Disco de la semana: “Sí a todo” – Rusos Blancos

Acertado debut de la banda madrileña, que con un acabado técnico sorprendente presenta una buena colección de joyitas de irónicas y mordaces letras.

A finales del año pasado, Ernie Records tuvo el acierto de publicar Sí a todo (Ernie Records, 2011), el álbum de debut de una de las bandas más prometedoras de panorama maquetero nacional, abanderados de la nueva oleada de nombres que nos llegaban de la escena madrileña, y uno de los siempre favoritos en los certámenes de nuevos talentos de festivales y publicaciones del país. Y sí, reconocemos que en esta redacción tenemos debilidad por ellos.

Rusos Blancos, que tras varias entradas y salidas está compuesto actualmente por miembros de bandas como Templeton, Cosmen Adelaida o La Costa Brava, firmaron así uno de los discos más sorprendentes y refrescantes del año, con un tracklist de 13 canciones con alma de single que nos presentan, a menudo con fina ironía y siempre con una excelente capacidad de descripción, una serie de personajes extraordinarios (el superhéroe de “Si quieres me quedo” o la emo/gótica/loquesea de “Novia depresiva”) en situaciones completamente cotidianas; todo ello con el amor como tema central: el amor que no conviene, el amor no correspondido, el amor que llega tarde…

Técnicamente el álbum raya a una buena altura; la voz de Manu Rodríguez se ajusta como un guante a las melodías a pesar de la variedad de estilos y de la gran cantidad de instrumentos utilizados. Por otro lado, la mano de Paco Loco a la producción y la de Joaquín Pascual a la masterización se dejan notar en este trabajo de buenos arreglos instrumentales y una más que correcta factura técnica que consiguen el objetivo buscado desde un principio: un trabajo sin estridencias ni alardes sin caer en los aspavientos amateur y analógicos tan de moda últimamente en el circuito independiente. De hecho el álbum suena trabajado y madurado, con un sonido de una profesionalidad poco habitual en los álbumes de debut de este tipo de bandas.

Del repertorio, aparte de las ya mencionadas, podemos destacar temas como “Supermodelo”, poderoso himno que se hiciera famoso por su aparición en Física o Química (Julio de la Rosa mediante), o la también televisiva “Gorka o Cabano”, con la que la banda reconoce sin pudor algunas de sus influencias. Predilección especial tengo por “Tus padres, tu novio, tú y yo”, en donde la magistral letra queda enmarcada por unos excelentes arreglos de cuerda; o el medio tiempo adolescente “Primera vez”, donde los acordes del ukelele van recorriendo toda la canción de manera deliciosa hasta los viento-metales del final.

En definitiva, un acertadísimo álbum de debut que se hace casi imprescindible en tu cedeteca por la gran cantidad de joyitas que atesora; y ante todo, un buen comienzo para la prometedora carrera que se les parece adivinar a Rusos Blancos.

Discos del año 2011: Debuts, Confirmaciones y Cambios

Vaya, otra que el spotify no nos deja escuchar...

Vaya, otra que el spotify no nos deja escuchar...

En 2011 el equipo de redacción de El Gallo Verde ha decidido decantarse por estos diez discos que se dividen entre debuts, confirmaciones y cambios de rumbo en las carreras de los diferentes grupos. Si bien es muy probable que no estés de acuerdo con nosotros, esperamos que estas líneas te sirvan para darle una oportunidad a ese disco que pasó por tu mp3 sin pena ni gloria.

10.- Satie contra Godzilla de Maga

Maga le ha encontrado el gusto a expresarse de una manera menos abstracta, más cotidiana y de ahí este trabajo más abierto que nunca pero también más guitarrero que de costumbre. El disco como su propio título dice es una mezcla de suavidad y delicadeza con un Ramón Rodríguez a los mandos técnicos que va camino de convertirse en el próximo Paco Loco. Si “A la hora del sol” fue nuestro mejor disco del año pasado, su continuación no podía quedar fuera.

9.- 10 milles per veure una bona armadurade Manel

De nombre shakesperian0, este disco comprende una sucesión de cuentos o fábulas con unos arreglos musicales que destacan desde la primera canción a la última. Las expectativas creadas han sido superadas de largo por este grupo que todavía no se cree punta de lanza en esto de romper barreras idiomáticas (y mentales) pero que se ha hartado a vender discos dentro y fuera de Cataluña. Sus dos discos dentro de nuestros mejores del año.

8.- Escapar con el anticiclón de Manos de Topo

Otro disco de cambios producido por ¿adivinan quién? Pues sí, Ramón Rodríguez (The New Raemon). En “Escapar con el anticiclón” se mantiene ese germén ácido con el que Manos de Topo ya nos conquistó en sus dos primeros discos pero ahora decimos adiós a los Casio  PT-1 y recibimos unos arreglos que se ajustan como un guante a la idiosincrasia del grupo, entre lo popular y los surrealista a partes iguales. Titularlo “Este sí que es malo” hubiera supuesto una herejía.

7.- El Fluido García de Sidonie

El sexto disco de Sidonie rompe con sus dos anteriores trabajos para volver a “la psicodelia inglesa entre 1966 y 1968″, reivindicando “la estética de Carnaby Street del Swinging London, las melodías y armonías vocales construidas sobre escenarios de arte vanguardista y el hecho de que ellos siempre han hecho lo que han sentido”.

6.- Mapas de Vetusta Morla

La empresa de intentar mantener o superar el listón de su debut era harto complicada. Aún así el grupo madrileño ha vuelto a la carga con un segundo disco que huye de los patrones establecidos a base de canciones sin estribillo, sonidos musculosos y bastante menos inmediatez que en su álbum de debut, que ya quedó segundo en esta lista en 2008. “Los días raros” es una canción sobresaliente que ha quedado primera en nuestra lista de este año.

5.- Cabeza de León de Jero Romero

El ex-vocalista de The Sunday Drivers inicia su periplo en solitario arrancando con su primer disco. Seguramente no fue el primero en descubrir el crowdfunding, pero sí uno de los pocos que consiguió en tan solo unas horas reunir el dinero necesario para iniciar su proyecto, y eso dice mucho de la confianza que había depositada en “Cabeza de león”. Y no defraudó con una colección de temas de menos de tres minutos capaces de llegar a tocarte ahí sin necesidad de grandes alardes.

4.- Sí a todo de Rusos Blancos

Tras varios años dando tumbos, por todas las salas de España, y tras varios Ep y singles, el grupo madrileño ha sacado un precioso primer disco. Así que aquí tenemos a una de  las bandas más prometedoras del panorama indie pop con un inteligente sonido y unas irónicas letras que aseguran la sonrisa. Qué otra cosa puedes esperar de títulos tan sugerentes como “Todo esto es tan teenager” o “Carrera de lesbianas” así como el tema “Supermodelo”, canción que apareció en la serie de televisión “Física o Química“. El disco está producido por Paco Loco y ha sido masterizado por Joaquín Pascual. Con estos padrinos el disco tiene que sonar bien sí o sí.

3.- Love Battle de CatPeople

Se parecen a Interpol, sí, suenan a Interpol. Pues mire usted NO!! Ecos de africanismo en lo que supone un giro en la carrera de estos gallegos/catalanes que han encontrado un sonido propio muy rico en texturas bailables en unos casos y relajantes en otros. Así   “Love Battle” es un álbum que se valora mejor al apreciarlo en su totalidad más que destacar unas canciones por encima de otras.

2.- Diamantes de El Columpio Asesino

Si bien El Columpio Asesino está acostumbrado a sorprendernos en cada entrega, este cuarto trabajo de los pamplonicas es el más deslumbrante y directo hasta la fecha. Un disco pop muy luminoso que cuenta con un single indiscutible como es “Toro” capaz de eclipsar temazos de la talla de “Perlas” o “On the floor”

1.- La Polinesia Meridional de La Caza Azul

Podrá gustarte más o menos pero hay que reconocer que el disco definitivo de La Casa Azul está compuesto por un conjunto de canciones que hablan de sentimientos por los que todos hemos pasado en este 2011: desasosiego, indignación, temor por lo que ha de venir, pero también amor, esperanza y ganas de decir cuatro cosas. Además las canciones se siguen prestando a sonidos de otro tiempo adaptados al día de hoy. Un disco redondo para despedir el 2011 y superar el 2012 con la cabeza bien alta… que falta nos va  a hacer.