Podcast El Gallo Verde: Lenguas Cooficiales (Temporada 01, Episodio 08)

Buenos días y bienvenidos a un nuevo programa de El Gallo Verde.

Ir a descargar

En esta ocasión nos adentramos en el mundo de las lenguas cooficiales de España. En un panorama como el musical en donde se impone abrumadoramente el Inglés como idioma universal para la música, y con el Español como lengua dominante en el apartado de música latina, o urbana como se ha dado en etiquetar últimamente, queda poco margen para destacar cantando en otras lenguas con bastantes menos hablantes.

Además, nuestra cabezonería y pereza innata nos hace alejarnos de esas composiciones escritas fuera del binomio español-inglés, lo que hace que nos perdamos algunos temas muy interesantes. Quizá no podamos abarcar todos los matices de las letras, pero con la ayuda de la música es muy fácil captar una idea del espíritu general que nos quiere transmitir el tema.

Por ese motivo, hoy ascendemos por la torre de Babel de las lenguas cooficiales de España en busca de temazos:

La torre de Babel, la humanidad discutiendo por tonterías desde los tiempos bíblicos

Según dicen los estudiosos el euskera es la lengua más antigua de Europa, o al menos, una de las más antiguas. Desde luego, es evidente que es la que menos se parece al castellano común que hablamos la mayoría pero aun así nos ha regalado un buen puñado de palabras muy útiles como por ejemplo: Chabola, Muñeca, Órdago, Aquelarre o Pacharán.

Pero hay otras muchas palabras del Euskera que deberíamos importar ya que simplifican en un solo vocablo conceptos muy significativos como estos:

Aspaldiko: ¡Cuánto tiempo sin verte!

Biharamun: Día siguiente.

Etzidamu: El día siguiente a pasado mañana

Gaupasa: Fiesta o festival que dura toda la noche

Kanpoeder: Afable con forasteros o extraños

Zorripiztu: Nuevo rico.

Nøgen es un grupo de folk pop de Donosti que suena como las bandas más yankis pero cantando en euskera. Este Nora, que significa “Adonde”, nos habla de emprender un camino sin saber dónde vamos a llegar pero con determinación y optimismo, con un estribillo en Euskinglish que se te clava en el fondo del cerebro. Las voces masculinas las pone el grupo, también vasco, Eraul, y es uno de sus primeros temas, lanzado en 2016.


Viajamos desde el País Vasco hasta la costa este donde nos encontramos con el catalán (entendiendo catalán como la lengua que hablan en Cataluña, Baleares y Valencia, sin ánimo desde aquí de afirmar que son el mismo idioma o que no lo son, nuestros conocimientos de lingüística no llegan a tanto), una lengua mucho más cercana al castellano pero que encierra también algunas trampas por su supuesta familiaridad: allí las vagas no son perezosas, pero sí tienen que ver con no trabajar ya que vaga significa huelga, y las ampollas contienen líquidos, pero no medicamentos, si no líquidos de todo tipo porque ampolla significa botella.

Al catalán le debemos palabras de uso común en castellano como por ejemplo Faena, Guante, Orgullo, Reloj, o Sastre, pero también tiene términos muy útiles que deberíamos importar e incorporar a nuestro día a día.

Plegar: Pero no para doblar nada, sino para acabar la jornada.

Merder: Aunque tal y como suena nos lleva irremediablemente a vincularlo con contenido escatológico, aquí nos referimos a un lío de narices. Vamos, a un auténtico follón.

Poti poti: hacer un poti poti es hacer una mezcla de algo que no encaja.

En “Per fer te una idea” el grupo de Lleida Renaldo y Clara nos hablan de la ausencia, y de cómo a veces no podemos hacer nada más que ver cómo se marchan las personas que amamos. A pesar de tener nombre de dueto el grupo lo componen Clara Viñals (voz y guitarra eléctrica), Víctor Ayuso (guitarras y bajo), Hugo Alarcón (teclado y guitarras) y Lluís Bestard (batería) y nos presentan una propuesta de pop intimista con corte un poco retro.


Viajamos finalmente hasta el noroeste para desembocar en tierras de Galicia, y para los que vivimos en Badajoz y estamos acostumbrados a oír el portugués, quizá sea el gallego la lengua cooficial que mejor entendemos. Precisamente es esa similitud del gallego y el portugués lo que ha hace difícil para los lingüistas situar los préstamos al castellano en una lengua u otra pero sí podemos afirmar que de las costas gallegas nos llegan palabras como morriña, sarpullido y sarao.

Sin embargo deberíamos mirar con más detenimiento porque hay unas cuantas palabras gallegas que deberíamos adoptar para embellecer nuestro léxico:

Feitiño: Algo que no es bonito ni feo, pero es mono. Se suele decir a los niños pequeños, suponemos que cuando no se quiere reconocer ese axioma de que “todos los bebés son guapos”.

Luscofusco: un momento durante el anochecer cuando la luz se va y aparecen las sombras.

Sentidiño: hacer las cosas con sentidiño y hacer las cosas prestando atención y cuidado

Coitado: alguien ingenuo y con mala suerte además, un pardillo con gafe.

En el pasado día de Galicia, los Triangulo de Amor Bizarro lanzaban la versión en gallego de su hit Vigilantes del Espejo. Precisamente, esa canción la elegimos como la mejor de 2020 en El Gallo Verde y nuestro compañero Manuel Domínguez Sáenz la glosaba así:

Y en nuestro número uno otros gallegos que no han dejado de crecer con cada álbum hasta llegar a un disco que les representa tanto que le han puesto su nombre: Triángulo de Amor Bizarro. Y entre esas doce canciones brillantes emerge “Vigilantes del espejo” uno de los más pop de toda su carrera (a la altura de “De la monarquía a la criptocracia”, “Baila Sumeria” o “Estrellas místicas”).

Guiado por un riff con ecos al “Just Like Heaven” de The Cure y unas guitarras un tanto Smiths, “Vigilantes del espejo” es el himno definitivo para los que rondamos los cuarenta, esa edad tan dada la crianza de niños, la búsqueda de una ilusoria realización laboral y el recuerdo amargo de las no tan lejanas noches de fiesta. Una crítica hacia un estilo de vida tan recurrente como monótono.

Barmacia, Dr. Who, Aftasi, Chat Noir, déjate llevar.

Manuel Domínguez Sáenz

Y hasta aquí nuestro programa de hoy. Pedimos perdón por pronunciar tan mal tantas lenguas.

Un abrazo y hasta la semana que viene.