Niños Mutantes (Sala Mercantil, 23/10/10)

– La mujer esponja

Gran concierto el que nos ofrecieron los granadinos Niños Mutantes en la Sala Mercantil de Badajoz. Juan Alberto y los suyos comenzaron muy puntuales, cosa a la que no estamos acostumbrados.

Dentro de su repertorio estaba prácticamente incluido la totalidad de su último disco “Las Noches de Insomnio” pero no  podían faltar temas emblemáticos de la banda de sus anteriores trabajos. El público, como de costumbre, se mostró frío al comienzo de la actuación pero fue entrando en calor a medida que sonaban las canciones.

Los Mutantes eligieron Días Complicados, un tema  su último disco, para abrir el concierto. La fuerza de sus guitarras resonaba por toda la sala anunciando con sus primeros acordes el comienzo de la actuación. Hasta el tercer tema, Nada es perfecto no escuchamos a Juan Alberto hablar con el público. Los granadinos se mostraron simpáticos y bromistas con los asistentes, haciendo referencia al “complicado” gentilicio de los residentes en Badajoz y “confesaron” que el grupo es una tapadera para su alcoholismo, ya que decían estar resacosos y que sólo se les pasaría con un chupito de Tequila. Por suerte para ellos, un alma caritativa les llevó unos chupitos que se bebieron a la salud de los asistentes.

Nos obsequiaron con temas como Mi mala memoria, La costilla, Quiéreme como soy, Quien es mejor  o las chicas en bikini en el repaso a Las Noches de Insomnio. Sus fans no llevaban los deberes muy bien hechos, ya que se coreaban más los temas antiguos que los nuevos, salvo Las noches de insomnio. Entre sus temas anteriores destacó Oso polar, No puedo más contigo, Te favorece tanto estar callada (todos entre los temas favoritos de los gallos verdes), Las horas perdidas o Isabelita.

 

Una de las canciones más coreadas, aunque hay que decir que intentaron “picarnos” para que cantáramos más alto comparándonos con el público sevillano del día anterior, fue la versión de Cómo yo te amo de Raphael. Juan Alberto nos ofreció en primicia un tema nuevo que interpretó en solitario con su guitarra acústica. El concierto concluyó con Errante, mi tema favorito del último disco.

Como era de esperar, tras unos minutos salieron de nuevo al escenario para ofrecernos unos bises. Los temas elegidos para despedirse fueron Todo es el momento y La Voz, que interpretaron por partida doble, con todos los compañeros que les acompañan (sonido, manager…) y los miembros de la banda para concluir la noche.

Quitando algunos pequeños problemas de sonido puntuales, el concierto estuvo genial. El directo de la banda con este nuevo trabajo es enérgico y animado, personalmente lo recomiendo a todos los que no lo hayáis visto aún. Reitero lo dicho al principio, gran concierto el de Los Niños Mutantes.

 

 

Disco de la semana: Las noches de insomnio – Niños Mutantes

Aunque la trayectoria de Niños Mutantes tiene calidad de sobra para mantenerlos constantemente en la primera fila del indie español estos granadinos (¡cómo no!) siempre han pertenecido a esa clase obrera de la música que no se sabe muy bien por qué no está considerada como realmente se merece.

Así Las noches de insomnio es el sexto disco de estudio de la banda (el séptimo si contamos el de versiones Grandes éxitos de otros) que al igual que Todo es el momento, su anterior trabajo, se ha grabado en un cortijo alpujarreño. Éste último es el primero que sacan fuera de Astro Discos, un sello que pasó a mejor vida. Sin embargo, y a pesar de este cambio, el cuarteto continúa  por la senda del poprock más independiente con un gran trabajo caracterizado por la improvisación y la fuerza del directo (“este disco se ha grabado tocando en directo, pero, además, dejamos de ensayar un mes antes para no perder la frescura”) como emblema del grupo, esta vez masterizado por Nathan James que ha dado con lo que parece ser el sonido definitivo de Niños Mutantes.

De esta manera podemos decir que este es su disco más completo, conjuntando rock, pop, psicodelia y un sonido fronterizo acentuado por el uso de nuevos instrumentos como  ukeleles, sintetizadores o la suavidad de un piano que nunca antes había sonado en sus canciones. Por todo esto Las Noches de Insomnio te hará bailar, te hará reír y también te hará gritar.

Según la propia banda estas catorce canciones tienen su hilo conductor en la falta de sueño y de luz, con nuevas guitarras a lo Morricone, que van de los Mutantes más tradicionales a otros más maduros que exploran con el ruido, que cantan nanas a sus hijos (los verdaderos causantes de las noches de insomnio) o que se sacuden en una pista de baile.  Las Noches de Insomnio se publicó el pasado 22 de marzo y el tiempo lo está poniendo en su lugar como uno de los mejores discos del año (A ver que dicen las listas al final).

Dando un pequeño repaso a las catorce canciones:

1.- Quiéreme como soy: Una declaración de intenciones para empezar. Una improvisación a partir de una pequeña pieza sin desarrollar que consigue que se te vayan los pies detrás del sinte. ¡Hay que quererlos!

2.- Las chicas en bikini: A partir la recuperación de una Fender Jazzmaster por parte de Andrés los Niños Mutantes han encontrado el sonido de este disco: un eco entre surfero y de spaguetti western (sin ser ellos nada de eso, claro). La parte final con las trompetas mariachis a cargo de Jimmy García de Eskorzo es puro lujo.  La letra muestra a unos mutantes adultos que pese a lo gris del día a día todavía encuentran cosas por las que merece la pena seguir adelante. Redonda.

3.- Días complicados: Ésta es la del ukelele y además hay  tiros y diálogos de “La muerte tenía un precio”, de Sergio Leone, con el gran Clint Eastwood…  La letra ahonda en el mismo concepto del disco; básicamente, el paso a la madurez y todo lo que ello conlleva. Autocrítica.   Siempre he pensado que hay diálogos de cine que deberían ser canciones.

4.- Mi mala memoria: Musicalmente recuerda a los primeros discos de Niños Mutantes. Habla de la perdida de memoria emocional, un problema muy frecuente en nuestros días.

5.- Errante (canción mutante): la banda lo considera el primer single como tal que han hecho nunca. Perfecta para compartirla en directo, tienen un guiño para los fans en el tercer estribillo.

6.- Mi niño no quiere dormir: Una nana con toques sudamericanos grabada por Juan Alberto Martínez cantando y tocando la guitarra a la vez. “Me gusta grabar en directo tocando y cantando a la vez. Ya no suele hacerse nunca, los técnicos de sonido le han robado el alma a muchas canciones separándolo todo por pistas.” Sé que no tiene nada que ver pero me recuerda mucho a ésta.

7.- Las noches de insomnio: El espíritu del disco condensado en 4:27 minutos. Conserva toda la tradición mutante arropada ahora con unos ambientes sonoros mucho más desarrollados.

8.- Quién es mejor: El tema de desamor que siempre aparece en sus discos. De cuando una relación es vista como una competición.

9.- Nada es perfecto: Ésta es regular; Se pasan con las repeticiones y se hace muy pesada y un poco insustancial. Por otra parte las guitarras son bastante crudas y eso siempre le da un toque garajero que se agradece.

10.- La costilla: Escrita por Nani es bastante psicodélica, con el bajo como eje de la canción. Un tema con el que, una vez más, nos demuestran que el corazón es lo más importante haciendo música. Y ellos van sobrados.

11.- Johnny y Yoli: La gamberrada de todos sus discos.

12.- La voz: Mi favorita por las guitarras, por la fuerza que destila y porque define cien por cien el estilo mutante. No creo que tenga que explicar que siempre intentamos dejarnos la piel en cada concierto y en cada grabación, creo que se nota.”

13.- Mar y cielo: Escrita por Juan Alberto  la primera vez que llevó a su hijo al hospital, como una carta que le advierte de todos los peligros que le esperan. Aquí nos sorprendemos con unos Niños Mutantes más sutiles, con el primer piano que suena en un disco de los granadinos.

14.- Los segundos: Cierran el disco con otra improvisación. un kínder sorpresa psicodélico relleno de LSD.”


El próximo sábado día 23 tendremos la suerte de disfrutarlos en directo. Una oportunidad única de disfrutar de estas catorce canciones sin olvidarnos de himnos de indie patrio como “Oso polar” o “Veneno polen”.

-John Nash-