Sonorama Ribera 2014, Sábado 16

La última jornada de Sonorama se presentaba ilusionante. Con el monedero mejor de lo que esperábamos y los cuerpos tullidos pero acostumbrados ya a las inclemencias festivaleras nos acercamos esta vez al centro para arrasar con un desayuno doble de croissant francés y café con leche en una heladería al principio de la calle Isilla donde los baños están bastante limpios y se pueden recargar los móviles.

 

Subiendo hacia la heladería pasamos por el escenario de la Plaza del Trigo mientras Ricardo Vicente (Tachenko, La Costa Brava y músico de Francisco Nixon) desglosaba “¿Qué haces tan lejos de casa?” para unos pocos afortunados madrugadores que en ese momento escuchaban El milagro de Milán. Uno de los tapados de Sonorama que sonaba bien bonito.

Ya de vuelta y con el croissant todavía bajando nos topamos con una plaza hasta la bandera disfrutando de “Los años muertos” de Maryland. La formación viguesa que desarrolla un power pop con un alto poder emotivo que no ha perdido un ápice de intensidad con su paso al castellano y que venía como anillo al dedo para que los padres se acercaran con sus hijos a disfrutar de los conciertos de la plaza. Como muestra, La Caleta del Sol.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y aquí llegó el momento chungo de la tarde cuando los Sexy Zebras entraron a toda tralla en la plaza y a nosotros se nos hizo demasiado cuesta arriba, hasta el punto que nos fuimos a buscar una sombra donde gastar el fondo de provisiones en martinis, cervezas, tortillas, morcillas y demás ricuras varias de Aranda. Y ahí estuvo nuestro fallo, porque seguidamente Second dieron uno de esos conciertos sorpresa (cada vez menos sorpresa) del que después se habla todo el año y del que nos acordaremos toda la vida. NUNCA, nunca más nos volveremos a ir de La Plaza antes de tiempo. Dicho queda, pero que rico estaba todo. (Además a Second y a Sexy Zebras los veremos en un mes en el Alhambra Sound).

Ya en plena tarde y tras un buen rato esperando el bus en el que hicimos nuevos amigos (Aranda es así) entramos en el camping con los primeros compases del concierto del barcelonés Carlos Cros y no pudimos “resistirnos al amor”, así que lo acompañamos con unos cachis durante su actuación. Y luego corre que te corre para llegar a los conciertos de noche!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Nacho Vegas

El de Gijón fue la columna principal sobre la que se cimentaron los conciertos del resto de la noche. Nacho centró el grueso de su actuación en representar su último disco “Resituación” (Polvorado, Adolfo Suicide, La Vida Manca, Actores Poco Memorables) y salpicarlo con éxitos de ayer y hoy como El Hombre Que Casi Conoció a Michi Panero. Un concierto con un marcado cariz político/social de un artista que no hace más concesiones a la galería que las que le apetecen en cada momento. Porque, seamos sinceros, Nacho Vegas solo hay uno y o te hunde la noche o te alegra el día.

Tachenko

Acto seguido la banda de Sergio Vinadé y Sebas Puente se desmarcó de la profundidad de Vegas para ofrecer un concierto alegre y  dinámico apoyado por proyecciones que acompañaban a cada canción de forma que el todo conformado se materializó en un concierto alegre y desenfrenado pero siempre con la solidez y seguridad que dan las tablas de estos zaragozanos. Con temas como Rayos y Centellas, Escapatoria, Hacia el Huracán o Amable se produjeron momentos mágicos de conexión con el público, con un Vinadé en plena forma dirigiendo a las masas sin más aspavientos que los estrictamente necesarios. Para el recuerdo quedará la revisión del clásico de Teenage Fanclub Vaya diamante. Así, en un concierto rápido pero completo el grupo dio una clase de solvencia y simpatía demostrando que apostar por Tachenko siempre es apostar sobre seguro.

Duncan Dhu

Bajón, subidón y ahora bajón otra vez ya que la actuación de Duncan sin Dhu, ya que Diego Vasallo volvió a resentirse de sus problemas de espalda, dejó a un Mikel Erentxun  en horas bajas al frente de una banda de pseudocountry que no supo poner en valor la importancia del grupo vasco dentro de la historia de la música pop de nuestro país. Por salvar algo diremos que himnos como Cien Gaviotas, Una Calle de París o Jardín de Rosas se convirtieron en macrokaraokes para una generación ávida de recuerdos adolescentes y todavía confusa por la segunda aparición de Nacho Vegas en el escenario  para acompañar a Erentxun en Entre Salitre y Sudor. Muy loable la labor de la organización de rescatar a los clásicos del casete pero hay veces que las cintas ya no dan para más.

Grises

Y con estos llegaría el subidón total hasta el fin de fiesta. Grises puso el instinto “Animal” (2014) sobre el escenario Castilla y León es Vida de la mano de propuestas enérgicas y arrolladoras como Parfait, Wendy, El Hombre Bolígrafo o la propia Animal con las que se metieron al público en el bolsillo. Vale que no tienen las mejores voces y que sus letras pueden ser mejorables pero les sobra convicción y desprenden actitud y valentía, lo que les convirtió sin duda alguna en la sorpresa positiva de la noche. Y es que su concierto tuvo todos los colores menos el gris.

Cut Copy  (aka Cupcake)

El pop electrónico de estos australianos, supuestamente cabezas de cartel, no fue suficiente para continuar la algarabía formada por Grises pero mantuvieron el ambiente alegre y marchoso  con la presentación de “Free Your Mind” (2013) y con la mejor puesta en escena del festival a base de unas luces y proyecciones muy cuidadas. Dan Whitford, líder de una banda bastante sobrevalorada para algunos (no para nosotros), dirigió con batuta firme un recital que se alargó sobremanera en el tiempo y en el que brillaron con luz propia composiciones como Need you know, Let me show you love o We Are Explorers sin olvidar otros clásicos contemporáneos como Lights And Music y Hearts On Fire de su mejor entrega, In Ghost Colour (2008). A estas alturas ya sólo quedábamos dos valientes con ganas de fiesta.

Exsonvaldes

Y de la electrónica al pop amable de los franceses Exsonvaldes, que como sigan con este ritmo de visitas van a tener que pedir la doble nacionalidad. Y es que la propuesta del quinteto liderado por Simon Beaudoux parece haber caído en gracia en suelo patrio debido más que nada al buen hacer de la banda y al brillo singular de alguna de sus composiciones como Days o Seahorses.  Acabaron de ganarse al público con su interpretación del clásico Enamorado de la moda juvenil de Radio Futura para dejar claro que aunque suelen cantar en francés (sus mejores temas) y en inglés pronto podrían hacer concesiones a la lengua de Cervantes. Un concierto cercano y lleno de calidad para afrontar la recta final de la noche.

El Columpio Asesino

Haciendo malabares con los sonos conseguimos pedirnos el último cachi de Vivir Morir Vivir con cocacola y nos pertrechamos entre la marabunta para disfrutar de uno de nuestros cabezas de cartel. Los navarros se han convertido en el grupo de moda con más de media docena de festivales a sus espaldas este verano y con un directo crudo y visceral como siempre pero en el que Cristina ha tomado definitivamente el mando. Comenzando con Babel,  single de Ballenas Muertas en San Sebastián, dieron el mejor concierto de la noche presentando un directo demoledor en el que ya, hasta chirría Toro. Y como ellos lo saben quisieron darle una vuelta de tuerca cantándola esta vez ¿adivinan con quién? Si, Nacho Vegas (aka maraca loca) again, declamando con bastante estilo la primera parte del hit y siguiendo el balanceo hipnótico de Cristina. La letra entera ya era pedir demasiado.

Y que Adanowsky nos perdone perolos buenos festivaleros saben (mentira) que siempre hay que guardarse un concierto para la siguiente edición. Que por cierto ya se han empezado a vender las entradas para Sonorama Ribera 2015 ¡Qué locura! ¿No?

 IMG-20140817-WA0019

Las Canciones de la Semana

“Detener el tiempo” de Nacho Vegas. Canción elegida por Manuel Domínguez.

Vaya botellón que se montaron ayer los chavales pacenses para celebrar un poco el fin de año, un poco el fin del primer trimestre del curso, un  poco porque si. Ahí, a cero grados.  Y yo, con la de veces que he estado pasando frío con el vaso de plástico en la mano, me descubro  en el primer  cumpleaños de la hija de mi amigo y programando el fin de semana a base de comidas y vinos en sitios calentitos. Parece mentira cómo pasa el tiempo.

Y buscando una canción que hable sobre el paso del tiempo me topo con Nacho Vegas y me lo imagino con su abrigo, su copa de balón, su cigar y su mirada perdida caminando por el paseo fluvial como un fantasma entre la multitud tomando notas de las conversaciones  para su siguiente disco.  Y me río. Ahí Nacho Vegas!!

“Detener el tiempo” es el segundo tema de El Manifiesto Desastre, discazo del asturiano  perfecto para estos días de frío y lluvia.

“No puedes” de Ed Wood Lovers. Canción elegida por Juan Manuel Subirán

Los entendidos siempre están diciendo qué va con qué cosa, y qué cosas no van juntas. No es que yo sea un inconformista, pero creo que no suelo comulgar con esas normas de si haces esto no puedes hacer lo otro. O si eres tal no puedes ser cual. Estas personas son tan tajantes que parece que si algún día incumples sus normas, poco menos que se acaba el mundo.

Que les den. Además, yo le echo litros de mayonesa a la tortilla.

“Yo soy aquel” de Apnea. Canción elegida por Verónica Fernández

La Nochebuena ya está aquí y en mi familia es sinónimo de cenar todos juntos, pasar una noche agradable jugando al bingo y viendo el especial de Navidad de Raphael o en su defecto escuchando discos de mis padres de Raphael, Nino Bravo, Pecos…un auntentico revival.

La verdad es que gracias a mis padres tenemos (mis hermanos y yo) una cultura musical de la época muy amplia adquirida en las noches de Nochebuena y en los viajes en coche hacia Málaga.

He elegido esta versión de Apnea, una banda que desde la primera vez que la escuché me enamoraron por completo. La voz de Mario Terol es cautivadora y esta versión de Raphael es muy bonita, nunca llegarán a igualar al original, pero el resultado es fabuloso.

“Holes”, de Passenger. Canción elegida por El_Tesorero.

Cuando no tienes nada, nada tienes que perder. Cuando nos sentimos vacíos, cuando nos sentimos abandonados, podemos llegar a pensar que ya todo está acabado y que no tenemos fuerzas para seguir luchando; pero lo cierto es que la vida sigue y eso ya es suficiente motivo para seguir adelante, pues la vida puede ser muy hermosa de diferentes maneras y siempre llega a sorprendernos.

“Holes” habla del hueco que deja en nuestra alma el abandono, el fracaso, la pérdida de un ser querido… y de la valentía y de las fuerzas que hay que sacar de dentro de uno mismo para luchar y afrontar los momentos difíciles de nuestra vida. Nunca hay que dejar de pelear, pues aunque le tengamos miedo a los relámpagos, tarde o temprano la tormenta pasará, el cielo se despejará y podremos ver la luz del sol saliendo de entre las nubes.

“Holes” es el tercer single extraído del álbum All the Little Lights (Black Crow, 2012) cuarto álbum de Passenger como proyecto solista del británico Michael David Rosenberg (antes publicaron otros tanto como banda antes de su disolución). Este trabajo ha supuesto la consagración de la carrera de Mike Rosenber en solitario, encabezando listas de éxitos en más de quince países en todo el mundo.

Festival Europa Sur: viernes 21

Gracias a las nuevas tecnologías os ofrecemos la crónica más fresca de lo que está siendo el festival Europa Sur. Seguiremos informando a través de Twitter y Facebook.

Nuestra primera jornada del Europa Sur (aunque no primera del festival) comenzó con una puntual Chloe Bird, otro de esos fenómenos youtube que ha conseguido hacerse cierto nombre gracias a la red.
Muy bien acompañada por Marcos Bayón a la guitarra y su hermano,Cesar Bayón, a la batería, Chloe demostró que también puede ser un fenómeno en el directo. Gran voz y bonitas canciones, en un entorno ideal, que hizo las delicias del poco público que había.

Burgim

Tras una pausa para cambios de escenario, los siguientes en subirse a el fueron los cacereños Burgim, que una vez más volvieron a demostrar que en Extremadura también se puede hacer buen rock de la vieja escuela. Aunque el público aun no era muy abundante supieron hacernos mover los cuerpo durante todo el concierto.

Mucho

Y por fin llegó el turno de Mucho, el azote de la Mancha. Con una energía brutal y totalmente contagiosa, los Mucho tocaron los temas de su primer disco y, además, nos regalaron un tema nuevo que sonó potente y, por qué no decirlo, muy rollo Muse, dejando entrever por donde irán los tiros de su próximo disco, que están grabando ahora.

Nacho Vegas

Aprovechando que estábamos a mitad de la noche, que teníamos que cenar y que, seguramente, el cambio de escenario iba a ser largo, decidimos que el sacrificado de la noche seria Nacho Vegas, que por otra parte ya lo hemos visto más de una vez.
Aún así, cuando llegamos, el bueno de Nacho acababa de empezar y, por fin, había conseguido llenar la plaza y acercar a la gente a primera fila. Correcto, sobrio y acompañado de piano y contrabajo, además de guitarra y bajo, Nacho hizo un repertorio en el que pudimos oír canciones que ya son más que conocidas, pero lo que está clarísimo es que, cuando suena Dry Martini, la gente sale corriendo de los policlines a primera fila.

The Soaked Lamb

El listón quedo muy alto para los portugueses The Soaked Lamb, que mientras iban colocándose en el escenario pudieron ver como la mayoría de la gente se iba a cenar. A nosotros nos pareció un gran error porque trajeron a la plaza de San Jorge una clase y estilo que aún no habíamos podido ver allí. Jazz, rock y aires de los años 50,con canciones en inglés, portugués y español, The Soaked Lamb basaron su repertorio en su último disco de versiones, Evergreens. Sorprendente concierto en el que destacó la versión de La Llorona de la recientemente fallecida Chavela Vargas, que el público cantó junto a los portugueses.

The New Raemon

Otro de los conciertos esperados de la noche era el de The New Raemon, que venía a Cáceres con su recién estrenado disco, Tinieblas por fin.
La gente que se había marchado en el concierto anterior volvía con ganas de escuchar los nuevos temas de Ramón Rodriguez, pero más aun de escuchar los de siempre, como Lo bello y lo bestia, que fue el elegido para abrir el concierto. Gran concierto de Ramón, que consiguió poner la piel de gallina en más de una ocasión.
Llegaba el final de la noche y el punto final lo ponía David Fonseca, que estrenaba justo el viernes la segunda entrega del disco doble que ha sacado este año (Rising en Marzo y ahora Falling). En la primera parte del concierto se dedico más a los temas nuevos y, en la segunda, a sus anteriores trabajos, entregándose al 100% al público, no sólo sobre el escenario, si no también una vez abajo, pasando un buen rato firmando discos y hablando con los fans.
Al acabar los conciertos había varias alternativas para seguir disfrutando de la noche cacereña, pero nosotros optamos por descansar para el sábado, que promete ser intenso.

Festival Europa Sur 2012

Este año hemos decidido ampliar nuestros horizontes festivaleros y vamos a terminar nuestra ruta con el Europa Sur, en Cáceres (aquí casi en casa)

Europa Sur celebrará este año, entre el 20 y el 23 de Septiembre, su tercera edición, con un cartel cargado de actividades y buena música, uniendo lo mejor de España y de nuestros vecinos de Portugal.

Una ocasión excepcional para poder disfrutar, a muy buen precio, de artistas como Christina Rosenvinge, Nacho Vegas, Sidonie, David Fonseca, Los Poppers y un largo etcétera, además de poder ver/ participar en el Rally Ibérico de Scooter Clásica, ponerte a la moda de la mano de la III Feria Extremeña de Diseño Independiente Hispano- Lusa (Bluxa), donde podrás encontrarte cositas de nuestros amigos de SanasysalvaS y otros muchos jóvenes diseñadores portugueses y españoles, ver exposiciones de arte, cine… muchas alternativas que te harán pasar un fin de semana bastante completito.

Bon Vivant, organizadores de tal evento, coorganizadores, patrocinadores y todos lo que rodean al Europa Sur van a hacer que acabemos el verano con un fin de semana perfecto en una ciudad preciosa como Cáceres, en su Plaza de San Jorge. Si no lo conoces… anímate!

Más información en su página web: http://www.festivaleuropasur.com/

PD: Si te fijas bien en las cabeceras de la web, podrás encontrar a un infiltrado que suele colaborar con nosotros… no digo más.

Canciones de la Semana

“Tumbado en mi moqueta azul” de Anni B Sweet, canción elegida por Juan Manuel Subirán.

Cuando intentas hacer una selección de música para una fiesta o sesión de pinchadiscos elijes las canciones más reconocibles y movidas, pero no puedes evitar dejar por el camino grandes canciones que, a pesar de ser de esas que todo el mundo conoce, no “pegan” en una fiesta.

Por eso no dejo de pensar que sería una buena idea hacer una pinchada-siesta, en una terraza con hamacas y tumbonas, a la sombrita… Cerrar los ojos, dejarse llevar por la música y que suenen canciones como esta:

“Sorry” de CatPeople. Canción elegida por Verónica Fernández

Esta semana he elegido esta canción porque he tenido una semanita un poco “jodida” en el curro. Todos los días salgo con ganas de estrangular a más de uno de “mis niños salvajes” y uno de los métodos que me ayuda a calmarme es pensar en está canción, bueno en cualquiera de este disco.

Para mí es un tema muy relajante que tiene un efecto sedante con el que las ganas de matar disminuyen, es algo similar a lo que pasa a Homer Simpsons cuando no tiene tele ni cerveza y de repente encuentra una tele, ¿recordáis?

“Verano fatal” de Nacho Vegas y Christina Rosenvinge. Canción elegida por Manuel Domínguez

Circunstancias de la vida hacen que lo que se presumía como un verano genial pueda convertirse en un verano fatal, o viceversa. Porque el destino es tan perro que nunca te sacia el hambre cuando más tienes… espera al día en que piensas que se puede ser feliz sin comida para ponerte el mantel por delante. Pero claro, la comida es necesaria para la vida y si me ponen la mesa, a poco que haya algo de pan y algo de agua, me sentaré a comer.

O como dice Ari: “si hay tiempo no hay dinero y si hay dinero no hay tiempo“.

Verano fatal es un álbum de Nacho Vegas y Christina Rosenvinge. Fue publicado por Limbo Starr el 22 de octubre de 2007.

“Llorona” versión de Depedro. Canción elegida por Isa P.

Esta semana he estado un poco en una nube, el sábado pasado se casó mi hermana y he pasado todos estos días como en una nube. Además he tenido mucho trabajo y echo muchas horas en el laboratorio con una mexicana que ha venido con una beca.

La chica en cuestión se llama Miriam y es muy simpática, además no me pone pegas con estar toda la mañana escuchando Radio 3, de hecho le gusta bastante y eso une jaja. El otro día escuchando dicha emisora pusieron canciones de Chabela Vargas y a ella le encantó y nos pasamos un rato cantando la “Llorona” y yo le dije que no se podía perder la versión de Depedro y, aquí esta.

SAN MIGUEL PRIMAVERA SOUND 2012.

She, nuestra corresponsal en el extrarradio festivalero, nos cuenta los pormenores del gigantesco crisol de culturas (y culturetas) que ha supuesto una edición más del festival barcelonés por excelencia.

Foto: Christian Bertrand

 Una vez que alguien se decide a ir al Primavera Sound por primera vez, las posibilidades de reincidencia son altísimas. No es un festival precisamente barato, pero, pensado con tiempo, la relación calidad-precio es excelente y nunca, NUNCA, defrauda. Por tercer año consecutivo la que suscribe ha tenido la suerte de poder acudir de nuevo al Parc del Forum y disfrutar del que, probablemente, sea uno de los mejores festivales de Europa.

PROS:

– No hay camping. Esto hace desaparecer a los zombies presentes tras horas y horas de maldormir.

– El público: Siempre defenderé que es el único festival español en que la gente, más que a emborracharse y festejar que está de parranda, va a escuchar música.

– La oferta: Sumando todos los grupos, todos los escenarios, las partes de la ciudad, el auditorio…te sale una vida entera que malgastar para poder ver todos los conciertos de sólo un año.

– El precio: A ver, que quede claro. El PS es rentable si te organizas bien. Dos semanas antes es imposible, pero en Octubre, la entrada sale por menos de 100 euros, el alojamiento cerca del recinto, con ofertas increíbles. El cartel, a esas alturas, ni lo sabes, pero la experiencia demuestra que da lo mismo, nunca defraudan. Como resultado de esta organización, la relación calidad-precio musicalmente hablando es inmejorable.

– El auditorio: No hay ningún sitio en el mundo que suene como el Auditori. Los conciertos que se dan ahí, además, magníficamente elegidos hacen que ver un concierto a las 4 que, a priori, puede ser una idea de pereza máxima se convierta en una experiencia increíble.

– El feedback: Es curioso como un festival tan a gran escala como este tiene tanto contacto con sus asistentes. A lo largo de los años, desde votaciones en el foro oficial para elegir algunas de las actuaciones hasta respuestas en directo del director del festival, Gabi Ruíz desde su twitter sobre los problemas que iban surgiendo. Todas las ideas son escuchadas.

– Los alrededores: Puede que los puestos de comida dentro del recinto sean un poco caros ( y raros, ¿sabiáis que existe el pan vegano? ¿qué animal da pan?), pero los alrededores llenos de bares con menú del día pueden salvarte. Además estás al lado de la playa. Y estás a 10 minutos en metro del centro de la ciudad. Y esa ciudad es Barcelona. Nada más que añadir.

Foto: marcoo®

CONTRAS:

– El público. El mismo pro se vuelve contra cuando aparece el “postureo”, esa técnica ancestral que consiste en ir a un concierto sólo para decir que has ido. Cuanto mejor sean las críticas del último disco de ese grupo ( llamémoslos, por ejemplo, Beach House), más gente habrá. Llegué a ver grupos enteros de cháchara la hora larga de concierto DE ESPALDAS la escenario. Que a mí no me importa que se haga, pero EN SILENCIO. Agárrate a tu Smartphone, tuitea todas tus impresiones, ve ganando tiempo pasando el instagram a las fotos, pero CÁ-LLA-TE.

– Las distancias: El Parc del Forum más los terrenos aledaños en los que se siguen celebrando conciertos miden más o menos, 3 km. Sí. Imagínate equivocarte de escenario para determinado concierto y tener que desandar todo el camino. Razón por la que te puedes perder la primera canción de Rufus Wainwright, por ejemplo, o no poder solapar conciertos porque te espera una caminata de 20 minutos mínimo entre uno y otro. Este año, eso sí, en previsión, una fue preparada y entrenó durante semanas, puente arriba, puente abajo del Guadiana para no volver echa un guiñapo como el año anterior.

– Los solapes, la inabarcabilidad: Los tropecientos conciertos que puedes ver, de repente, se te juntan en tiempo y no en espacio. Si quieres ver a Wilco, tienes que renunciar a ver a Beirut. Si quieres ver a los Kings of Convenience, dile adiós a Atlas Sound. Si te planteabas ver qué tal Chromatics, St Ettiene al carajo. Y así, sucesivamente. Es lo que hay. ¿Consejo? Una vez que tomes la decisión, olvídate del otro grupo. No lo escuches, no preguntes qué tal. Como si no hubieran ido.

Foto: santisss

JUEVES

Por razones que no vienen al caso, empecé el festival más tarde de lo que suele habitual en mí. Fuentes cercanas aseguran que el retorno de Afghan Wings fue espectacular, pura vida noventera con una calidad de sonido envidiable. Sobre los conciertos a los que pude asistir:

Death Cab for Cutie: Cuatro años sin pisar España para los de Ben Gibbard ( también conocido como el ex de esa mujer icono de poperismo rancio que es Zooey Deschanel). Con un último disco quizá no tan brillante como Plans o Transatlanticism, quizá el set list que escogieron no fue el más adecuado para un retorno; sin embargo, la energía que derrocharon suplió lo demás, hasta algún fallo de sonido. Instrumentalmente, perfectos. Y para los fans, una gozada.

– Beirut: Para mí, el ganador del festival. Renunciando a Wilco ( vistos por última vez hace dos menses), Zach Condon ofreció a los fieles, que éramos bastantes más de lo que cupéa esperar, un concierto espectacular. Anocheciendo, con el mar de fondo y un público entregadísimo que tenía al americano totalmente abrumado, las trompetas y demás instrumentos poco habituales que suele utilizar consiguieron enamorar a todos los presentes.

– Franz Ferdinand: Fue curioso ver cómo la mayoría del público asistente al festival, los mismos que criticaron en el momento de la confirmación, acudían gota a gota a este concierto para sacar el hooligan que llevan dentro. Personalmente, fue la más aburrida de las veces que les he visto, pero consiguieron llenar el escenario principal.

– Spiritualized: La espantada hacia el concierto de Franz Ferdinand consiguió que, contra todo pronóstico, uno de los grupos que ha sacado mejor disco en esta temporada se encontrara con medio aforo para dar, eso sí, una gran actuación. Los coros góspel, la estética eclesiástica y, seamos sinceros, lo BUENAS que son las canciones de este grupo consiguieron que aquello fuera toda una experiencia musical espiritual.

Foto: Wexxie

VIERNES

– Rufus Wainwright: Tras desandar tooooodo el recinto por un error de cálculo, me encontré con un Rufus hortera en el vestir, como siempre, pero elegante en forma y fondo. Muy afectado todavía por las recientes muertes a su alrededor y el nacimiento de su hija, rodeado de una más que aceptable banda (entre los que se incluye Teddy Thompson para regocijo de la que escribe, que es muy fan), regaló su torrente de voz para repasar algunos de sus éxitos, versionarse a sí mismo y vendernos las canciones de su último disco.

– I Break Horses: Apostar por un grupo sueco es siempre apostar a caballo ganador. En uno de los escenarios difíciles de encontrar, demostraron que están un paso más allá del hype y que no sólo vivirán de un single

– The Cure: A ver, esto es difícil. Aquí todos somos fans de The Cure. Quiero decir, no conozco nadie que alguna vez me haya dicho: no me gustan. Te sabes los temazos. Se te van los pies. Sonríes si escuchas los primeros acordes de “Friday, I’m in love”, pero la verdadera prueba de fanatismo viene cuando The Cure decide dar un concierto de tres horas. Tres horas y diez minutos, para ser exactos. El sonido bien. Robert Smith, en su papel totalmente, muy bien. Por cada temazo, 100 posers desaparecían de escena. Personalemente, aguanté más de hora y media, hasta que tuve que ir a cambiarme de ropa al hotel. Para cuando volví, seguían a lo suyo, con cada vez menos público. Esperando al siguiente concierto, a dos kilómetros de allí, me llegó un mensaje de “por fin están tocando Boys don’t cry”. En el quinto bis.

– M83: Llegué sin fe a este concierto. Me gustaban bastante antes de dar el pelotazo con Midnight City y no sabía con qué me iba a encontrar exactamente, así que para mí fue la mejor sorpresa de todo el festival. Entregadísimos, pusieron a bailar a todos los asistentes. A su favor, además, juega que no fue la cancioncita de marras la mejor que tocaron. En su contra, lo cortísimo de la actuación.

– The Rapture: Animados por M83, lo de The Rapture fue ya el fiestón. Magníficos hacedores de singles y habiendo firmado dos de los mayores rompepistas indies del último año, hicieron moverse hasta a los que aguantaron las tres horas ( y diez minutos) de los Cure. La apoteosis llegó con la gran ‘How deep is your love?’ que en directo es un melocotonazo de escándalo.

Foto: martyville

SÁBADO

– Father John Misty: El autor de mi disco más escuchado en lo que va de año tocaba en el Auditori a las 4 de la tarde. Verlo, aunque sin banda, bien merecía un ratejo de cola a esas horas. Armado con su guitarra y su sentido del humor, el exbatería de los Fleet Foxes puso el corazón al revés a más de uno con una magnífica voz que llenaba todo el escenario. Nadie estaba allí por casualidad y nadie salió de allí indiferente. En mi caso, rendida a sus pies por los siglos de los siglos. A pesar de llevar escote.

– The Right Ons: Siempre hay un concierto al que vas en el Primavera para cubrir un hueco en la agenda que no sabías que tenías. En mi caso, este año, fue éste. Enérgicos y pudiendo haber salido de cualquier garito de Manchester, no debe ser fácil animar al público a las seis de la tarde del tercer día de un festival. Pero se lo curraron bastante y lograron el visto bueno.

– Lisabö: Los vascos se prodigan poco. Y hacen mucho, mucho ruido. Ruido del que te pone el pulmón derecho donde el apéndice. Ruido muy bien hecho.

– Kings of Convenience: Del ruido a la paz que desprenden los noruegos allá por donde pisan. Convencidos de que la mitad del público estaba allí por casualidad y con sendas guitarras, dieron uno de los mejores conciertos del festival, convirtiendo en silencio todo el ruido anterior. Son Adorables. Tocan bien. Tienen canciones bonitas. Lo dicho, la paz en su más amplio sentido.

– Beach House: El concierto del aparentar. Dos años atrás tocaron en uno de los escenarios pequeños y, rompiendo todas las previsiones, no cabía ni medio alfiler ( yo huí para poder respirar). Tan esperados. Tan buen disco este Bloom de 2012 que aquello estaba lleno de gente que quería decir que estuvieron allí. El peor público para uno de los mejores conciertos, así que un resultado un poco agridulce. Ellos, sobre todo ella, perfectos, contenidos pero emocionantes, se merecen estar donde están.

– Chromatics: Siempre digo que a mi la electrónica ni me iba ni me venia hasta que empecé a escucharla por obligación en los festivales. Chromatics es uno de esos ejemplos. Parte de la corriente a la que podemos llamar “música surgida de la película Drive” estuvieron más que correctos.

– Yo La Tengo: Los fallos de sonido del escenario donde tocaban se hicieron patentes sobre todo en el concierto de los americanos. Tampoco el público que “pasaba por allí” ayudó. Como resultado, un concierto que sonaba a desgana.

– Justice: Todos sabían ya que el festival estaba terminando. Y llegan Justice y salen a hacer lo suyo. Y el público rompe a bailar y se vuelve loco. En un concierto así no se espera nada más y, claro, nada menos.

– Neon Indian: Concierto visto también por casualidad mientras descansábamos en los escalones de su escenario. Bastante decentes a pesar de no tener ni idea de quiénes eran, fueron congregando lo que quedaba de público que se repartiría ya entre los dj’s que cerraaban

– Dj Coco: El cierre tradicional del festival. Una sesión de pop-rock con todo el personal del evento subido en el escenario y las últimas horas en el Parc del Forum hasta el año siguiente.

Foto: ceasedesist

DOMINGO (Conciertos gratuitos en el Arc del Triomf)

– Lorena Álvarez y su banda municipal: Si los americanos pueden vendernos su folk como lo más de lo más, por qué no íbamos a hacer nosotros lo mismo. Jotas. Esta chica vende una revisión actual de jotas que, asombrosamente, funciona. Guardad los minivestidos y sacad el refajo extremeño, niñas, porque será la nueva moda.

– Joe Crepúsculo: Personalmente, nunca me ha gustado el rollo del Sr Crepúsculo, pero allí estaba, con su camisa roja de temazo en temazo, así que aprobado alto.

– Nacho Vegas: Este concierto fue un fenómeno bastante curioso: al ser los conciertos gratuitos en un parque, decenas de familias domingueras, niños pequeños en ristre, andaban por allí. Claro, Lorena y sus jotas, Crepus y su pop, todo muy bien. Y llega Nacho, con su Dry Martini Sexo Anal y todo cambia. Intenso a pesar de lo bajo del sonido. Impecable, como siempre.

– Yann Tiersen: Tras un diluvio universal que se arrastró a todo el que estaba allí por casualidad, el francés, ya despojado de su pasado Ameliesco dio un recital de electrónica y multiinstrumentalidad repasando sus últimos tres discos en el que se te quitaban las ganas de intentar tocar tú algún instrumento alguna vez. Muy muy muy, pero que muy fan de lo que consiguió bajo la lluvia.

– Richard Hawley: El crooner, ex de Pulp, decidió salir la noche anterior y, como consecuencia, se rompió una pierna ( no aclaró las circunstancias). Lejos de suspender el que era el concierto que cerraba este año el Primavera Sound, decidió salir con su yeso, su pernera cortada el pantalón, sus gafas de sol y su silla de ruedas a sacar, SENTADO, toda su voz y despedir con un The Ocean bastante apropiado para el momento. Al público que quedaba ni le importaba lo que estaba pasando allí, eso sí, mientras unos estábamos con el corazón en un puño, el dispositivo de cerveza-mojitos-cubatas y botellones allí montado restó parte de la magia.

En fin, ya sólo queda un año para volver. Porque hay que volver.

Enofestival: nuevo evento que reune música indie y vino

Como si el calendario de festivales no tuviese ya grandes nombres, nace un nuevo evento de corte indie. Su elemento diferenciador para competir en el mercado es doble: por un lado se centran en la cultura enológica y por otro proponen un modelo de festival más pausado, en horario de tarde y a cubierto.

El Enofestival se celebra el sábado 4 de febrero en el Palacio de Vistalegre de Madrid y entre cata y cata actuarán Nacho Vegas, The Right Ons, Christina Rosenvinge, The New Raemon, Tachenko, y Modelo de respuesta polar.

Desde las 13:00 hasta las 00:30h, se podrá disfrutar de un espacio exclusivo creado para la ocasión. Vinos de distintas denominaciones de origen, variedades y tipos podrán ser degustados, con precios a partir de 2€.

Las entradas tendrán un precio especial de 20€ hasta el 15 de enero. A partir de ese día pasarán a tener un precio único de 27 euros más copa de vino gratis.

Más info en su página de Facebook

Catacrocker: Nuevo mini LP de Nacho Vegas

El asturiano hace público el tema “Cómo hacer crac”, de temática social, que le dará nombre al nuevo trabajo a publicarse en noviembre

 

La semana pasada hubo un pequeño revuelo en Facebook; no se trataba de una nueva protesta por parte de los indignados, aunque los tiros no andan muy lejos, sino del anuncio de Nacho Vegas en su page de la red social de la publicación de un nuevo trabajo. El ex Manta Ray nos contaba que se trata de un mini LP titulado Cómo hacer crac, que llegará a las tiendas en noviembre en formato vinilo + CD bajo el sello Marxophone, y contendrá seis temas nuevos de “temática mucho más social”.

Pues bien, ayer se hizo público el primer tema en el Bandcamp de la Fundación Robo, colectivo de artistas que busca promover el compromiso social del gremio y al que ya se han adscrito nombres como Grupo de Expertos Solynieve, Tachenko, Tarántula, y muchos más. La canción del asturiano se llama precisamente “Cómo hacer crac”.

Por otro lado, también se sabe que verá la luz el single de “La gran broma final” con “Me lo dijo un ángel” como cara B, que hasta ahora sólo conocíamos de sus conciertos.

Ecopop 2011 @ Arenas de San Pedro

TEXTO: CAMPINI | FOTOS: VV.AA.

Los chicos de El Gallo Verde me encargan con un criterio más que dudoso que haga la crónica del festival Ecopop. Al espetarles que mi forma de escribir es de lo más gualtrapa me contestan que total, para lo que voy a cobrar… ante esto, sólo me queda poner la mejor cara Nacho Vegas que me sale y decidir darle caña al lápiz.

20 de Agosto. El desembarco de Norma en Día.

El viernes nos presentamos una avanzadilla palentino-extremeña en Arenas de San Pedro. Tras hacer un camino de doscientos y pico kilómetros en seis horas (es lo que tiene parar en una de cada tres gasolineras para repostar… cerveza) llegamos sobre las doce dispuestos a pasar frío, pertrechados de nuestras rebequitas. Craso error, hacía más calor que en Calcuta.

Cuando llegamos a la plaza nos dimos cuenta de que había poco ambiente indie, los chicos de Pinocho Detective y compañía eran de los pocos que estaban allí como asistentes al festival, aguantando el tirón de las bandas que precedían a un Suso DJ que pinchó temas que poco tenían que ver con la temática del Ecopop. A nosotros nos daba lo mismo, parecía que nos habían dado el día libre en Mordor. Pedrito, el palenciano que llevábamos apadrinado, hizo una perfecta imitación de Vomitón (de la serie Búscate la vida) justo delante del escenario, con efectos especiales y todo. Tras eso, fuimos al Soho, un animado bar que os recomendamos si decidís ir a futuras ediciones del festival. No puedo dar más detalles de la noche, sería una pena que les cerrasen el blog a los gallos verdes.

21 de Agosto. Con codillo dan dyc.

El sábado llegó el resto de la manada, y algunos pasaron el día comiendo y bebiendo como si no hubiera un mañana. A media tarde se nubló el cielo de repente, empezó a llover y temimos que peligrara el festival.

Cara de Lucía el sábado a las ocho de la tarde (foto: Blanca)

A pesar de que la lluvia produjo un cambio en los horarios de algunas pruebas de sonido, el cielo se despejó y sobre las diez y algo comenzó a tocar la primera banda. No se superarían más de mil almas en toda la noche, así que creemos que la organización no debe estar muy satisfecha con la asistencia de público.

Como este es un blog serio, me llevé un boli y un papel para tomar notas, que transcribiré a continuación:

Jiega con istesible, foso imoiliremo finel … al ver con horror que mis notas las podría haber escrito Harry Potter para enfrentarse a sus enemigos, decido tirar mejor de mi maltrecha memoria para comentar qué tal estuvieron las bandas que tocaron en el castillo del Condestable Dávalos, un emplazamiento espectacular.

Ni mi primo el farmacéutico, oyes

 Alborotador Gomasio: por desgracia sólo pudimos llegar a los dos últimos temas de los ganadores del concurso de maquetas del Ecopop, pero es justo reseñar que si la canción con la que terminaron la hubieran tocado a las cinco de la mañana, el castillo se habría venido abajo. Intensos, rockeros y con buena puesta en escena. Bien por ellos.

Nacho Vegas: aunque no sea santo de mi devoción, he de reconocer que fue el mejor concierto del festival. Es una delicia como suena la banda, y como los músicos juegan con las intensidades de las canciones con el multiinstrumentista Abraham Boba impartiendo una clase magistral de lo que tiene que ser un músico de acompañamiento, y un Nacho Vegas muy fino con la voz. Emocionó a sus fans y nos dejó muy buen sabor de boca a los que pensábamos echarnos una siestecita durante su actuación. Al final del concierto, y en un alarde de actitud, tiró la guitarra al suelo y pegó un salto digno de un gamo, señal de que el asturiano se lo pasó bien. Al terminar, lo volvieron a meter en su caja.

Foto: by David Sánchez/ Pi González

The Bright: no pudieron hacer prueba de sonido debido a las inclemencias del tiempo, y les tocó chequear justo antes de empezar a tocar, situación que puede desmotivar al más pintado. Los leoneses arrastraron problemas de sonido durante todo el concierto, y se les notó a disgusto. La banda de Myriam Gutiérrez no consiguió enganchar, pero espero verlos en otra situación menos complicada para formarme una opinión y así optamos por el beneficio de la duda.

Standstill: también sufrieron algún problema técnico, creo que les falló el envío de algún sintetizador, pero a pesar de esto dieron un concierto impecable. Los temas de su “Adelante Bonaparte” sonaron perfectos, y los coros a tres y cuatro voces me dejaron picueto. Una gran banda, muy compacta y con una elegante puesta en escena. Entre los que íbamos hubo división de opiniones, a algunos les dejó fríos (mi amigo Diego me pidió que los definiese en cuatro palabras: “ni fú ni fá”, pero teniendo en cuenta que minutos antes me corneó como un Miura, haremos como con The Bright y le regalaremos el beneficio de la duda), otros los calificaron como una versión mejorada de Vetusta Morla . A mí me encantaron, creo que son necesarias más bandas con la calidad de Standstill en el panorama indie español. Buenos músicos y mejor sonido.

Foto by David Sánchez/ Pi González

El Columpio Asesino: esperaba a la formación de Pamplona, una de las sensaciones de este año, con muchas expectativas, especialmente tras las noticias que me han ido llegando de conocidos por sus últimos conciertos en Sonorama y en Contempopránea, y sobre todo porque su último trabajo , “Diamantes”, me encanta. Me dejaron un regusto agridulce. Por un lado, bailé como un mandril empapado en crack, y que una banda consiga mover de esa manera al público es motivo de aplauso. También es verdad que a las cinco de la mañana la mayoría de los presentes probablemente habrían bailado los grandes éxitos de Maria Jesús y su acordeón, si hubiese subido a esa hora, pero no restaremos mérito al potente directo de El Columpio Asesino. El sabor agrio me lo dejó comprobar que el batería se iba en algunos temas, haciendo que algunas partes del repertorio sonaran destartaladas, o escuchar algunos problemas de afinación en la voz o incluso en alguna guitarra. Probablemente también sufrieron problemas técnicos. Me lo pasé bien, nos hicieron sudar…pero el concierto sonó regular.

Posteriormente pinchó Virginia Díaz, presentadora del programa 180º de Radio 3, yéndose a lo seguro y sin mostrarnos nada nuevo. A ella le siguieron Vecinos DJs , a los que no pude ver pero me comentaron que fue un divertido punto y final para el festival.

Parte de la horda de cafres que nos juntamos allí terminaron en el Soho de pinga con los chicos de El Columpio Asesino, con Nacho Vegas…

22 de Agosto. Este muerto está muy vivo.

Gracias a las recomendaciones de Vicente del Aftasí Club, el día de la despedida comimos en el restaurante Macayo. Os recomiendo que no dejéis de ir a comer allí si pasáis por Arenas de San Pedro. Muy bien de precio, raciones copiosas y riquísimas y la sensación de que te atienden amigos de toda la vida. Además, son los introductores de algo tan extremeño como la cachuela en Castilla. Un gran final para un fin de semana tremendamente divertido. Esperemos que la escasez de público no desanime a los organizadores y podamos disfrutar de este festival en años venideros.

A la vuelta, tuvimos que tocarle con un palo para comprobar que seguía con vida (foto:Blanca

Arranca el Sonorama Rivera

Hoy comienza la decimocuarta edición del Sonorama Rivera que durará hasta el próximo día 14 de Agosto.

Como novedades este año, el festival incorpora un día más de conciertos.En total más de 80 bandas pasaran por sus escenarios en estos días. Entre los artistas presentes se incluyen bandas de renombre internacional como Teenage Fanclub o Los Campesinos, bandas consagradas nacionales como Xoel López, Nacho Vegas LHR junto a bandas emergentes como Supersubmarina. Contarán con la actuación de la Orquesta Poligonera y como cierre, la banda Amaral.

Como actividades anexas están las tradicionales Catas de Vino y visita a las Bodegas, y , como novedad, un programa destinado a los peques el Sonorama Kids.

Gran parte de la redacción del Gallo Verde a acudido a esta cita para contarnos los mejores conciertos, sus impresiones, el ambiente que se respira en Aranda… pero para ello tendremos que esperar a que regresen.