SONORAMA 2015, COMO EN CASA

Este año ha sido mi tercer sonorama y he de confesar que cada vez que voy me gusta más y lo disfruto mucho más. Para mí es más que un festival, es una vía de escape para desconectar y estar lejos del día a día, de sumergirte en un ambiente nuevo y conocer gente nueva. Además cada año somos más los que vamos, cada año arrastramos a amigos nuevos.


SONORAMA- PLAZA DEL TRIGO
Una de las señas distintivas de este festival son los conciertos en la plaza del Trigo y su ya clásico canto de “escenario principal” a los grupos que el público soberano considera que se merecen ese honor.
Todos los años vivimos momentos míticos en esa plaza. Los grupos están más cerca del público y esa conexión se palpa en el ambiente. Quizás sea esa la razón por la que grupos de la talla de La Habitación Roja, Sidonie, Xoel López… siguen actuando en ese escenario.
Este año hemos disfrutado de grandes actuaciones como la de Rufus T. Firefly, Analogic, Nunatak y Full entre otros. En nuestra memoria quedarán los confetis, los globos y pistoletazos de agua al son de los vítores y cantos a voz en grito de los grupos que pisan ese escenario.

CONCIERTOS SORPRESA
Otra signo diferenciador de Sonorama son sus conciertos sorpresa. Estos conciertos ya no sólo se hacen en la plaza del Trigo sino que también se han ampliado con el paso del tiempo al escenario Carson de la zona de acampada. Este año nos han sorprendido con actuaciones de grupos como Correos, La Habitación Roja mostrándonos los grupos que les han inspirado a llegar a donde han llegado o la actuación estelar de artistas de la talla de Xoel López, Zahara o Ángel Stanich entre otros unidos bajo de tutela de Carmona.

CONCIERTOS MULTITUDINARIOS
Todos los años pisan los escenarios del Sonorama grandes grupos tanto nacionales como internacionales congregando a multitud de asistentes. Muchos son los conciertos que se recordaran por su gran afluencia de público postrado ante bandas como Supersubmarina, Calexico, Vetusta Morla, Dorian, La Habitación Roja o Xoel López enfrentando sólo ante sus fans en una experiencia única para él y para los asistentes.

TRAMPOLÍN DE GRUPOS
Sonorama acoge a decenas de grupos todos los años siendo el trampolín de muchos ellos. Grandes grupos comenzaron su andadura en alguno de sus escenarios. A todos nos viene a la memoria el legendario video de la actuación de Izal en la Plaza del Trigo tocando Qué bien bajo una lluvia de confeti.
Para mi es una manera excepcional de conocer nuevos grupos. Este año sin ir más lejos he “descubierto” algunos grupos tales como Nunatak con un potente directo que se bajaron del escenario de la Plaza del Trigo al son de “escenario principal”, Lucía Scansetti o The Sand Castles entre otros.

LUGAR DE ENCUENTRO
Sonorama, más concretamente el camping y sobre todo la Plaza del Trigo son lugares de encuentro ideales para conocer gente y hacer amigos. Los vecinos del camping y los aliados en las guerras de pistolas de agua pueden llegar a convertirse en amistades futuras.
Lo más curioso de todo es que cada año ves más caras conocidas ya que hay muchos asiduos al festival creando una gran familia que se reúne año tras año.

COMUNION CON EL PUEBLO
Ir a Aranda de Duero es como estar en casa. En esos 4 días te sientes como en casa. La gente del pueblo es supermable con los asistentes al festival, el buen rollo se palpa en todas las calles, bares, tiendas…
Y es que Aranda suena a música por todos lados: la Charanga que anima las calles del pueblo, los dj´s repartidos por todos los rincones y plazas…
Incluso muchos son los comercios y bares que “cambian” su rutina cuando se celebra el Sonorama. Sin ir más lejos, muchos bares incluyen en su carta tostadas típicas de otros lugares de España para hacernos sentir como en casa. Esos pequeños detalles marcan y hacen que quieras volver y sientas nostalgia cuando te vas.

EXPERIENCIAS UNICAS
Muchas son las experiencias que sólo puedes vivir en Sonorama. Ya he mencionado los momentos únicos que se viven en los escenarios del recinto con los conciertos multitudinarios o los momentos inolvidables vividos en la Plaza del Trigo.
Aparte de esos momentos, también son únicos los momentos que vives en el camping a la hora de montar y desmontar las tiendas, los gritos y risas en las duchas heladas, los chicos tan amables que te indican que baños debes usar…

En definitiva, Sonorama es más que un festival. Es una experiencia que comienza desde por la mañana hasta por la noche, sus mañaneos, sus tardeos, sus conciertos…

Contempopránea 2015: El festival de la Comunión

Si hemos tardado mucho en escribir es porque tenemos la absoluta seguridad de que lo que hemos vivido este año en Contempopránea no se nos va a olvidar por mucho tiempo que pase y porque, a los contempopráneos, siempre nos gusta leer sobre nuestro festival favorito y recordar estos fantásticos días en Alburquerque sea la fecha que sea.  Y es que en Contempopránea 2015 -Alburquerque- se ha vuelto a recuperar la palabra clave: Comunión.

PANO_20150725_233153

Comunión Público/Público

Con un aforo reducido pero dispuesto a disfrutar de un cartel hecho a la medida de los veteranos del festival. Y es que el noventa por ciento de las caras en la ladera eran rostros reconocidos y reconocibles de ediciones pasadas… como cuando los que ahora tenemos entre 30 y 40 años vivimos la época dorada del botellón, en Contempopránea cada pandilla tiene su sitio asignado y puedes darte un paseo por la ladera saltando de grupo en grupo y saludando a conocidos que con los años se han hecho amigos: a la izquierda del todo los del gallo verde, un poco más adelante y centrados, Jota Pop, Javi Retrovisor y Man Pop. Toni y Gema en el foso. Mamen, Irina y demás cerca del escenario, Despop en la valla a la derecha. Iker, Eneko y Ainhoa en primera fila cantándolas todas. Campini, Blanca, Chloé, Rui y cía delante de la torre de sonido,… Y Lourdes y Bárbara, Mariló, Raquel… La familia Contempopránea en toda su extensión y este año más unida que nunca.

IMG_1971

Comunión Público/Artistas

 Y es que en ediciones pasadas parecía haberse perdido esa seña de identidad por la cual los artistas venían a Alburquerque a mezclarse con el público, a alternar con el resto de compañeros de cartel y, sobre todo, a sentirse escuchados y valorados por el público. Menos mal que en esta burbuja festivalera en la que por lo general prima lo accesorio, Contempopránea sigue  poniendo La Música por delante de todo, y fruto de esta apuesta mantenida durante 20 años puede presumir de tener el mejor público de cuantos festivales hay, dicho esto por los propios artistas que son los que más saben del tema.

Gran parte del éxito de esta resurrección de la pasión por la música la ha tenido un cartel, capricho de la organización -que cierra una etapa y deja las incógnitas de todos los finales de julio para el año que viene- donde bandas señeras de estos 20 años de pop han desempolvado los instrumentos para volver a sentirse jóvenes por un día sobre las tablas de un escenario con conciertos más o menos afinados pero llenos de toda la energía que una persona es capaz de ponerle a la mayor de sus aficiones.    Ya lo dice Jorge Martí, cantante de La Habitación Roja, banda homenajeada en esta edición: “Siempre he entendido la música como una pasión y no como una forma de ganarme la vida. Soy enfermero y en estos veinte años de trayectoria he tenido que recurrir a mi profesión en más de una ocasión. Si hubiera confundido pasión con profesión este homenaje no tendría sentido.” Pues lo mismo pasa con este evento, que no es un festival más, es una pasión.

IMG_20150725_191601770_HDR

Comunión Artistas/Artistas

El grueso del cartel lo componían bandas que vivieron su máximo explendor a finales de los noventa, principios del dos mil y que después, por diversos motivos, se fueron separando, por lo que el (no) backstage del Contempopránea se convirtió en una reunión de antiguos alumnos del instituto del pop en el que a buen seguro se revivieron anécdotas pasadas y se enseñaron fotos de hijos ya creciditos.

El acertado homenaje a una banda tan señera como La Habitación Roja también tuvo mucho que ver en este espíritu de comunidad y fue desde la emoción de versiones como la de Nosoträsh a la devoción en  ese abrazo al presente y guiño al futuro que supuso la versión de Supersubmarina mano a mano con los de  L’Eliana.  La Habitación Roja no es el mejor grupo de los últimos veinte años pero probablemente sí que es el más honesto, y cualidades como ésta en tiempos de postureo máximo bien merecen un reconocimiento.

En El Gallo Verde hemos vivido nuestro décimo Contempopránea con la misma ilusión que el de 2006 asistiendo como fieles, escribiendo desde el corazón y la crítica constructiva, colaborando como djs en todos los escenarios posibles y tratando de trasladar con palabras lo que allí se vive el último fin de semana de julio de cada año. Por eso deseamos que este festival de la Comunión haya supuesto una inyección de ilusión para una organización a la que siempre  estaremos enormemente agradecidos.

IMG-20150725-WA0004