Sonorama Ribera 2014, Sábado 16

La última jornada de Sonorama se presentaba ilusionante. Con el monedero mejor de lo que esperábamos y los cuerpos tullidos pero acostumbrados ya a las inclemencias festivaleras nos acercamos esta vez al centro para arrasar con un desayuno doble de croissant francés y café con leche en una heladería al principio de la calle Isilla donde los baños están bastante limpios y se pueden recargar los móviles.

 

Subiendo hacia la heladería pasamos por el escenario de la Plaza del Trigo mientras Ricardo Vicente (Tachenko, La Costa Brava y músico de Francisco Nixon) desglosaba “¿Qué haces tan lejos de casa?” para unos pocos afortunados madrugadores que en ese momento escuchaban El milagro de Milán. Uno de los tapados de Sonorama que sonaba bien bonito.

Ya de vuelta y con el croissant todavía bajando nos topamos con una plaza hasta la bandera disfrutando de “Los años muertos” de Maryland. La formación viguesa que desarrolla un power pop con un alto poder emotivo que no ha perdido un ápice de intensidad con su paso al castellano y que venía como anillo al dedo para que los padres se acercaran con sus hijos a disfrutar de los conciertos de la plaza. Como muestra, La Caleta del Sol.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y aquí llegó el momento chungo de la tarde cuando los Sexy Zebras entraron a toda tralla en la plaza y a nosotros se nos hizo demasiado cuesta arriba, hasta el punto que nos fuimos a buscar una sombra donde gastar el fondo de provisiones en martinis, cervezas, tortillas, morcillas y demás ricuras varias de Aranda. Y ahí estuvo nuestro fallo, porque seguidamente Second dieron uno de esos conciertos sorpresa (cada vez menos sorpresa) del que después se habla todo el año y del que nos acordaremos toda la vida. NUNCA, nunca más nos volveremos a ir de La Plaza antes de tiempo. Dicho queda, pero que rico estaba todo. (Además a Second y a Sexy Zebras los veremos en un mes en el Alhambra Sound).

Ya en plena tarde y tras un buen rato esperando el bus en el que hicimos nuevos amigos (Aranda es así) entramos en el camping con los primeros compases del concierto del barcelonés Carlos Cros y no pudimos “resistirnos al amor”, así que lo acompañamos con unos cachis durante su actuación. Y luego corre que te corre para llegar a los conciertos de noche!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nacho Vegas

El de Gijón fue la columna principal sobre la que se cimentaron los conciertos del resto de la noche. Nacho centró el grueso de su actuación en representar su último disco “Resituación” (Polvorado, Adolfo Suicide, La Vida Manca, Actores Poco Memorables) y salpicarlo con éxitos de ayer y hoy como El Hombre Que Casi Conoció a Michi Panero. Un concierto con un marcado cariz político/social de un artista que no hace más concesiones a la galería que las que le apetecen en cada momento. Porque, seamos sinceros, Nacho Vegas solo hay uno y o te hunde la noche o te alegra el día.

Tachenko

Acto seguido la banda de Sergio Vinadé y Sebas Puente se desmarcó de la profundidad de Vegas para ofrecer un concierto alegre y  dinámico apoyado por proyecciones que acompañaban a cada canción de forma que el todo conformado se materializó en un concierto alegre y desenfrenado pero siempre con la solidez y seguridad que dan las tablas de estos zaragozanos. Con temas como Rayos y Centellas, Escapatoria, Hacia el Huracán o Amable se produjeron momentos mágicos de conexión con el público, con un Vinadé en plena forma dirigiendo a las masas sin más aspavientos que los estrictamente necesarios. Para el recuerdo quedará la revisión del clásico de Teenage Fanclub Vaya diamante. Así, en un concierto rápido pero completo el grupo dio una clase de solvencia y simpatía demostrando que apostar por Tachenko siempre es apostar sobre seguro.

Duncan Dhu

Bajón, subidón y ahora bajón otra vez ya que la actuación de Duncan sin Dhu, ya que Diego Vasallo volvió a resentirse de sus problemas de espalda, dejó a un Mikel Erentxun  en horas bajas al frente de una banda de pseudocountry que no supo poner en valor la importancia del grupo vasco dentro de la historia de la música pop de nuestro país. Por salvar algo diremos que himnos como Cien Gaviotas, Una Calle de París o Jardín de Rosas se convirtieron en macrokaraokes para una generación ávida de recuerdos adolescentes y todavía confusa por la segunda aparición de Nacho Vegas en el escenario  para acompañar a Erentxun en Entre Salitre y Sudor. Muy loable la labor de la organización de rescatar a los clásicos del casete pero hay veces que las cintas ya no dan para más.

Grises

Y con estos llegaría el subidón total hasta el fin de fiesta. Grises puso el instinto “Animal” (2014) sobre el escenario Castilla y León es Vida de la mano de propuestas enérgicas y arrolladoras como Parfait, Wendy, El Hombre Bolígrafo o la propia Animal con las que se metieron al público en el bolsillo. Vale que no tienen las mejores voces y que sus letras pueden ser mejorables pero les sobra convicción y desprenden actitud y valentía, lo que les convirtió sin duda alguna en la sorpresa positiva de la noche. Y es que su concierto tuvo todos los colores menos el gris.

Cut Copy  (aka Cupcake)

El pop electrónico de estos australianos, supuestamente cabezas de cartel, no fue suficiente para continuar la algarabía formada por Grises pero mantuvieron el ambiente alegre y marchoso  con la presentación de “Free Your Mind” (2013) y con la mejor puesta en escena del festival a base de unas luces y proyecciones muy cuidadas. Dan Whitford, líder de una banda bastante sobrevalorada para algunos (no para nosotros), dirigió con batuta firme un recital que se alargó sobremanera en el tiempo y en el que brillaron con luz propia composiciones como Need you know, Let me show you love o We Are Explorers sin olvidar otros clásicos contemporáneos como Lights And Music y Hearts On Fire de su mejor entrega, In Ghost Colour (2008). A estas alturas ya sólo quedábamos dos valientes con ganas de fiesta.

Exsonvaldes

Y de la electrónica al pop amable de los franceses Exsonvaldes, que como sigan con este ritmo de visitas van a tener que pedir la doble nacionalidad. Y es que la propuesta del quinteto liderado por Simon Beaudoux parece haber caído en gracia en suelo patrio debido más que nada al buen hacer de la banda y al brillo singular de alguna de sus composiciones como Days o Seahorses.  Acabaron de ganarse al público con su interpretación del clásico Enamorado de la moda juvenil de Radio Futura para dejar claro que aunque suelen cantar en francés (sus mejores temas) y en inglés pronto podrían hacer concesiones a la lengua de Cervantes. Un concierto cercano y lleno de calidad para afrontar la recta final de la noche.

El Columpio Asesino

Haciendo malabares con los sonos conseguimos pedirnos el último cachi de Vivir Morir Vivir con cocacola y nos pertrechamos entre la marabunta para disfrutar de uno de nuestros cabezas de cartel. Los navarros se han convertido en el grupo de moda con más de media docena de festivales a sus espaldas este verano y con un directo crudo y visceral como siempre pero en el que Cristina ha tomado definitivamente el mando. Comenzando con Babel,  single de Ballenas Muertas en San Sebastián, dieron el mejor concierto de la noche presentando un directo demoledor en el que ya, hasta chirría Toro. Y como ellos lo saben quisieron darle una vuelta de tuerca cantándola esta vez ¿adivinan con quién? Si, Nacho Vegas (aka maraca loca) again, declamando con bastante estilo la primera parte del hit y siguiendo el balanceo hipnótico de Cristina. La letra entera ya era pedir demasiado.

Y que Adanowsky nos perdone perolos buenos festivaleros saben (mentira) que siempre hay que guardarse un concierto para la siguiente edición. Que por cierto ya se han empezado a vender las entradas para Sonorama Ribera 2015 ¡Qué locura! ¿No?

 IMG-20140817-WA0019

Canciones de la semana

“Englishman in New York” de Sting

Canción elegida por Isa Poupet

¿Quién no se ha sentido alguna vez como un extraño? La gente de normal, cuando ve que no eres como ellos te mira raro, te repasa de arriba abajo con una mirada que no mola nada. Y cuando digo gente me incluyo, somos gente de prejuicios (pocos se salvan), nos gusta criticar las costumbres de otros que no son como las nuestras. ¡Oh!, yo soy popero y ese es heavy (la niña del Justin Bieber este me ha dejado trastocada) y le damos un repaso total. ¡Oh!, ese sitio no me gusta, solo hay frikis, y no nos preocupamos por conocer como es realmente esa gente… en fin, numerosos ejemplos. Muchas veces no nos damos cuenta, pero es que cada uno es como es y punto, hay que pensar que si todos fuéramos iguales, el mundo seria tremendamente aburrido, ¿no?.

Un poco en esa onda va esta canción, que habla de un inglés en Nueva York (como su propio título indica), se siente un extraño porque sus costumbres y su manera de ser son totalmente distintas, pero como bien dice, “Sé tu mismo, qué importa lo que digan”.

Esta canción esta grabada en directo en el  jardín de la sencilla casa de la Toscana de Sting, concierto para un maravilloso DVD que merece la pena ver (pequeño, gracias por ponérmelo)

__________________________________________________

“There is a light that never goes out” de The Smiths

Canción elegida por Peter Parker

Lo peor de esta canción es que, en España, la mayoría entramos en contacto con ella a través de Duncan Dhu y la versión que le hicieron, pero por suerte, la carga emocional que contiene este “There is a light that never goes out” es capaz de sobreponerse a semejante lastre.

Este tema es un icono del indie desde su salida al mercado en 1986, dentro del álbum “The Queen is Dead”, pensada desde el primer momento como el single oculto del disco. Con esta canción Summer enamora al protagonista de “500 días juntos” (y de paso a todos los espectadores indies de la sala) pero es también el título de un capítulo de Trainspotting, la novela de Irvine Welsh. En este capítulo Spud, uno de los personajes del libro, cuenta sobre una oportunidad perdida con una chica y cita una parte de la letra.

La canción perfecta para los que se encuentren perdidos y desorientados, los que no encuentran su sitio pero están desesperados por vivir, para los que saben que están hundidos. pero darían lo que fuera por estar a tu lado.

__________________________________________________

“Las flores de Morrissey” de Local Qua4tro

Canción elegida por John Nash

Llevo toda la semana con esta canción en la cabeza; tenía muchas ganas de hacerme con ella desde hace mucho tiempo pero hasta estas navidades no me ha sido posible. Y todo gracias a que los chicos de Local Qua4tro me hicieron un buen regalo de reyes.

Las flores de Morrissey hace referencia al mítico concierto que el ex lider  de los arriba citados The Smiths dio en el Starplex Amphitheatre de  Dallas el 17 de Junio de 1991. En ese concierto muchos de los 11.000 fans enfervorecidos que allí se encontraban no pararon de subir constantemente al escenario y tirar flores al cantante que no pudo terminar la actuación y tuvo que salir corriendo en mítica espantada dejando al micrófono a su guitarrista Alain Whyte. Un recorte más de la historia de la música indie que Local Qua4tro rescatan en esta bonita canción.

——————————————————————

“Bienvenido al final” de Deluxe

Canción elegida por La mujer esponja

Llevo varios días con esta canción en la cabeza. Este tema te hace reflexionar sobre los cambios, las situaciones inesperadas y como debes afrontarlos. Actualmente vivimos una situación complicada (paro, crisis…) de la que todos estamos deseando salir, ansiamos que lleguen los cambios para bien.

Mientras tanto tendremos que aceptar que la cosas son una mierda y que algunas costumbres tienen que cambiar. No nos queda más que, como suele decirse, ajo y agua.

También la he escogido como “homenaje” personal a Xoel, estamos deseando que vuelvas a obsequiarnos con tu música y tus directos.

__________________________________________________

“The End”, Kings of Leon.

Canción elegida por El_Tesorero

Como el cuento de Pedro y el lobo, un premio que anhelas pero nunca llega acaba convirtiéndose en un vago fantasma de decepción con el acabas aprendiendo a convivir día y a día; y no sólo eso, pues el deseo que se demora se convierte en motivo de vergüenza, y como Pedro (el otro, el santo) al alba, acabas negando tu propia condición incluso cuando por fin el premio llega, y en vez de ser motivo de orgullo y alegría, es un simple poso de café amargo que acabas de apurar de la taza.

Hoy es un día importante para mí; por fin estoy plenamente capacitado para pasar una página de mi vida que debía haber arrancado hace mucho de mi libreta, y que por otro lado hacía tiempo que daba ya como superada. Y sin embargo el acontecimiento no está exento de sentimientos de liberación, de quitarte un grandísimo peso de encima, aunque al fin y al cabo no sea más que librarte de unas preocupaciones para hacerte cargo de otras mucho más pesadas.

En todo caso, daré la bienvenida con los brazos abiertos al Navalpop en septiembre, a disfrutar de carnavales sin estar pendiente del calendario, a no tener que desconectar del mundo durante tres semanas al año, a pasar por delante de la biblioteca y no sentirte un abuelo… Y eso que no se puede decir que no haya aprovechado estos años a tope, disfrutando experiencias más de lo que me lo merezco y conociendo a personas maravillosas, entre ellas algunos de mis mejores amigos.

Pero como debe ser, todo acaba; éste es el fin.

“The End” es el primer corte de Come Around Sundown (RCA Records, 2010), último álbum de la banda estadounidense Kings of Leon.