Canciones de la Semana

«Move» de Cansei de Ser Sexy. Canción elegida por Juan Manuel Subirán

Aunque más que cansado de ser sexy, como dice la banda, estoy cansado de estar cansado, hoy es viernes, hoy comienza el verano, y hoy comienza la feria de San de San Juan. Un triple acontecimiento que bien se merece un vídeo buenrollero.

Los CSS se embarcan en un disparatado viaje en una furgo setentera, con una polaroid un poco particular y se hinchan a hacer fotos à la @Sincarisma con la Torre de Pisa. Ritmo, optimismo y una invitación a ponerse en marcha en 3 minutos y 32 segundos de vídeo.

«If Looks could Kill» de Camera Obscura. Canción elegida por Isa P.

No, esta semana mi canción elegida no es de anuncio.

Normalmente los viernes en el curso vemos una película relacionada con la docencia (o no) para luego hacer debates o responder preguntas sobre ellas. Esta semana hemos visto «Yo también», cuya banda sonora es de Guille Milkyway y me planteé elegir la canción para hoy, pero, como hoy tengo un examen de inglés… pues me pega más poner esta.

Como siempre, ¡¡disfruten del fin de semana!!

«The Passenger» de Iggy Pop. Canción elegida por El_Tesorero.

Por motivos que no vienen al caso, me he pasado toda la semana hablando de viajar a Panamá, de misiones comerciales, de alemanes, de ferias en Polonia… Y no he podido evitar volver a sentir el mismo gusanillo que sentía cuando llegaba a un nuevo puerto de Italia o cuando organizaba con mis compañeros un nuevo viaje por Centroeuropa. Pero lejos de dejarme llevar por el entusiasmo y siendo consciente de que ya no estoy ni de crucero ni de Erasmus, pienso en lo coñazo que tiene que ser meterte en un avión durante tropecientas horas, y hacerlo ida y vuelta dos veces al mes. Nada de guías turísticas, nada de pulseras de todo-incluido. Es la versión más árida y áspera del pasajero.

“The Passenger” es el cuarto corte del segundo álbum en solitario de Iggy Pop, titulado Lust for Life (RCA, 1977). La letra, inspirada en un poema de Jim Morrison y escrita presumiblemente por el artista norteamericano durante un viaje en el S-Bahn de Berlín, se ha interpretado como una alegoría al espíritu nómada del colectivo punk. La canción ha conocido infinidad de versiones y se ha convertido en un clásico gracias en parte a su reconocible riff de guitarra y a los ya famosos coros, en los que colaboró el propio David Bowie.

«The falcon sleeps tonight» de Corizonas. Canción elegida por Verónica Fernández

Ya comienza la cuenta atrás para la temporada de festivales. A un mes escaso del Contempopránea me he puesto a «repasar» los discos de los grupos que forman el cartel de este año. Entre ellos están Corizonas.

Al principio era una banda que no me llamaba mucho la atención, pero poco a poco me fueron ganando sobre todo con sus directos en Sonorama 2012 y en la Sala Aftasí. Esta es una de las canciones que más me gusta. Desde mi punto de vista, es una tema muy «Tarantino», podría formar parte de culaquier banda sonora de su pelis. Además, el otro día vi Django desencadenado y me vino esta canción a la mente.

Cómo elegir un tono de llamada molón y no morir en el intento

«Hola, ¿es la casa de los Smiths? ¿Se puede poner el sr. Morrisey?»

Móvil nuevo, vida nueva: A tres días de que me cumpla la permanencia del móvil, ando como loco ojeando catálogos y páginas webs para venderme al mejor postor; y también ando reescuchando discos para encontrar el tema perfecto como nuevo tono de llamada. Y es que desde que dejamos atrás nuestros queridos politonos, la tarea de elegir una buena sintonía se ha vuelto harto difícil. No vale cualquier canción , ésta debe cumplir varios requisitos que deben ser tomados muy en cuenta, a saber:

  1. Debe ser funcional: Por alguna extraña razón, los móviles antiguos con politonos sonaban mucho mejor que los de ahora con sus altavoces de última tecnología, así que debes escoger un tema que suene con fuerza desde el principio (sobre todo si lo llevas en el fondo del bolso); “Angel” de Massive Attack mola un montón (y a algunas os recordará a Ryan Reynolds), pero de nada te sirve ponerla si no te vas a enterar de que te llaman hasta el minuto y medio de canción.
  2. Debe ser estilosa: Ten en cuenta que, por mucho cuidado que pongas, tu móvil sonará en los momentos más inadecuados y embarazosos de tu vida (funerales, entrevistas de trabajo, instantes pre-coitales con la buenorra de turno…), así que, puestos a que te pongan la cara colorada, que sea por la metedura de pata y no por lo casposo de tu melodía.
  3. Debe ir acorde con tu personalidad: Llevar la sintonía de CSI y no conocer a los Who es pecado mortal. Y quedarás en fuera de juego si llevas a Iron Maiden siendo fan del Contempopránea; al menos barre para casa y mete Extremoduro.

«Espera espera, que ahora llega lo mejor del tema, cuando los Sidonie dicen eso de «whuuoooo la la la…»»

Cogiendo algunos temas al azar (vaaaaale, se trata de mi carpeta de varios favorita), podemos ver lo que se puede o no se puede tener de tono de llamada.

“No one sleeps when I’m awake”, de The Sounds: El tema de la banda de Maja Ivarsson es una de mis favoritos, y la melodía en los primeros 10 segundos es genial, pero las guitarras tenderán a distorsionarse si el altavoz no es de muy buena calidad.

“It’s getting boring by the sea”, de Blood Red Shoes: 5 segundos de solo de guitarra (Laura – Mary Carter) hasta que se incorpora la batería (Steven Ansell) hace de este tema a priori muy adecuado; sin embargo el riff parece una alarma distorsionada en esos primeros segundos, y la canción tarda hasta 20 segundos en explotar; demasiado.

“A – punk”, de Vampire Weekend: El temazo de los neoyorkinos te hace mover los pies desde el segundo cero, y en los primeros acordes recuerda a los politonos a los que tanto cariño les teníamos. Siempre es un serio candidato a quedarse como tono de llamada general.

“If looks could kill”, de Camera Obscura: Una de las canciones menos empalagosas de la banda de Tracyanne Campbell, por lo que podrás ponerla como melodía principal sin miedo a parecer un ñoño. Con su rollo road movie, se hace ideal para interraíles y festivales.

“Whatever happened to my rock and roll”, de Black Rebel Motorcycle Club: Los primeros riffs son lo suficientemente fuertes para que los oigas desde el principio pero no demasiado estridentes por si lo dejas encima de la mesa. Y si te demoras «sin querer» en coger la llamada unos 10 segundos, explota en punch de puro rock, por lo que quedarás como un tipo “realmente duro”…

“New favorite moment”, de Northern Portrait: unos preciosos punteos de guitarra te acompañarán mientras coges tu móvil si decides escoger la canción de esta muy smithsiana banda danesa; lástima que el muy morriseyano Stefan Larsen tarde hasta 30 segundos en cantar sus primeras estrofas.

“Blind”, de Hercules & Love Affair: Sus 8 primeros segundos a base de percusiones es ideal para el volumen en modo creciente, tras los cuales se lanza una bonita base electrónica dance que sacará tu lado más “loca”. Antony Hegarty no se arranca hasta el segundo 25, por lo que la gente no tendrá que preguntarse «¿por qué ese tío canta como un gato atropellado?»

“Miss Lucifer”, de Primal Scream: Comienza como un horrible estruendo, las guitarras se distorsionarán a través del altavoz, y más de uno se preguntará si no te has descargado mal la canción de internet. Pero este temazo es tan brutal que compensa las caras raras a tu alrededor.

“No one’s gonna love you”, de Band of Horses: Sus 9 primeros segundos de punteo de guitarra son perfectos para un tono de llamada, pero tras ello entran de golpe el resto de los instrumentos y tienden a saturar el sonido. Aunque llevar a la banda de Ben Bridwell te hará parecer interesante y cool, mejor escucharlos en solitario y con unos buenos cascos.

“Toro”, de El Columpio Asesino: Uno de los hits indies de los últimos años que sin duda te traerá buenos recuerdos y hará las delicias de cualquiera de tus amigos indies (excepto Isa Poupette). Sin embargo, 14 segundos de guitarras castigadas sin piedad no la hacen muy adecuado para el propósito que buscamos.

“Standing next to me”, The Last Shadow Puppets: Uno de los mejores temas de la otra banda de Alex Turner que te envolverá de cierta elegancia vintage; por desgracia, Miles Kane empieza a cantar demasiado pronto, y las piezas vocales no molan como tono de llamada (¿no os recuerdan a esos horribles politonos en plan «cógelo papi que te están llamando»?

Don’t look back in anger”, de Oasis: Todos los gafapastas sabemos que Blur molaban más que aquellos hooligans sin estilo de Oasis, pero los 5 primeros segundos de teclado y los bellos acordes de guitarra posteriores, hacen de esta canción muy adecuada para aquellos que se quedaron en los 90 y aseguran que «todo lo que suena ahora apesta».

“11th dimension”, de Julian Casablancas: El discotequero debut en solitario del cantante de The Strokes no es ni demasiado hipster para los mainstream ni demasiado easylistening para los indies. Este tema además te da unos segundos de low base para que puedas cogerlo antes del estallido nuevaolero.

“Friday I’m in Love” de The Cure: La canción menos cure de los Cure contiene en sus primeros 15 segundos el mejor pop de toda su discografía. Ideal para ponerla de tono cuando te llama tu novia: tú disfrutarás de unos acordes geniales y ella pensará que lo has puesto en su honor. Jugada redonda.

“Lejos de casa”, Amarillo: El maravilloso punteo de los primeros 12 segundos de esta canción son perfectos para un tono de llamada: acordes claros y nítidos que se dejan escuchar con facilidad y sin distorsiones. Además, como a Amarillo no los conocen ni en su barrio, difícilmente encontrarás a alguien con la misma sintonía.

“Hate to say I told you so”, de The Hives: Otro gran riff de guitarra que te concede 7 segundos antes de desencadenarse la tormenta instrumental que supone este tema de la banda sueca. Y como ha sido utilizado recientemente en el spot de una marca de automóviles, irás más que nunca a la moda pudiendo decir eso de «yo ya los conocía de antes».

“We are the Sleepheads”, de Belle & Sebastian: Los agradables acordes de esta canción (15 segundos de batería y guitarra marcando el ritmo) son lo suficientemente agudos como para escucharse con facilidad desde tu bolsillo sin distorsionarse a través del diminuto altavoz. Además, con los escoceses en tu podrás pasar por un purista del indie sin necesidad de llevar canciones infumables.

“The story of the ink”, de David Holmes: Incluyo esta canción del genial compositor irlandés no para ser utilizada como tono de llamada, sino como alarma; el suave ritmo in crescendo de esta pieza instrumental es ideal para ir despertándote poco a poco, sin sobresaltos. No apta como alarma el día del último examen de la carrera.

Y vosotros, ¿qué canción lleváis en el móvil?

Libre, solo y sin pasta: Libro Recomendado

Una de las ventajas de trabajar en una biblioteca, es que llegan a tus manos muchos libros que, de otra manera, no hubieras ni siquiera visto u oido hablar de ellos. Este es el caso de  Libre, solo y sin pasta, escrito por Romain Monnery.

A escasas semanas de terminar mi contrato y dejar la biblioteca, llega a mis manos el nuevo pedido de libros y entre ellos éste. Su argumento me pareció llamativo y decidí leerlo.

Cuenta la historia de Trasto, un chico que termina sus estudios de periodismo y al que sus padres echan de casa para que se busque la vida. El problema fundamental de Trasto es que su filosofía vital se resume en esta frase: » El trabajo es una pérdida de tiempo destinada a desposeer al pueblo de su ocio», vamos, ser un parásito social.

Entre sus aventuras y desventuras me sorprendió mucho que varias escenas de su vida contaban con la banda sonora de grupos como Belle&Sebastian, Camera Obscura, The Smiths… va a resultar que Trasto es indie!! Además uno de los momentos más importantes de su historia cuenta con el temazo Take on me de A-ha.

Bueno, es una visión muy curiosa del panorama actual, del desempleo, los trabajos precarios y de como afronatr esa situación, todo ello, endulcorado con notas de humor y sarcasmo. Si no tenéis nada mejor que hacereste verano os recomiendo este libro de escasas 200 páginas que os hará sonreir en más de una ocasión.

Canciones de la Semana

«Let’s Get Out Of This Country» de Camera Obscura. Canción elegida por Isa P.

Este fin de semana me voy fuera de Badajoz, vamos a hacer un descanso de tanto asfalto y polución y nos vamos al pueblo.

A veces no me doy cuenta de que, de vez en cuando, hay que desconectar un poco, pasear sin usar el coche, olvidarme del trabajo, desintoxicarme de todo y relajarme, cambiar de aires… y eso pretendo hacer este fin de semana. Espero que vosotros desconectéis también.

«Anuncio para coches» de Los Planetas. Canción elegida por Manuel Domínguez.

Con el paso de los años presumo de haberle cogido el punto a J y los suyos de tal manera que, no es que entienda la voz del granaino a la primera, es que entiendo el mensaje y lo hago mío con una facilidad sorprendente, o eso creo yo (…como alguna vez hemos creído todos).

Y el truco está en darse cuenta de que, en la mayoría de las canciones de Los Planetas de esta época (+/-2000), los reproches no van hacia la otra mitad, a la pareja, al amante, no. Todo es autocrítica, las quejas van hacia el interior de la persona por lo que se ha hecho mal o directamente por lo que se ha dejado de hacer. Y es que no hay mejor juez que uno mismo.

A lo mejor esta canción quedó un poco eclipsada en «Unidad de desplazamiento» entre temazos como Santos que yo te pinté o Un buen día pero lo cierto es que a más de diez años vista se revela como una de las mejores composiciones de la historia de Los Planetas. Y ahora voy a ponerme algo un poquito más animado.

«Solo (Remix)» de Linda Mirada. Canción elegida por Juan Manuel Subirán.

No me queda claro si el vídeo que han hecho para este remix es una locura o una delicia en la que se recogen todos los «avances» audivisuales más habituales en el mundo del videoclip de los 80. El caso es que esta canción introspectiva, a través de un muy bien logrado remix, ha alcanzado una mayor «pegada» que la hace apta para las pistas de baile.

Y yo todavía tengo pendiente escuchar el disco nuevo de Linda Mirada…

«Costa Azul» de Sidonie. Canción elegida por Verónica Fernández

Con estas altas temperaturas llegan las ganas de ir a la playita, tomar el sol, tomarse unas copichuelas en las terracitas…  También vienen las ideas de irnos a la playa de finde o a pasar el día, esos planes que surgen todos los años y que no cumplimos al final por varios motivos.

Con todos estos pensamientos me ha venido esta canción a la cabeza. Habla de los amores de verano en la Costa Azul y la añoranza cuando llega septiembre y todo acaba. Precisamente la Costa Azul no la conozco, pero cuando la escucho me acuerdo de «mi Fuengirola» que hace unos añitos que no voy, de mis amigos de allí y de todas las experiencias vividas.

Espero que os evoque buenos recuerdos como a mí o por lo menos os traslade a unas vacaciones virtuales.

Lista de reproducción

La nuestra pretende ser una empresa seria, pero nuestro despacho cada vez se parece más al consejo de alumnos. Ésta es la última lista de reproducción que hemos creado para amenizar nuestros arduos días de trabajo:

  1. Alone Again (Naturally) – Gilbert O’Sullivan

2.Blues Latino – Vargas Blues Band

3. Gimme the funk – Charades

3. Sing it back – Moloko

4. Can I play with madness – Iron Maiden

5. Fun for me – Portishead & Moloko

6. There are no fireflies – Rufus T. Firefly

7. Quiromántico – Sr. Chinarro

8. Sálvame – Diva

9. El Internado. Cierre de capítulo – Sánchez de la Hera

10. …ce I Will Say This Twice – These New Puritans

11. Jack The Ripper – The Horrors

12. Consoler of the lonely – The Racounters

13. The Age of the Understatement – The Last Shadow Puppets

14. Leaving the City – Roisin Murphy

15. Silence – Portishead

16. Soy ruso, señor – El Niño Gusano

17. Radio Moscow – Moloko

18. Entertaining us – The Wish

19. Confusión – Líneas Albiés

20. Candy – El Perro del Mar

21. Singer Sing – Dean & Britta

22. El Niño Feliz – Cecilia Ann

23. I Love My Jean – Camera Obscura

24. Electronic Renaissance – Belle & Sebastian

Actualizado: Sé de buena tinta que a algunos no les gusta salir en el youtube; si infrinjo alguna ley no escrita de intimidad privada, por favor remítanlo.

Contempopránea 2008: Diario de una novata.

Texto: La Mujer Esponja

Fotos: La Mujer Esponja // El Gallo Verde

Los Gallos me han hablado mucho del festival contenpopránea pero no tiene nada que ver con ir allí y vivirlo en primera persona. Este año he asistido por primera vez al festival y he tenido la suerte de poder asistir con unos veteranos, los gallos verdes, que aparte de cuidarles como una abuela, me he divertido mucho con ellos.

Vamos a relatar las peripecias y cosas más destacadas de cada día:

JUEVES: PRESENTACIÓN Y VIAJE

El camino de ida desde Badajoz con uno de los gallos nos sirvió para ir calentando motores para el festival, aunque íbamos un poco preocupados por nuestra mala orientación por si no encontrábamos la zona de acampada. Llegamos y que lujazo, ya teníamos las tiendas montadas (y no eran quechuas) y todo dispuesto, sólo tocaba reconocimiento de la zona, es decir, ver las instalaciones y el ambiente. Las instalaciones en general están bastante bien, sólo mejoraría los aseos y duchas, ampliando su número ya que son muy pocos para tanta gente, Podíamos observar cómo iban llegando cada vez más gente a la zona de acampada, esto se iba calentando. Llega la hora de la fiesta y nos disponemos a ir a la plaza del pueblo, allí estaban ya tocando Band a part. Después pudimos disfrutar del concierto de Klaus &Kinski y por fin la sorpresa de la noche, el concierto de Amarillo, un grupo del que había escuchado muy poco y con el que salí encantada. Otra sorpresa fue la actuación del grupo local Viernes, que demostraron que merecían estar allí actuando, salimos con la sensación de que llegarían lejos, suerte. Para terminar la noche la sesión del Dj Javier Solís, una copita en el legendario Comic y un largo camino de vuelta al camping en el que casi morimos congelados, menudo frío.

VIERNES: PRIMERA JORNADA

El viernes comenzamos el día en la piscina, que según me han contado, ha mejorado sus instalaciones con una piscina nueva y con el hilo musical que nos recordaba que estábamos en el contempopránea. El ambiente en la piscina era envidiable, todo el mundo con la pulsera naranja menos algunos privilegiados con la pulsera azul, eh tesorero! y Peter. Aprovechamos el día para reponernos y coger fuerzas para la noche aunque el frío no nos dejo dormir demasiado.

Llega la noche y volvemos otra vez al festival nos espera una noche de conciertos de los cuales a algunos no pudimos asistir por motivos de horario, ya que éramos 5 para arreglarnos y a los cuales nos hubiera gustado asistir aunque ya tuvimos la suerte de verlos en Badajoz como es el caso de los extremeños Hipo y de Deneuve. La noche empieza muy amena disfrutando de la música de Teenage Fanclub y llega a su momento cumbre con el conciertazo que nos ofrecieron los Lori Meyers, Noni, Álex y el resto que nos hicieron saltar y cantar durante todo el concierto (por lo menos a mi).Cabe destacar también la interpretación al piano de Noni y el baile que se marcó. Por cierto, está más guapo sin gafas. A pesar de lo que otros digan, yo creo que estuvieron geniales, después del concierto me quedé con una sensación de subidón increíble que esperaba que se mantuviese durante el concierto de Sidonie, pero la espera hizo que se fuera desvaneciendo. A pesar de que lo bueno duró poco, el concierto de los catalanes estuvo sensacional y se llevaron un obsequio de un fan, un girasol o giraluna. El momento cumbre del concierto de Sidonie para mí fue cuando interpretaron Fascinado y la Costa Azul. La noche la remató Los Niños Mutantes con un directo increíble. He de reconocer que yo no soy seguidora de este grupo y que habría escuchado antes dos o tres canciones, pero con el concierto que ofrecieron han ganado otra fan más. Después de tantos conciertos seguidos, y con un dolor de pies considerable, decidimos hacer un descanso y reengancharnos al concierto de Lkan. Yo, particularmente, estaba cansada y con sueño, pero el concierto de Lkan fue toda una sorpresa para mí, fue súper divertido y ameno, consiguieron que me animara y olvidara el sueño. Para mí fueron la sorpresa de la noche.

SÁBADO: SEGUNDA JORNADA

E l sábado básicamente lo dedicamos a dormitar en la piscina muertos de frío hasta que nos cambiamos de sitio un poco más al sol y por fin pude dormir para reponerme para la noche que nos esperaba.

Llegamos a la ladera del castillo donde nos esperaban los que para mí fueron la sorpresa de la noche, puesto que no los había escuchado antes y no me esperaba un directo así. Facto Delafe y Las Flores Azules supieron llevarse el público al bolsillo y que todos los asistentes coreáramos sus canciones incluso nos enseñaron un baile. A parte de las pompas de jabón y los globos, el grupo nos deleito con uno bailes increíbles de Óscar y la simpatía en el escenario de Helena y la espontaneidad de Marc. El directo no tuvo desperdicio ninguno. Después del concierto llegaba el momento de cenar algo, el cual se alargó más de lo debido y sólo pudimos ver el final de Camera Obscura, lo sentimos Tesorero. A las doce, empezó para mí el conciertazo de la noche, Deluxe. Xoel López nos ofreció un directo sensacional, lleno de fuerza y energía, el que incluyó temas de su último álbum y de otros anteriores. El momento cumbre del concierto, fue cuando comenzaron a sonar los acordes de Que no y el público se volvió loco. Xoel supo alternar temas cañeros con otros más relajados y nos deleito con algunos temas instrumentales, pero el momento que nadie esperaba fue cuando se puso a silbar, nos quedamos blancos. Por cierto le sienta muy bien ese look más informal que el que tiene acostumbrado a lucir en sus conciertos. Después del conciertazo de Deluxe, llegó otro de igual magnitud, el de La Casa Azul. Guille nos sorprendió con la compañía de los androides por la pantalla, aunque vimos al doble de uno de ellos de carne y hueso en la piscina, jeje. Lo más sorprendente de este concierto fueron los cambios que hizo Guille en alguno de sus temas pasando de ser movidos a lago más lentos. El directo derrochaba energía, alegría y buen rollo dejándonos un gran sabor de boca. Llega el momento de descansar un poco para incorporarnos en la mitad de Coppini y Maga y para disfrutar del concierto de Tachenko. El directo de Tachenko me supo a poco, se me hizo muy corto y los vi más apagados que en otras ocasiones, aunque aún así hicieron un conciertazo tocando sus temas más conocidos y famosos con gran fuerza. Al terminar el concierto de vuelta a las tiendas que nos esperaba un domingo agotador, en el que teníamos que recoger todo y desmontar las tiendas.

A modo de resumen, lo mejor del contempopránea los conciertos por supuesto. Yo los clasificaría en dos grupos:

Los que fueron mejor de lo que me esperaba como es el caso de Lori Meyers, Deluxe o La Casa Azul.

Y los que me sorprendieron gratamente y fueron los grupos revelación para mí como son el caso de Niños Mutantes y Facto Delafe y Las Flores Azules.

Las cosas que desde mi punto de vista podrían mejorar son las instalaciones de la zona de acampada, sobre todo los baños.

Contempopránea 2008: Glasgow Connection

Texto: El Tesorero

Imagenes: El Gallo Verde, Dr. Barmacéutiko

La gran novedad de la edición de este año del Contempopránea era la inclusión por primera vez (creo) de artistas extranjeros (sin contar la vecina Portugal) en el cartel. Y este hecho, más que a una estrategia de abrir fronteras y ampliar el catálogo del festival, responde a un viejo sueño húmedo de Agustín Fuentes, su director, de traer a uno de sus viejos ídolos. Hasta hace poco era impensable ver a un grupo mítico como Teenage Fanclub tocando en el escenario del Castillo de Luna, pero es evidente que el Contempopránea ha dado un salto cualitativo importante en los últimos años convirtiéndolo en un imprescindible para muchos artistas y seguidores. Ello y la más que presumible importante inyección de dinero para este año han hecho posible ese pequeño sueño. Y no sólo eso; el mítico trío ha venido acompañado por sus vecinos de Glasgow, la banda de culto Camera Obscura y la líder de otra banda de renombre, Emma Pollock. Así, casi parecen haber sido incluidos en el mismo paquete de venta y sólo hubiese faltado el nombre de Belle & Sebastian para formar una noche temática de Glasgow en el festival.

Pero dejando lucubraciones aparte, lo cierto es que la inclusión de estos tres nombres en el cartel de esta edición levantó cierto escepticismo entre los miembros de El Gallo Verde; como sabéis los que ya nos conocéis, siempre hemos tenido preferencia por las bandas nacionales sobre las extranjeras, y aunque no renegamos nunca de nada (hemos dedicados muchas líneas a nombres de fuera) nuestra prioridad siempre ha sido el producto español y/o en castellano; además, siempre hemos recelado de los macrofestivales que dando la espalda a los artistas nacionales prefieren pagar los infladísimos cachés de los últimos hypes extranjeros y algunas momias venidas de la prehistoria de la música.

El Contempopránea es distinto a todo esto y lleva muchos años demostrándolo, por eso es en parte nuestro festival favorito; y sin embargo, aunque como digo la inclusión de las tres bandas de Glasgow nos levantó algunas dudas, nos ha acabado gustando a la larga este contrapunto importado desde Islas Británicas. Más por nada por que nos ha servido a nosotros, grandes ignorantes musicales, para conocer a algunos nombres propios de la música independiente anglosajona. Nombres que aunque te suenan de leerlos centenares de veces en revistas y myspaces, no les prestas mucha atención porque, francamente, prefieres escuchar el nuevo disco de Sr. Chinarro o rescatar alguna vieja grabación de Australian Blonde.

Pero voy a lo que iba; con la excusa de hacer en El Gallo Verde los respectivos repasos a sus carreras musicales (para guiar a los novatos como nosotros de cara a sus actuaciones en el Contempopránea), hemos buceado en sus extensas discografías y hemos conocido más a fondo su obra con dispares resultados: Mientras que Camera Obscura nos ha cautivado y entusiasmado (para mí, mi gran descubrimiento personal de este año), Teenage Fanclub nos ha sorprendido gratamente (a mí especialmente sus primeros discos) y The Delgados simplemente nos abrumó y nos desalentó (seguramente no hayamos sabido apreciarlos); además, con estos últimos estaba la cuestión de que era Emma Pollock la que presentaba su disco en solitario, por lo que no sabíamos si sólo interpretaría su trabajo personal, si preferiría contentar a sus seguidores con temas de su antigua banda, o si haría un fifty fifty de ambos. Así que nuestra decisión con respecto a los horarios fue fácil de consensuar pero difícil de digerir: Descartaríamos la actuación de Emma Pollock, asistiríamos a la de Teenage Fanclub desde un discreto segundo plano (más que nada para poder decir que estuvimos allí) y disfrutaríamos desde primera línea del concierto de Camera Obscura. Por supuesto, los hechos ocurridos finalmente distaron mucho de las previsiones iniciales.

Para empezar, el viernes todos nuestros planes se vinieron abajo con innumerables problemas de logística; nuestro plan era ver a Hipo y quizás a Deneuve, para cenar durante Emma Pollock y volver para TFC; al final, nada de nada, sólo pudimos llegar justos para el concierto del trío escocés y aún así tuvimos la suerte del retraso acumulado, por lo que llegamos justo para escuchar las últimas notas de la actuación de Emma Pollock. La ex-Delgados presentó los temas de su trabajo en solitario, Watch the fireworks, dejando al público un excelente sabor de boca; al parecer supo conectar con el público, se mostró agradable y solícita e incluso se atrevió a chapurrear algunas palabras en castellano; ya en su entrevista por Julio Ruíz en el Disco Grande del viernes desde Alburquerque se mostró como una persona cercana y simpática.

Tras ella llegaba el turno para Teenage Fanclub; francamente esperaba mucha mayor masificación frente al escenario del castillo, pero aunque la ladera lucía bulliciosa de seguidores de los escoceses, sí es cierto que no fue de los conciertos más multitudinarios del festival. En cualquier caso, el ambiente era óptimo para vivir una cita especial. El trío de Glasgow se presentó en el escenario frente a un público que  pronto se rindió ante ellos: TFC tiene ese aura de banda legendaria y sus apariciones siempre van precedidas de una gran expectación. Uno a uno fueron interpretando varios de sus ya clásicos hits, con una resolución prácticamente impecable, armados de una gran experiencia sobre el escenario y con gestos de estar sinceramente disfrutando del recital. Sin embargo, me dio la impresión de que, mientras sus incondicionales disfrutaban como enanos con un repertorio que sonaba brillantemente fiel a como sonaban antaño, los neófitos que se acercaron al escenario no compartían el mismo entusiasmo; creo que la obra del trío de Glasgow, que sí puede sonar sorprendentemente actual a pesar del paso de los años, no gana precisamente enteros sobre el escenario de un festival. Sonaron suaves e incluso blandos, que no flojos, y aunque muchos coreaban extasiados las estrofas de sus temas, otros tantos simplemente se limitaban a tararear las canciones con un leve movimiento de caderas. No creo que tenga nada que ver con la edad de sus miembros, pero es cierto que se mostraron algo plácidos y sosegados; yo albergaba la esperanza de que el tamiz del directo endureciese su estilo mostrado en sus últimos álbumes, pero no fue así; los TFC se mostraron fieles a su carácter optimista y afable, para lo bueno y para lo malo.

El tercer vértice de ese triángulo escocés eran Camera Obscura; la banda de Tracyanne Campbell son mis favoritos de entre todos ellos y su actuación se me hacía imprescindible; sin embargo, el hecho de que tocasen antes de los dos grandes platos fuertes nacionales del sábado (Deluxe y La Casa Azul) y que su actuación coincidiese con la rueda de prensa de Xoel López, no hacía más que dificultar de nuevo los planes de logística interna. Al final, unos por otros y la casa sin barrer; apenas me dio tiempo a escuchar un par de temas (la genial «Lloyd, I’m ready to be hearthbroken» la escuché desde lejos) y disparar una ristra de apresuradas fotos. Y me fastidió bastante, pues no he encontrado a nadie que se haya sentido defraudado con el concierto; lo cierto es que la banda cuenta con un gran directo, y la voz de Tracyanne (auténtico elemento diferenciador) sonó dulce y embriagadora; sí he oído algunas voces que discrepaban de una quizás demasiada hosca actitud de la vocalista ante la petición por parte del público de temas anteriores al último disco, y efectivamente yo sí noté algo de frialdad en la despedida del grupo.

¿Qué ha supuesto entonces para el Contempopránea la participación de estos artistas? Pues aparte de un poco de aire fresco dentro del cartel del festival que ya de por sí empieza a resultar un poco repetitivo, creo que sobre todo ha supuesto un gran precedente a la hora de contratar bandas extranjeras; creo que ya no hay excusa (salvo la eterna cuestión presupuestaria) para traer a grupos de renombre internacional al escenario del castillo; pienso que se ha dado un pequeño salto de calidad, sino verticalmente, al menos sí horizontalmente, es decir, que con esto el festival abre sus horizontes y se pueden plantear a partir de ahora muchas más alternativas. «¿Qué artista extranjero traerán este año?», podría ser pregunta tradicional de cada edición si la cosa sigue por estos derroteros. Sin embargo, esto no debería convertirse en cuestión principal, pues el Contempopránea debe seguir conservando su mayor virtud: Ser el festival de referencia para el panorama indie nacional.

Página del Contempopránea

Página de Emma Pollock

MySpace de Emma Pollock

Página de Teenage Fanclub

MySpace de Teenage Fanclub

Página de Camera Obscura

MySpace de Camera Obscura

Grupo de la semana: Camera Obscura

– El Tesorero –

El pasado mes de enero se confirmó en su página web la presencia de los escoceses Camera Obscura en el escenario del Contempopránea para este 2008; su actuación supone supone un tremendísimo salto de calidad para el festival, pues se trata de un gran grupo internacional que acude a Alburquerque (con permiso de nuestros vecinos de Portugal) y de una formación de primerísima fila del indie anglosajón. Y es que con su participación, Agustín Fuentes ha puesto el listón muy alto y a partir de aquí ya podemos soñar con la presencia de aquellos grupos en los que todos estamos pensando. Sin embargo, a pesar de ser unos viejos conocidos del público español, todavía hay mucha gente que no los conoce y que no ha tenido el placer de disfrutar de su música. Los que quieran conocer una biografía detallada, pueden pinchar aquí. Para los ignorantes como yo que esto de Camera Obscura nos suena a un programa televisivo de sketchs de oficina, aquí planteo una guía de lo imprescindible que hay que conocer de este grupo para no desentonar en ninguna conversación gafapasta y disfrutar plenamente de ellos en su actuación en el Castillo de Luna.

QUIÉNES SON

Camera Obscura es un sexteto de Glasgow que se forma en 1996 con tres miembros de los cuales sólo dos, Tracyanne Campbell y Gavin Dunbar, permanecen hoy en la formación; el resto se han ido incorporando posteriormente y han ido cambiando con el paso de los años. Su música la podríamos definir de muchas maneras; unos hacen referencia al soft pop de los años 50 y 60, que si country por aquí, que si folk por acá, dame un poco de Everything But The Girl y otro tanto de Astrud Gilberto; otros directamente dirán que son unos ñoños y unos sosainas. Yo, que salvo honrosa excepciones prefiero mantenerme en un término medio y utilizar mis propias palabras para describir a un grupo (nada de pedantes expresiones ni ambiguas referencias a otros grupos), os diré que Camera Obscura hacen pop acústico y melódico, de canciones compuestas con mimo y letras trabajadas pero que no llegan a ser rebuscadas, y donde destaca sobre todos los arreglos la dulce y embriagadora voz de Tracyanne Campbell, en mi opinión santo y seña del grupo (las pocas canciones que no son interpretadas por ella bajan bastante el nivel). La música de Camera Obscura es ideal tanto para escucharles sentado tranquilamente frente a las lyrics de los temas como para ponerlo de fondo durante un viaje largo o un trabajo tedioso. Las canciones enseguida te enganchan y te van calando hondo; se adaptan curiosamente bien a tu estado de ánimo sea cual sea, y tienen la habilidad de calmarte en los momentos de mayor irascibilidad o de llevarte arriba en los días de bajona. Y cuando, ya movido por la curiosidad, buscas y conoces más cosas de ellos, fotos, biografías o letras, es fácil imaginártelos paseando por entre las casas de ladrillo rojo o mirando la lluvia caer desde la ventana. Pero soy de la opinión de que Camera Obscura es uno de esos grupos subjetivos que a cada uno le sientan de una manera distinta y que lo mejor que podéis hacer es escucharles y formaros una idea propia (cualquier opinión ajena que os den por ahí resultará probablemente errónea para vosotros).

UN POQUITO DE HISTORIA

Sin embargo, la referencia a un grupo se hace inevitable: Belle & Sebastian. Pero no os asustéis, no haré como otros y no os remitiré a la discografía de los también escoceses. Y es que no es sólo que compartan género y estilo (aunque para mí ambas formaciones son muy distintas); ambos grupos son vecinos en Gasglow, sus carreras se han desarrollado en paralelo y han coincidido en estudios y salas de ensayo. Y más aún: Richard Colburn, el primer batería que tendría Camera Obscura, abandonaría la formación posteriormente para fundar Belle & Sebastian junto a Stuart Murdoch, que a su vez ejercerá de productor en incontables ocasiones para los primeros. Por esto y por otros muchos motivos, es por lo que se ha hablado muchas veces de Camera Obscura, y de manera muy injusta, como los hermanos pequeños (o los hermanos pobres) de Belle & Sebastian. Y sin embargo otros apuntan a que Tracyanne Campbell y compañía son los que deberían haberse llevados los laureles que, según esta gente, se han llevado de manera inmerecida Murdoch y sus pupilos al ser ensalzados como los nuevos dioses del indie anglosajón. Yo no me decanto ni por uno ni por otro, para gustos los colores.

Por su lado, hablar de Camera Obscura es hablar de una carrera fulgurante y directa hacia el éxito; ya sus primeros singles se descatalogan rápidamente y son incluidos en los mejores recopilatorios del indie británico, y sus elepés (tres hasta la fecha) se han vendido como churros en países de todo el mundo, obteniendo desde el principio excelente respuesta de crítica y público. También desde un principio participaron en las prestigiosas sesiones de John Peel (algo así como un cruce británico entre Julio Ruíz, Kike Santander y Joaquín Luqui, enmarcado en el panorama independiente anglosajón y con la autoridad de entronar y derrocar artistas), y programas y publicaciones especializadas de Reino Unido y parte del extranjero escogen sus singles y álbumes para sus listas de los mejores del año; aquí en España, Disco Grande y Radio 3/TVE2 son los que más eco se hacen de sus progresos. Por si fuera poco, muchos de sus temas han sido escogidos como banda sonora para cine y televisión, de los cuales lo más reseñable pudiera ser sus diversas apariciones en la serie Anatomía de Grey, en el que en uno de sus capítulos puede escucharse «Let’s get out of this country» casi de principio a fin.

SUS ÁLBUMES

Como ya hemos dicho, Camera Obscura cuenta, además de con innumerables singles, con tres larga duración en su discografía. El primero de ellos, Biggest blue hi-fi (Andmoresound, 2001) es un éxito desde el principio debido en gran parte a la fama que ya había obtenido el grupo con sus EP’s y por las grandes expectativas creadas que en absoluto fueron defraudadas. De entre todo el elenco de canciones de pop clásico y sencillo, con algunos toques de arreglos orquestales, destaca el hit «Eighties Fan«, que sirve de excelente carta de presentación pues resume toda la esencia del grupo y su música. Un tema que arrasa desde el principio también en su versión de single y que es elegida para permanecer en el olimpo de los grandes éxitos de esos años (2001 y 2002).

Poco menos de dos años más tarde (lo que dice mucho de lo prolífico que son estos chicos) se publica su segundo álbum, Underachievers please try harder (Elefant Records, 2003), un disco más melancólico y más acústico si cabe que el anterior, que igualmente revienta las listas del indie y consigue satisfacer de sobra a las legiones de fans que habían atesorado a partir de sus trabajos anteriores. De este larga duración, hay que reseñar sobre todas las demás la canción «Teenager«, un temazo evocador que esta vez no resume la filosofía del disco sino que lo supera y lo desborda. Tema imprescindible a escuchar.

En el periodo entre este segundo elepé y el que sería el tercero, Camera Obscura publican el single I Love My Jean (Elefant Records, 2005), que podría considerarse un mini-LP al no suponer adelanto de ningún álbum y porque no aparecerán sus canciones en ningún larga duración. El single se convierte nuevamente en éxito de ventas (a pesar de su carácter experimental y personal), y la canción que lo abre y le da nombre se gana opiniones favorables de crítica y público. Finalmente, un año después se publica el tercer LP, Let’s get out of this country (Elefant Records, 2006), un disco grabado casi al cien por cien en Suecia y que refleja las nuevas influencias absorbidas por los escoceses, combinando el pop clásico y sencillo ya característico de ellos con nuevos rasgos procedentes del country y del soul. En general, un disco más alegre que rompe con la melancolía del segundo álbum y tira más por la tendencia ya mostrada en el single I Love My Jean. Además, en los nuevos estudios consiguen sacarle el mayor partido posible a la encandiladora voz de Tracyanne, en mi opinión uno de los puntos fuertes de la música de Camera Obscura. A su vez, el disco supone una excelente selección de temas, donde a pesar de destacar el single de adelanto «Lloyd, i’m ready to be hearthbroken«, también obtienen gran fama y reconocimiento temas como «Tears for affairs«, «If looks could kills» o la propia «Let’s get out of this country«.

CAMERA OBSCURA EN ESPAÑA

Con respecto a todo esto, es curioso por otro lado la relación tan íntima y directa que el grupo ha contraído con nuestro país, a pesar de lo que se pueda pensar. Y ya no solamente por sus repetidas participaciones en los festivales de nuestro país (casi todos los años), sino también por la enorme repercusión de su trabajo en los medios de comunicación; aparte de lo ya comentado de Disco Grande (en donde se les incluye una y otra vez entre los mejores álbumes y singles) y Radio 3 (para cuyo programa en La2 se han grabado conciertos y ofrecido actuaciones de festivales en vivo), también se han hecho eco de ellos programas de radio y televisión (40Principales, MTV, TV3, Telemadrid…) y publicaciones de prensa escrita (El Mundo, El País, el Periódico de Catalunya…). Por otro lado, a partir del Biggest blue hi-fi (la última vez que saldrían a la venta con Andmoresound), será la discográfica española Elefant Records la que publique en primicia para todo el mundo sus trabajos. Pero no sólo eso; el diseñador de Elefant Design Luis Calvo es el encargado de confeccionar la veraniega portada del single Teenager (Elefant Records, 2003), y el director Domingo González (habitual en los videos de La Casa Azul, también en el de «Amo a Laura«) es el encargado de dirigir el video para «Lloyd, I’m ready to be hearthbroken«. Incluso un detalle muy a tener en cuenta: En Keep it clean (Elefant Records, 2004), el segundo sencillo del segundo álbum, se incluye la canción en castellano «Amigo mío«.

LO IMPRESCINDIBLE DE CAMERA OBSCURA

Ante esto, al novato que acuda al concierto de Camera Obscura se le plantea una duda: ¿Qué me estudio? O en otras palabras: ¿Qué temas interpretarán? Pues lo cierto es que no lo sé; la publicación del último disco queda ya demasiado lejos como para pensar que se centrarán en él para intentar «promocionarlo» (cosa que ya no necesitan en absoluto). Así pues, con esto y con el hecho de que acuden a un festival nuevo para ellos y casi con toda seguridad como cabezas de cartel, intentarán satisfacer a su público con canciones de todos sus discos, quizás centrándose más en sus éxitos de siempre o quizás por la sobresaturación de festivales que llevarán en verano prestando más atención en temas menos conocidos. Lo ideal es que el neófito decida hacerse de al menos los tres LP’s y escuchárselos de cabo a rabo, pues merece la pena; son discos muy distintos entre sí y no son largos en duración ni se hacen pesados. Otra opción es apostar por lo seguro: los singles de cada uno de ellos, imprescindibles «Eighties Fan«, «Teenager«, «I Love My Jean», «Lloyd, I’m ready to be hearthbroken» y alguna más del último disco.

Conclusión: Camera Obscura es un grandísimo grupo cuya presencia en el Contempopránea debemos valorar plenamente, tanto por su calidad, su historia y su prestigio, y que puede suponer un ante y un después en el desarrollo del festival. Para los que no acudan, siempre podrán recurrir a disfrutar de su corta pero intensa discografía, algo que todo buen amante de la música debería poder haber escuchado al menos una vez en la vida.

Página web del grupo

MySpace del grupo