Pet Shop Boys a la cabeza de Contempopránea 2015 en Badajoz

Otros nombres que se suman el cartel de la edición pacense son Dover, Dorian, La Habitación Roja y Xoel López, y se mantiene el escenario de la Alcazaba. En Alburquerque se presenta todo un regreso al pasado del festival con Los Fresones Rebeldes, Chucho, Nosoträsh, y Cooper entre otros muchos.

CARTEL CABEZAS 20 ANIVERSARIO

Se desveló el misterio, o al menos la mayor parte, del cartel de la edición 2015 de Contempopránea. Agustín Fuentes, director del festival, ha informado esta mañana de cuales serán los artistas que se sumarán a la vigésima edición del festival.

En Badajoz destaca la presencia de Pet Shop Boys, todo un primer figura de pop internacional, acompañados en el cartel por el DJ Vitalic, y las bandas españolas, La Habitación Roja (a los que se rinde homenaje en esta edición), Dover, Dorian, Xoel López y Los Punsetes. Completan el paquete: La Musique D’Ordinateur, Gomady & Monster, Los Ganglios, Correos (dentro de la iniciativa talento Sonorama), Julian Elsie, Gecko Turner, Mohevian, Eme DJ, Supersexy Sound System, Chloé Bird, Manpop DJ, Jotapop DJ, DJ Barr, Gameboyz DJ, Integral Brand DJ, Los Zagales DJS.

Además, se confirma el recinto de la Alcazaba como escenario de todas las actuaciones, con lo que se acallan los rumores sobre un traslado de ubicación. La fecha será 5 y 6 de junio.

RETORNO A LOS ORÍGENES

El cartel de Alburquerque casi parece propio de los años 90, ya que está plagado de nombres habituales de las primeras ediciones de Contempopránea: Los Fresones Rebeldes, Chucho, Los Enemigos, Mercromina, Cooper, Nosoträsh y Deneuve. En el apartado más actual, encabeza el cartel Supersubmarina, con Ángel Stanich, Band à Part, Sensacional, Supercadaver, Neleonard, Dj Rojiblanco, WearenotDJs.

Como siempre, la cita es en las laderas del Castillo de Luna y la fecha 24 y 25 de julio.

Vuelve Family, o al menos, vuelven sus canciones

Más que “Un sóplo en el corazón” a mí me dio un vuelco cuando vi la portada de este disco, pero en tonos rojos, en una noticia mientras enredaba en Facebook: ¿Significaba esa nueva portada un nuevo disco de este efímero dúo del pop?

Y no, pero casi. Elefant cumple 25 años publicando discazos y lo van a celebrar con la edición de más discazos en 2014, empezando por una reedición en vinilo del disco original de Family y con la edición de un nuevo disco en vinilo de versiones del grupo:

En concreto las nuevas versiones que podremos disfrutar y sus intérpretes serán estas:

Su Mal Humor – PAPA TOPO
El Bello Verano – BAND À PART
Sentimental – MODULAR
Dame Estrellas O Limones – LA BIEN QUERIDA
Viaje A Los Sueños Polares – CRISTINA QUESADA
Carlos Baila – LINDA GUILALA
El Mapa – LOS BONSÁIS

En la cara B de este vinilo recupera alguna de las versiones que ya se publicaron en 2003 gracias a la revista Rockdelux, en concreto estas serán las elegidas.

Nadadora – NOSOTRÄSH
Dame Estrellas O Limones – NIZA
Viaje A Los Sueños Polares – LA CASA AZUL
Martín Se Ha Ido Para Siempre – CORAZÓN
La Noche Inventada – KAMAMURI: ANA D
Al Otro Lado – LA MONJA ENANA
Portugal – NOSOTRÄSH
El Bello Verano – ASTRUD

A pesar de contar con un único disco Family causó una gran influencia en los grupos de la emergente escena Indie española. Tanto es así que el título de una de sus canciones puso nombre el primer programa de música independiente en, nade menos, que los 40 Principales: “Viaje a los sueños polares”.

Sinceramente, no puedo esperar para escuchar las nuevas versiones de estos temazos. Mientras tanto podremos consolarnos recordando las canciones originales y sus primeras versiones.

SOUTH POP ISLA CRISTINA 2012 – A POR LOS SUECOS!!!

Nuestro corresponsal especial Campini nos pone los dientes largos con su crónica de lo que ha dado de sí el festival Santa Teresa South Pop Isla Cristina 2012:

En nuestro segundo South Pop pudimos confirmar las mágicas sensaciones del año pasado, e incluso superar unas expectativas que ya de por sí eran altísimas. Por fin pudimos pisar la mítica piscina-Mickey Mouse del hotel Barceló, degustar la barbacoa de despedida y comprobar que, hoy por hoy, las bandas escandinavas se encuentran a un nivel al alcance de pocos. El South Pop de Isla Cristina tiene innumerables cosas buenas, tal y como comentábamos el año pasado, y una cosa mala: cuando te paras a pensar en que el fin de semana se tiene que acabar tarde o temprano.

El South Pop es un festival organizado para que los asistentes se sientan como en casa y para formar, durante un par de días de hedonismo, un ejército de alrededor de mil quinientos bon vivants amantes de la música.

Este año, conseguimos organizar una manada de amigos pacenses-onubenses, o lo que algún lumbrera bautizó como “onucenses” tras jincarse su cuarto Jägermeister fresquito. La mayoría de la crónica está escrita gracias a sus comentarios, así que gracias a todos ellos.

– Viernes: Seremos honestos, nuestros compromisos laborales no nos permitieron llegar a Isla Cristina antes de la actuación de The Sound of Arrows, así que no podemos hacer una crítica de los conciertos de Michael Cloup y de Delorentos. Compartimos con vosotros la opinión generalizada de los que sí pudieron verlos: fueron dos estupendos conciertos. Michael Cloup “fue muy intenso y emocionante” y Delorentos “fueron muy irlandeses”. Tras definir así a los dos artistas, respectivamente, el señor al que pregunté se fue haciendo la croqueta por una verde ladera.

The sound of Arrows: Cuando llegamos sufríamos todavía el jet lag de un viaje Badajoz-Isla Cristina, pero mientras nos acomodábamos pudimos escuchar un concierto lleno de preciosas texturas. Crearon una atmósfera mágica mientras repasaban un repertorio que recordaba a M83, Pet Shop Boys o Vangelis. La catarsis llegó al anfiteatro con su lograda versión de “The Power of Love”.

Herman Dune: Era uno de los conciertos que más nos ilusionaba del cartel tras haber estudiado con detenimiento sus trabajos Giant (2006) y Strange Moosic (2010), pero no consiguieron enganchar de la misma manera que hacen en sus discos o en sus inefables vídeos. Quizás el formato guitarra + batería se queda corto para las doce de la noche. El cantante nos recordó bastante a Chris Peterson (Búscate la vida) con gorro de picador.

De todas formas, el primer pelopuntismo del festival llegó con su hit “tell me something i don´t know”.

Buscamos entre el público al wookie azul del vídeo de Herman Dune, y nos pareció verlo, pero resultó que no, que era uno de los Friska Viljor que se había atragantado con un pictolín.

Los Friska Viljor, exhaustos tras su actuación del sábado

Whomadewho: Qué buenos son estos daneses. Tres musicazos haciendo dance-funk-rock, una de esas fusiones de estilos que los escandinavos practican con tanta naturalidad como calidad. Son animales de escenario y consiguieron dejar ojiplático al personal con su puesta en escena y su sonidazo. Se convirtieron por derecho en uno de los mejores conciertos de este South Pop.

Entre actuación y actuación y una vez terminados los conciertos, Man Pop Dj y Chicos Malos Jukebox Dj set fueron los encargados de animar el dancefloor. Nos gustó mucho Man Pop. Con Chicos Malos lo pasamos bien, aunque se nos empieza a atragantar que la moda entre algunos Djs sea basar el set list casi exclusivamente en petardeo. Hay vida más allá de las canciones infantiles y de Rafaella Carrá, amigos Djs.

-Sábado: Tras llegar tarde al desayuno, decidimos pasar las primeras horas  del día en la piscina. Amaneció nublado, pero aún así alguno terminó con el color de Patricio, el de Bob Esponja.  Un rollo muy majo por allí, con algún amago de coreografía piscinera y con una explosión de alegría un tanto descontrolada cuando sonó “pesadilla en el parque de atracciones”. Y lo bien que sienta comportarte como un niño cuando te lo pide el cuerpo. Ah! Vimos por allí a los Herman Dune. Ese es otro de los atractivos de este festival. Convives con los artistas en el hotel, en la piscina, en la playa…

“… esta me la se… lolooololololoo…”

En cuanto a las actuaciones del sábado, nos tenemos que dejar en el tintero a H-Burns, puesto que no llegamos a su concierto. Nos entretuvimos viendo cómo el señor encargado de la piscina del Barceló la sometía a una limpieza exhaustiva tras el caldo primario en que se había convertido aquello. Según sus palabras, había que “hiperclorar”. Nos quedamos con la duda de si el domingo tendría que “megaclorar”.

Francis International Airport: Dieron una actuación un poco irregular, con grandes momentos y ratos de deja vu. En un primer momento nos sedujo el punto épico que intuíamos en ellos, pero para ser sinceros, los austríacos no terminaron de conectar, a pesar de que el auditorio estaba prácticamente lleno para la hora que era. Además, daba la sensación de que perdían cierta intensidad cuando el bajista se descolgaba su precioso rickenbacker para tocar los sintes.

Nosoträsh: Creo que entre el público hubo dos tipos de opiniones radicalmente encontradas. El concierto  que llevaban preparado las asturianas no dejó a nadie indiferente. Microcanciones de un minuto a lo sumo, acertadas proyecciones que acompañaban a los “popemas” que nos iban cantando y muucha tranquilidad sobre el escenario. Probablemente si hubiesen dado este concierto a las cuatro de la tarde en un escenario al lado de la piscina del hotel y yo hubiese podido verlas desde una hamaca jincándome un mojito, mi sensación sería otra totalmente distinta, pero la verdad es que a esas horas me aburrieron bastante.

Friska Viljor: Grandes, muy grandes estos suecos, tanto física como musicalmente. Sus discos nos resultaban curiosos y fáciles de escuchar, pero sólo eso. Su directo nos dejó con el culo torcidísimo. Hicieron lo que los suecos llaman “montera en fitta” o “montar un chocho” (gracias, google translate).

Temazo tras temazo, con una puesta en escena muy cuidada (parecían la asociación de coros y danzas de Rivendel, tan élficos ellos), fueron calentando el auditorio  poniéndolo como no había estado en todo el festival, e hicieron lo que quisieron con el público. Una instrumentación y coros a cuatro voces perfectos, falsetes imposibles, sonido impecable, canciones preciosas y una fusión de estilos a medio camino entre el folk,  rock,  pop naïf… Hubo unanimidad entre nuestro grupo de amigos: fue el mejor concierto del festival.

Friska Viljor dejándonos patidifusos

El Columpio Asesino: Tras el subidón de los suecos, los navarros tenían difícil continuar con el nivelazo del grupo que les precedía. Los omnipresentes El Columpio Asesino comenzaron el concierto con problemas de afinación y de volumen (demasiado estridente) en la guitarra de Cristina, que no se solventaron hasta la tercera canción. El sonido no fue bueno, pero la gente a esas alturas quería quemar las naves y bailar lo que le pusieran por delante. Lo mejor: los bises.

– Domingo: con gran dolor de corazón, nos levantamos sabiendo que aquello estaba a punto de acabar, y qué mejor que ahogar las penas mientras escuchas enterito el discazo “Un soplo en el corazón” de Family.

La barbacoa de despedida era de verdad una barbacoa, y no la parrillada pop/engañifa que hacen en otros festivales (tenía que decirlo).  Invitaron a los asistentes a todo tipo de cosas ricas: carne adobada, carne a la parrilla, almejas, sardinas, ensalada… mientras iba pasando por el set de la piscina la última ristra de Djs.

Mientras recogíamos los trastos para irnos teníamos la misma sensación adolescente del final de un campamento, o de los últimos coletazos de un verano en el pueblo de tus padres, cuando sabías que dejabas atrás un amor eterno que había durado pocos días.

“…deel parquee deel South Poop noo nos moverán…”

Tras los abrazos de rigor, nos citamos para vernos en el mismo lugar el año que viene y no sé, pero tengo la impresión de que seremos pocos los que no acudiremos a la cita.

Larga vida al South Pop!!.

Grupo de la semana: Pauline en la Playa

Repasando la filmografía del recientemente fallecido Éric Rohmer recuerdo de repente a aquellas hermanas que allá por los 90 revolucionaron el indie español, primero formando parte de Undershakers y luego como dúo en Pauline en la Playa. Creo que para días de mierda como estos, cargados de frío y de lluvia, vienen como anillo al dedo. Si no las conocéis os las presento:

Pauline en la Playa no sólo toma de la peli  de Rohmer su nombre, también la inocencia y  emoción que caracteriza el filme. Como las películas de la nouvelle vague, Pauline en la Playa busca una manera distinta de entender la música a través de una base pop en la que Alicia y Mar Álvarez se mueven como peces en un agua que se mezcla con gotas de sabores que van desde el jazz hasta la bossa, pasando por el tango o la samba.

La historia del grupo comienza como comienzan casi todos los grupos indies. Gijón en el 97, las hermanas Álvarez, miembros de Undershakers, deciden dar salida a esas canciones que no se ajustan al estilo de la formación. El pistoletazo lo dan con Mis muñecas, que Alicia cede a Nosoträsh, y que logra bastante repercusión. Estimuladas por este “éxito”, y aprovechando el parón de Undershakers, que acabaría por hacerse irreversible, Pauline en la Playa va tomando cada vez mayor cuerpo. Así, ni cortas ni perezosas, deciden presentar sus temas de manera anónima a un concurso de maquetas a una radio ligada al Xixon Sound, haciéndose con el primer puesto, cosa que ya pasó en 1995 con Undershakers (¿Enchufe? ¿Suerte? ¿Talento?)

Tras el premio, Subterfuge, sello al que ya habían llegado en 1995 con Undershakers, les propone grabar esos temas en lo que sería su primer EP. “Nada Como el Hogar” (Subterfuge, 1999) supone una forma alternativa de concebir la música. Culpa de esta falta de prejuicios recae sobre la Escuela de Música Creativa de Madrid, donde Alicia y Mar cursaron estudios de armonía, composición e instrumentos modernos, y donde pudieron entrar en contacto con nuevos ritmos. De esta manera, las seis canciones que componen el primer trabajo de Pauline se mueven entre la melancolía de Le Mans y el pop de Nosoträsh, con canciones que juegan a ser descubiertas como Titubeas.

Con “Tormenta de Ranas” (Subterfuge, 2001) comienzan a ser comparadas con Vainica Doble. Este largo, un disco lleno de fábulas y muchos estilos, continúa por la senda de los pequeños detalles, dejándose inspirar por gente corriente de su día a día y por el simbolismo de los cuentos, todo recubierto de un pop adornado, sobre todo, con jazz.

Al margen de Pauline en la Playa, Alicia y Mar siguen investigando ese otro lado de las cosas. Mar imparte clases, de música claro, en un colegio y Alicia estudia  Arte Dramático en la Escuela de Cristina Rota. Alicia también se adentra en la literatura participando en “Canciones Contadas” (Km1, 2001), un libro de relatos musicales escrito por nombres estrechamente ligados a la música independiente española, en el que las historias contadas surgen a partir de la letra de una canción.

Tras tres años de “descanso” llega su segundo disco, “Termitas y Otras Cosas” (Subterfuge, 2003), su trabajo más elaborado, al que se le incorpora mayor orquestación y donde continúa ese realismo mágico que empapa todas sus canciones. Temas como pasos de ratón, Acabáramos o Un buen sitio hacen de este un disco muy recomendable.

En 2006 aparece el que hasta la fecha era el último trabajo del dúo. Bajo el nombre de “Silabario” (Subterfuge, 2006), vuelven a retomar el espíritu de Pauline en la Playa, pero esta vez desde un rincón más sereno. Dejando a las guitarras el papel principal, el disco se muestra intimista y nostálgico.

Tras una gira de presentación que les llevó a recorrer la geografía española con parada en festivales como el Primavera Sound o el Contempopránea, Pauline en la Playa se ven inmersas en una serie de proyectos tras la publicación de su último trabajo. Así, además de poner la banda sonora a diversos cortos y colaborar en el programa D-Calle, emitido en TVE2, el dúo gijonés participa un el disco homenaje a Vainica Doble.

Esta mañana leía que Pauline en la playa publicará este año su nuevo disco, que será editado por  Siesta. Se llamará “Física del equipaje” y se publicará a lo largo de este año. Si contiene canciones la mitad de buenas que sus trabajos anteriores, estamos ante una de las grandes noticias para el pop independiente español del 2010.

Una gran noticia para los seguidores de un grupo cuyas canciones siempre aparecen en las carpetas de varios que te puedes descargar de donde tú ya sabes. No te las pongas para salir de fiesta, pero ya te digo que en días como el de hoy te darán calorcito de brasero.