoermer como bajista. El nombre «The Killers» es un homenaje a la banda ficticia que sale en el video musical de la canción de New Order, «Crystal».

En sus inicios, The Killers actuaban en pequeños clubes de Las Vegas. Posteriormente, comenzaron a enviar demos a los sellos discográficos de Estados Unidos. Todos los rechazaron, pero la banda llamó la atención de Alex Gilbert, un representante de la Warner Bros, pero finalmente la banda firmó  con el sello independiente Lizard King en julio de 2003.

Su primer disco Hot Fuss se publicó en 2004. Obtuvo un gran éxito en EEUU y Reino Unido. Hot Fuss fue certificado séxtuple disco de platino por BPI y triple disco de platino por RIAA. Este disco se caracteriza por su marcada influencia de grupos de los años 80 claramente reflejado en sus teclados y en el uso de la electrónica. Desde mi punto de vista destacan Somebody told me canción que fue elegida como primer single y que no podía haber sido mejor carta de presentación. Su fuerza va compaginada a la perfección con la voz canalla de Brandon , Mr Brightside que para mí es una de sus mejores canciones y nunca me cansaré de escuchar, de hecho lleva años siendo la melodía de mi móvil. Su ritmo invita a bailar y a saltar a cualquiera. Su letra es de temática muy recurrida, amor imposible, infidelidad…  Changed your mind muestra una faceta más íntima y en ella podemos apreciar la calidad vocal de su cantante y Smile like you mean it para mí es una canción preciosa que nos invita a mirar hacia atrás y hacer balance de nuestra vida.

El segundo álbum Sam’s Town, fue lanzado en octubre del 2006. El álbum vendió más de 706,000 copias en todo el mundo en su primera semana de lanzamiento. The Killers grabaron una sesión en vivo en Abey Road Studios para Live from Abbey Road el 29 de noviembre del 2006. Con este disco consiguen consolidarse por completo en el panorama musical internacionalmente. Destacan temas como When you were young, canción elegida como primer sencillo. Es uno de sus temas más cañeros y yo no sé vosotros, pero me encanta cantarla a voz en grito. Read my Mind es una curiosa declaración de amor al estilo The Killers y me encantan los falsetes de Brandon Flowers; Bones  es otro de sus temas “más saltables” y en los que te desgañitas intentando cantarlo; su videoclip es uno de los más chulos y fue dirigido por el gran Tim Burton y For reasons  unknown es una canción que habla de amor, del dolor cuando te falta esa persona. Para mí es sin duda el mejor disco de la banda.

En noviembre del 2007 la banda lanzó un álbum recopilatorio llamado Sawdust, que contenía caras B, rarezas y algún tema nuevo. El álbum también contiene las canciones «Ruby, Don’t Take Your Love to Town» (una versión del tema de The First Edition), «Romeo and Juliet» (versión del tema de DireStraits), y «Daddy’s Eyes», tema que fue cara B de «Bones».

En noviembre de 2008, The Killers lanzaron su tercer álbum, Day & Age. Este trabajo tiende más hacia el pop.El primer sencillo fue Human una canción que todos hemos escuchado y bailado hasta la saciedad. A mí particularmente me gustan más los Killers de los discos anteriores, el giro que dan en este último trabajo quizás les dio a conocer a un sector más pop, pero para mí perdieron un poco su esencia canalla. Destacan otros temas como Spaceman, A Dustland Fairytale o Losing touch.

 El 9 de noviembre del 2009, la banda puso a la venta el primer DVD en vivo de la banda, Live From The Royal Albert Hall que incluye un concierto en Londres. En enero de 2010, antes de finalizar la gira de Day & Age, la banda anunció que se tomaría un descanso indefinido después de casi seis años de grabaciones y giras.   Brandon Flowers anunció que echaba de menos a la banda en Diciembre de 2010 y en marzo de 2011, Ronnie Vannucci confirmaba a la BBC que la banda pensaba preparar su próximo álbum, pero que querían tomarse su tiempo para ello. Estamos deseando que publiquen su nuevo trabajo.

Super Bock Super Rock (…Super Dust) 2011 @ Meco Portugal

TEXTO: SHE | FOTOS: FILIPA OLIVEIRA PARA PALCO PRINCIPAL

Con el lema de “ es tontería ir al FIB si tienes el mismo cartel 700km más cerca y 100 euros más baratos, además de ahorrarnos a todo el guirismo festivalero”, este año decidimos plantarnos en el SBSR, animados por las mejoras que prometía la organización en comparación con el desastre que nos habían comentado que era en realidad el festival. Dicho esto, mucho tienen que cambiar las cosas para que servidora vuelva a este festival.

PROS:

  • Cercanía: Para nosotros, moradores de la frontera, cualquier cosa cercana a Lisboa sigue siendo un pro. Autovía. Todo recto. No radares.
  • Situación: Descartada la opción del camping, sólo quedaba alojarte en algún apartamento cerca de la playa. Sesimbra fue nuestro elegido. Levantarte de resaca y rodar hasta la playa siempre, siempre es un pro.
  • Precios populares: Tanto el apartamento, la entrada, beber y comer dentro del festival y transporte público han sido muy muy baratos.

CONTRAS:

  •  NO puedes organizar un festival en medio del bosque perdido sin facilitar los accesos. Si llegabas en coche, tenías que aparcar varios kilómetros antes y pegarte por coger un bus. Si lo hacías en taxi, no había carril especial y los atascos que se formaban eran espantosos. Si venías desde Lisboa, a partir de las 19h no había buses para llegar.
  • Desorganización: Sin mapas del recinto ni manera alguna de conseguir horarios, la forma de saber qué grupo tocaba a qué hora fue hacerle una foto con el móvil a alguien que los había impreso. Saber dónde estaban los escenarios nos llevó un rato largo de exploración del lugar.
  • El polvo. El maldito polvo. Capaz de crear una nueva enfermedad: la festicosis. Para los que habéis estado en el Contempopránea, no hacen falta demasiadas explicaciones. Respirar era imposible. Por todas partes había gente con la cara tapada y gafas de sol hasta bien entrada la madrugada de la cantidad de tierra que se levantaba. Y yo, que soy asmática, estuve tirando de Ventolín y tosiendo a muerte durante tres semanas más.
  • Demasiada gente: era imposible ver un concierto a tus anchas a no ser que lo vieras desde los baños.
  • El público portugués de este festival: increíblemente maleducado y asalvajado. Nunca antes había deseado irme de un festival pero consiguieron acabar con mi paciencia y mis ganas de seguir allí.

Y ahora, lo musical:

JUEVES:

Foto: Palco Principal

– The Walkmen: Enfundados en trajes de chaqueta totalmente opuesto a lo zarrapastroso del recinto, los americanos dieron un concierto dividido en dos partes bien diferenciadas. Curiosamente, en el Primavera Sound, sólo pude llegar a la segunda, que sonó atronadora. Por eso tenía ganas de ver un concierto suyo completo. Bien. La segunda parte es la buena, sacando una energía que esconden durante toda la tediosa primera parte y dejando para el final un The Rat que siempre deja buen sabor de boca.

– The Kooks: Son un grupo que no falla nunca. No son de directos impresionantes, pero el puñado de temazos y canciones que no te puedes quitar de la cabeza que tienen te aseguran un concierto divertido y bailable.

– Beirut: Nadie se explicaba qué hacían allí. La suavidad de Zach Condon y los suyos se desmarcaba del resto del cartel de ese día y brillaba con luz propia. La conmovedora melodía que arranca de cada canción te mantiene en vilo a pesar de todos los demás factores en contra. Defendían The Rip Tide, su nuevo (y fantástico) disco y rescataban canciones como Nantes o Postcards from Italy, que toda persona debería escuchar una vez en su vida en directo sólo para comprobar cómo un artista se emociona a tu mismo nivel cuando tiene que tocarlas por enésima vez. Muy fan.

– El Guincho: Que si artista revelación. Que si disco del año. Que no. Que este tipo es un tonto con un teclado. Reconozco que tiene enormes temazos. Bombay es, probablemente, una de las canciones de 2010. Pero nunca me transmite nada. Ni ganas de bailar.

– Arctic Monkeys: Todo el que me ha hablado alguna vez de los directos de esta gente los ha puesto a parir. Intrigada, sobre todo por el hecho de que su último disco me parece un discazal, me acerqué dispuesta a opinar lo mismo. Pero los de Sheffield hicieron bastante bien su trabajo, defendiendo lo nuevo y volviendo loco al público con los temas antiguos, poniendo a bailar entre el polvo a todos los allí presentes.

VIERNES

– L.A: Es increíble la de tiempo que lleva el mallorquín defendiendo el disco de Heavenly Hell. Con un directo cada vez más trabajado, hizo un repaso al disco casi completo, algún tema nuevo y, como siempre, una versión. Esta vez, el Wicked Game de Chris Isaak. Comenzó a falar en portugués hasta que se dio cuenta de que el 95% del público era español( hasta los portugueses preguntaban por qué había tanto español en el festival) .

L.A. Foto: Palco Principal

– The Gift: Sonará a exageración, pero el concierto de The Gift podría compararse fácilmente al que Coldplay dieron unos días antes en Lisboa. Una Sonia Tavares totalmente entregada a su público y una estética de videoclip durante todo el concierto hicieron de su actuación algo espectacular. La voz y personalidad de la portuguesa brillaron durante todo el concierto. Muy muy bien.

– Portishead: Para sorpresa nuestra, el odioso público portugués no sólo abarrotó el concierto del grupo de Beth Gibbons, sino que demostró un respeto como pocas veces he podido ver en un concierto. Y es que el de los ingleses fue EL CONCIERTO del festival. Espectaculares en sonido y sensibilidad, dieron una lección de cómo un grupo de su (inclasificable) estilo, puede aturdirte todos los sentidos sin que te des cuenta.

– Arcade Fire: Son un grupo enorme. Tienen unos directos enormes. Pero se deslucieron un poco en este festival. Un público desacompasado, con el norte que parecían haber encontrado en el concierto anterior, estropeó el buen hacer de los canadienses, que lo dan todo siempre. A pesar de todo, hay que reconocer que siempre merece la pena verlos, por la épica con la que todos interpretan cada una de las canciones, como si fuera la última vez que van a tocarlas y fuera la canción de su vida.

SÁBADO:

– Brandon Flowers: Está claro. Brandon Flowers no son The Killers. Ni se le parecen. Ha sacado un disco bastante plano y olvidable. Pero sigue siendo un buen showman para un directo. Que se te haga entretenido un concierto suyo cuando empieza por la única buena canción del disco tiene bastante mérito. Intercalar versiones de sus canciones con los Killers ayudó bastante. Su versión de Bette Davis Eyes también. Terminar con Mr Brightside fue…uf, casi orgásmico.

– Elbow: Elegí ver a Elbow en lugar de lo que había en el otro escenario ( Ian Brown, en palabras de un amigo “ Si El Gincho era un tonto con un teclado, éste ha sido un tonto con una pandereta”) y no me dejaron buen sabor de boca. Hace años los vi y me pusieron la piel de gallina, pero creo que no estaban del todo cómodos y no terminaron de conectar con el público, que sólo coreaba los temas del magnífico The Sheldom Seen Kid y dejaban de lado el último disco.

Elbow Foto:Palco Principal

– Slash: Seré sincera. Estábamos muy cerca del escenario esperando al siguiente concierto y decidimos ver a Slash. Que lleva a un tipo que canta igual que Axl Rose y tocan muy parecido a los Guns’n’roses, sin llegar a ser ellos. A nuestro alrededor, y nosotros mismos, comentarios jocosos sobre todo el concierto en general. Pero entonces ocurrió. Entonces comenzó el riff de Sweet Child O’ Mine. Y se derrumbaron todos los comentarios en contra. De esas canciones que llevas toda la vida pensando que nunca verás en directo y ahí estuvimos, dándolo todo por si no se volviese a repetir.

Slash Foto: Palco Principal

– The Strokes: Todo lo que he relatado sobre el público portugués puede aplicarse a este concierto. Fuera de lo musical, fue el horror. Pero es que, dentro de lo musical, también. Concierto sin emoción. No sonó bien lo nuvo. No sonó bien lo antiguo. Parecía por momentos que miembros de la banda no estaban. Mientras, abajo, seguían los empujones, los gritos. Salí de la marabunta hacía donde ya no hubiera público mientras se sucedían los supuestos temazos y, cuando terminó, pensé : “ por fin”. Ha sido la única vez que he pensado eso durante un concierto. Y espero que sea la última.

The Strokes Foto: Palco Principal